Cómo funciona un troyano bancario y qué hacer para protegernos

Cómo funciona un troyano bancario y qué hacer para protegernos

Javier Jiménez

Son muchas las amenazas que existen a la hora de navegar por Internet. Muchos tipos de malware y virus que pueden poner en riesgo nuestros equipos. Hay que tener en cuenta que no importa el tipo de sistema operativo o plataforma que estemos utilizando. Podemos ser víctimas de este tipo de ataques en cualquier circunstancia. Por ello conviene comprender el funcionamiento de los troyanos bancarios, que son un tipo de amenaza cada vez más presente. Vamos a dar también algunos consejos para evitar ser víctimas.

El auge de los ataques cibernéticos

Hay que tener en cuenta que vivimos en una época en la que los ataques cibernéticos están muy presentes y que en muchas ocasiones viven un gran auge. Es cierto que las herramientas de seguridad han mejorado para detectar y evitar problemas. Sin embargo los piratas informáticos también perfeccionan sus técnicas para llevar a cabo sus ataques.

Si hablamos del auge de los ataques cibernéticos hay que tener en cuenta principalmente los dispositivos móviles. Tenemos una gran cantidad de equipos conectados a la red y en ocasiones no cumplen las medidas de seguridad que deberían. Esto hace que sean vulnerables a los ataques de los ciberdelincuentes.

En este artículo nos vamos a centrar en los troyanos bancarios. Es un tipo de malware que ha aumentado en los últimos tiempos principalmente en los móviles. Es una realidad que hoy en día utilizamos este tipo de dispositivo para navegar por la red, realizar pagos, acceder a nuestra cuenta bancaria… Tenemos un gran abanico de posibilidades, pero también hace que los piratas informáticos pongan aquí sus miras.

Qué es un troyano bancario

Con troyano bancario podemos decir que es el malware que busca robar datos bancarios de los usuarios. Está presente en equipos de escritorio y también en dispositivos móviles, donde ha aumentado mucho en los últimos tiempos. Es una amenaza capaz de recopilar información de nuestras transacciones económicas, pagos que realizamos, contraseñas para acceder a las cuentas bancarias… Todo lo relacionado con este tema.

Se trata básicamente de un software malicioso que se oculta como si fuera legítimo. A veces puede llegar mediante un programa que instalamos. Muchos usuarios desprevenidos o inexpertos pueden caer en trampas que comprometan la seguridad de sus dispositivos.

Hay que tener en cuenta que existen muchos troyanos bancarios. Algunos están específicamente diseñados para dispositivos móviles, mientras que otros pueden atacar sistemas operativos concretos como puede ser Windows. El objetivo siempre va a ser el mismo, que no es otro que el robar información y datos bancarios, aunque los medios utilizados pueden variar.

Amenaza troyano bancario

Métodos de infección de un troyano bancario

Existen muchos métodos a través de los cuales nuestros equipos pueden infectarse con troyanos bancarios. Es importante que sepamos cómo llega a nuestro sistema para poder evitar ser víctimas de este problema. Vamos a mencionar cuáles son los métodos de infección de un troyano bancario más comunes.

Descarga de software malicioso

Sin duda una de las causas más comunes es la descarga de software malicioso. Hablamos de descargar un programa que puede ser legítimo pero que en realidad oculta software que pone en riesgo el buen funcionamiento de nuestro equipo. Esto hace que sea muy importante descargar únicamente desde fuentes fiables.

Archivos adjuntos en el e-mail

El correo electrónico también es un medio muy utilizado por los piratas informáticos para desplegar sus ataques. Un simple archivo adjunto, que puede ser por ejemplo una imagen o archivo Word, podría esconder un troyano bancario. Son muchas las amenazas de seguridad que pueden venir a través de este medio.

Visitar páginas infectadas

También podría darse el caso que nos infectemos al navegar por páginas infectadas. Puede que un atacante haya inyectado código malicioso en un sitio y al entrar accedamos realmente a links fraudulentos o que nos lleven a páginas para descargar software malicioso. Es, en definitiva, otro punto a tener en cuenta.

Vulnerabilidades en el sistema

En ocasiones nuestros sistemas pueden tener vulnerabilidades. Estos fallos de seguridad son utilizados por los piratas informáticos para atacar. Podrían introducir troyanos bancarios a través de vulnerabilidades que haya en nuestros equipos.

Cómo actúan los troyanos bancarios

Vamos a explicar también qué es lo que hace un troyano bancario. Hemos mencionado que están diseñados para robar información bancaria, contraseñas y datos. Ahora bien, ¿cómo lo hacen realmente? Vamos a verlo.

Registro de teclas

Una de las características más comunes en los troyanos bancarios es la capacidad de registrar teclas. Básicamente lo que hacen es recopilar todo lo que escribimos en nuestros dispositivos para posteriormente llevar a cabo sus ataques. Son capaces de registrar por tanto las credenciales que escribimos, así como las contraseñas.

Capturas y grabación

También pueden realizar capturas de pantalla o incluso grabación. Especialmente en dispositivos móviles están muy presentes los troyanos bancarios que tienen esta capacidad. Una manera más de registrar las credenciales y contraseñas de las víctimas.

Redirecciones fraudulentas

Por supuesto las redirecciones falsas también están presentes. Esto ocurre cuando usamos software que ha sido modificado de forma maliciosa. Creemos que estamos accediendo a un enlace legítimo, pero en realidad estamos yendo a una página web controlada por los atacantes para robar información y contraseñas.

Cómo evitar ser víctima de un troyano

Hemos visto qué es un troyano bancario, cómo puede infectarnos y cómo actúa. Pero lo más importante de todo esto es prevenir. Vamos a dar una serie de consejos básicos para evitar ser víctimas de este tipo de problemas. El objetivo es evitar que puedan infectar nuestros sistemas.

Herramientas de seguridad

Algo esencial es contar con herramientas de seguridad. Un buen antivirus puede prevenir la entrada de amenazas que pongan en riesgo nuestros equipos. Tenemos a nuestra disposición un amplio abanico de posibilidades. Hay software de seguridad que son gratuitos y otros de pago. Hay que aplicarlo sin importar el tipo de dispositivo o sistema operativo que estamos usando.

Mantener equipos actualizados

A veces surgen vulnerabilidades que son aprovechadas por los piratas informáticos para desplegar sus ataques. Normalmente son los propios fabricantes quienes lanzan parches y actualizaciones de seguridad. Debemos tener siempre los sistemas actualizados y con los parches instalados.

Descargar de fuentes fiables

Por supuesto cuando descarguemos software hay que hacerlo desde fuentes oficiales. De esta forma evitamos instalar software que haya sido modificado de forma maliciosa por los piratas informáticos. Es vital que instalemos programas desde tiendas oficiales y que no caigamos en trampas que pueda derivar en software fraudulento.

Sentido común

Lo último, aunque quizás lo más importante, es el sentido común. Hemos visto que muchas amenazas llegan a través de un simple e-mail que recibimos, por ejemplo. También a través de un enlace malicioso que visitamos o la descarga de un programa que ha sido modificado para atacar.

Es esencial que utilicemos el sentido común en todos los casos. Debemos evitar la entrada de troyanos bancarios a través de archivos adjuntos que recibamos por e-mail, de la descarga de software malicioso o de no tomar las precauciones adecuadas. Solo así podremos evitar ser víctimas de un problema que cada vez afecta a más usuarios en todo tipo de dispositivos.

En definitiva, podemos decir que los troyanos bancarios son un tipo de amenaza que está muy presente hoy en día. Actúa de formas muy variadas, pero también podemos utilizar diferentes herramientas y métodos para evitar ser víctimas de este problema.