Nunca abras este tipo de correos

Nunca abras este tipo de correos

Javier Jiménez

El correo electrónico es un medio de comunicación muy utilizado tanto por usuarios particulares como por empresas. Está presente en todo tipo de dispositivos y ofrece un amplio abanico de posibilidades. Tenemos muchos proveedores disponibles y algunos están orientados en la privacidad y seguridad, que son dos factores muy valorados por los usuarios. Ahora bien, hay que tener en cuenta que en ocasiones podemos sufrir problemas. De ello vamos a hablar en este artículo. Vamos a explicar qué tipo de correos nunca deberíamos abrir o al menos deberíamos tener más cuidado. También daremos consejos para preservar siempre la seguridad y privacidad.

La importancia del correo electrónico hoy en día

No hay dudas de que el e-mail es muy utilizado hoy a todos los niveles. Está más que presente en nuestro día a día. Tenemos un gran abanico de posibilidades gracias a este tipo de herramientas, como es el hecho de estar en contacto con amigos y familiares, poder enviar correos a empresas, etc.

Hay que tener en cuenta que está muy presente en todo tipo de plataformas y dispositivos. Quizás hace unos años lo normal era utilizar el correo electrónico desde el ordenador. Sin embargo esto ha cambiado y en la actualidad podemos enviar un e-mail directamente desde el móvil o tableta sin ningún problema.

Sin embargo el hecho de que sea algo tan utilizado también abre la puerta a que los piratas informáticos pongan aquí sus miras. Es necesario que tengamos esto en cuenta y evitemos problemas. Vamos a dar una serie de consejos para saber cuándo no abrir un e-mail o al menos tener cuidado cuando recibamos un correo.

Seguridad en el correo electrónico

E-mails que no debes abrir o tener cuidado

Hay determinados correos electrónicos que simplemente con echar un vistazo ya sabemos que son peligrosos. Nos muestran algunas señales que nos hacen dudar. Vamos a ver cuáles son las principales.

Direcciones que no conoces

Lo primero a tener en cuenta es cuando recibimos una dirección que no conocemos o ésta es extraña. Esto puede indicarnos que se trata de una estafa o de algún tipo de peligro. No decimos que directamente borremos el e-mail, pero sí que se tenga cuidado a la hora de abrirlo e interactuar con él.

Algo importante es cuando recibimos un correo Spam. Hay que tener en cuenta que nunca debemos contestar a este tipo de correos. Esto es así ya que en caso de que respondamos estaríamos diciendo que efectivamente hay un usuario activo detrás de esa cuenta. Eso pondría en riesgo nuestra privacidad y estaríamos dando nuestros datos.

Por tanto lo primero a tener en cuenta es la propia dirección de ese correo que hemos recibido. Hay que observarla muy bien y en caso de dudas nunca debemos interactuar.

Archivos adjuntos

¿Tiene archivos adjuntos ese correo? Si vemos que puede ser peligroso y además tiene archivos adjuntos hay que extremar las precauciones. Por supuesto nunca debemos ejecutar o descargar archivos adjuntos si no sabemos con total certeza que es seguro. En caso de que lo hagamos podemos comprometer muy seriamente nuestro equipo.

Muchas amenazas de seguridad se distribuyen a través de archivos adjuntos en los correos electrónicos. Es vital que tengamos esto en cuenta y no cometamos errores de este tipo.

Asuntos en el mensaje que piden rapidez o urgencia

El asunto del mensaje puede ser la clave para saber si es una estafa o no. Normalmente los correos electrónicos que tienen algún peligro detrás suelen utilizar asuntos de mensaje que evocan a la urgencia o rapidez. Por ejemplo nos indican que nuestra cuenta ha sido robada, que tenemos que llevar a cabo una acción para que nuestro equipo no esté en peligro, etc.

Lo que buscan básicamente es llamar la atención. De esta manera picamos en el anzuelo y accedemos a ese correo. Ahora bien, dentro del mismo puede contener algún enlace o archivo adjunto malicioso y afectar a nuestra seguridad.

Piden datos personales

Otro tipo de correo electrónico que recibimos y que puede ser un problema es cuando piden datos personales. ¿Nos dicen que rellenemos un formulario donde nos piden datos como nuestro teléfono, DNI, dirección…? Puede tratarse de un engaño para simplemente obtener nuestros datos personales para fines publicitarios o incluso venderlos a terceros. Lo mejor, a no ser que estemos muy seguros de que ese correo no es malicioso, es que nunca interactuemos con ellos.

Traen enlaces sospechosos

Por supuesto cuando hay un enlace sospechoso lo mejor es ignorar ese correo. Puede tratarse de un ataque Phishing que busque que iniciemos sesión en un determinado servicio a través de sus enlaces. En realidad al poner nuestro usuario o contraseña vamos a enviar la contraseña a un servidor controlado por los atacantes.

Funciones interesantes para utilizar el e-mail

Cómo mantener la seguridad en el correo electrónico

Por suerte podemos tener en cuenta una serie de consejos para mantener la seguridad en el e-mail. Tenemos a nuestra disposición diferentes funciones y características. Es importante que siempre esté presente, sin importar el proveedor que estemos utilizando o el tipo de dispositivo.

Contar con herramientas de seguridad

Algo básico es contar siempre con herramientas de seguridad. Un buen antivirus puede alertarnos de la entrada de amenazas y evitar que nuestros sistemas se infecten con alguna de las muchas variedades de malware. Es necesario que tengamos siempre esto presente y no cometamos errores.

Mantener las plataformas y equipos actualizados

También es muy importante tener siempre los sistemas y dispositivos actualizados. Eso hay que aplicarlo en todos los casos y por supuesto tiene que afectar a las aplicaciones específicas del correo electrónico.

Usar herramientas y complementos oficiales

Por otra parte, debemos utilizar siempre herramientas y complementos oficiales. Es cierto que en ocasiones podemos encontrarnos con la posibilidad de instalar software de terceros que cuente con determinadas características interesantes. Sin embargo esto puede suponer un problema para nuestra seguridad.

Nuestro consejo es que siempre utilicemos herramientas y cualquier tipo de complemento que sea oficial. Solo así mantendremos la seguridad y evitaremos posible software que haya sido modificado de forma maliciosa.

Sentido común

Lo último, aunque quizás sea lo más importante, el sentido común. Muchos tipos de ataques llegan por descuidos o errores que cometemos los usuarios. Tenemos que mantener el sentido común en todo momento y no cometer errores que puedan afectarnos.

Por errores podemos mencionar el hecho de abrir un enlace peligroso, descargar un archivo adjunto o contestar un correo electrónico que sea Spam.

En definitiva, el correo electrónico es una herramienta fundamental en nuestro día a día. Sin embargo hay que tener en cuenta que son muchos los riesgos de seguridad asociados al e-mail. Conviene tener presente las posibles maneras de atacar por parte de los piratas informáticos y tomar medidas adecuadas para prevenir. Ya sabemos que tanto la seguridad como la privacidad son factores fundamentales y hay que preservarlos.