Métodos principales para falsificar una URL y enviar malware al usuario

Los ciberdelincuentes pueden hacer uso de métodos muy variados para atacar a las víctimas. Utilizan software malicioso y estrategias con el objetivo de robar información, contraseñas y, en definitiva, provocar un mal funcionamiento de los sistemas. Algo muy común, muy utilizado, es el uso de URL falsas. Pueden modificar enlaces para llevarnos a sitios maliciosos, ocultar los links para no mostrar la dirección real, secuestro de DNS y otros métodos similares que podrían poner en riesgo nuestra seguridad. Vamos a hablar de ello y también daremos consejos para mantener siempre la privacidad a salvo.

Ataques a través de enlaces

Simplemente con un enlace los piratas informáticos podrían atacar a los usuarios. Podrían utilizarlos para lanzar un cebo y hacerse con las credenciales, robar contraseñas, colar malware… Hay que tener en cuenta que los cibercriminales constantemente perfeccionan sus ataques y eso significa saltarse las herramientas de seguridad y mejorar los engaños.

Hay una serie de ataques comunes que se basan en los links. Pueden falsificar URL con la misión de atacar nuestros sistemas o robar las cuentas. Vamos a ver cuáles son las principales estrategias que pueden seguir para lograrlo.

Ataques Phishing

Sin duda un clásico a la hora de hablar de ataques a través de enlaces es el Phishing. Básicamente consiste en crear una página web que simule ser legítima, que simule ser un sitio para iniciar sesión o realizar una compra.

Lo que consigue el atacante con esto es que la víctima ponga sus datos. Puede iniciar sesión, poner la contraseña o realizar un pago. Ahora bien, esos datos van a terminar en un servidor controlado por los atacantes.

Los ataques Phishing generalmente llegan a través del correo electrónico, pero también pueden llegar por SMS o incluso redes sociales. A veces podemos recibirlos a través de una cuenta de un contacto en el que confiamos pero que ha sido atacada previamente.

Tiempo de ataques Phishing

Archivo HTML para redireccionar a otro sitio malicioso

En este caso el ciberdelincuente va a atacar un sitio web, va a insertar un archivo HTML, con el objetivo de redireccionar a otra página maliciosa. De esta forma el usuario, la víctima en definitiva, accede a una página legítima pero apenas unos segundos después es redireccionado a otra que no tiene nada que ver.

Esto no significa que vaya a afectar a la URL principal, sino que podría aparecer al hacer clic en alguna sección de la web, algún enlace que haya para entrar en cualquier contenido de ese sitio. Lógicamente esa página la pueden crear para colar malware, servir como cebo para robar contraseñas, etc.

Ocultar la dirección real en links acortados

Este es otro método muy utilizado para falsificar URL y atacar a los usuarios. Lo que hacen básicamente es ocultar la dirección real y envían un link a la víctima acortado. De esta forma no puede ver la dirección completa.

Por ejemplo podrían enviarnos un correo electrónico con un supuesto enlace para descargar algún archivo o para acceder a un determinado sitio web. Pero claro, ese link podría contener caracteres extraños o algo que hiciera sospechar a la víctima y esto lo evitan al enviar un enlace acortado.

Usar dominios similares

El uso de dominios que parezcan los originales es otro punto a tener en cuenta. Normalmente cambian una letra, símbolo o incluso la extensión. A simple vista podría parecer una página legítima, original, pero en realidad estamos accediendo a una web totalmente distinta que podría estar diseñada para robar nuestros datos.

Los piratas informáticos con esta estrategia juegan con el despiste del usuario. Buscan hacer creer que se trata del dominio que esperan visitar, pero en realidad han cambiado ligeramente algo para que la página no sea la original y estén entrando en un sitio totalmente peligroso.

Secuestro de DNS

Otra manera de falsificar la URL que visitamos es mediante el secuestro de DNS. Podrían hacer que al entrar en una página web, en un dominio legítimo, en realidad estemos accediendo a otro diferente. Los DNS se encargan de traducir la información que ponemos y nos envían a la dirección IP correspondiente.

Lo que hacen en este caso básicamente es falsificar esos DNS para que apunten a otra página que nada tiene que ver. Una manera más de lograr el objetivo final de robar información o permitir la descarga de software malicioso en los equipos de las víctimas.

Hipervínculo falso

En este caso la misión del pirata informático es poner una palabra o frase que nada corresponde con el link al que direccionan. Si pasamos el ratón por encima veremos que esa URL no tiene nada que ver con lo que nos muestra. Pueden pillar a usuarios desprevenidos que hagan clic sin mirar bien dónde están entrando.

Existen herramientas para analizar enlaces, pero lo más fácil en este caso sería visualmente ver hacia donde va esa URL. Solo con poner el ratón encima del hipervínculo podríamos ver, más allá del nombre del mismo, la dirección.

Ataques con enlaces falsos

Cómo evitar ataques al visitar un link

Hemos visto de qué manera podrían utilizar una URL para atacarnos. Diferentes métodos que usan los piratas informáticos para llevar a cabo sus estrategias y robar información personal, contraseñas e infectar los equipos. Vamos a dar ahora algunos consejos para evitar este tipo de ataques.

Sentido común y observación

Sin duda un aspecto muy importante es el sentido común. Siempre debemos evitar cometer errores que puedan lastrar nuestra privacidad y seguridad. En el caso de los ataques mediante URL falsas, debemos observar en todo momento qué estamos visitando. Hay que mirar que ese enlace sea legítimo, que no lo hayan modificado y que realmente nos muestre lo que estamos esperando.

Es lo que hemos mencionado respecto al uso de hipervínculos falsos. Siempre podemos simplemente observar y ver que realmente está apuntando a un sitio legítimo, que no va a ser una amenaza de seguridad. A veces lo más sencillo es simplemente ver que todo apunta bien.

Contar con programas de seguridad

Por supuesto, otra cuestión a tener en cuenta es la de utilizar siempre programas de seguridad. Son muchas las herramientas que tenemos a nuestra disposición, para todo tipo de sistemas operativos. Nos ayudan a evitar la entrada de software malicioso y de que reducir el impacto que los atacantes puedan tener.

Aquí podemos hacer mención a contar con un buen antivirus, así como un firewall que pueda proteger las conexiones. Pero también tenemos otras alternativas, como por ejemplo extensiones para el navegador. Todo esto lo debemos aplicar sin importar qué tipo de sistema operativo tenemos instalado.

Tener los equipos actualizados

También debemos contar con todos los parches y actualizaciones que haya para nuestros equipos. En muchos casos los piratas informáticos se aprovechan de vulnerabilidades existentes para colar enlaces falsos y peligrosos. De ahí que sea importante actualizar los sistemas adecuadamente.

Siempre aconsejamos tener las últimas versiones instaladas, pero esto es algo que debemos potenciar aún más cuando estamos ante equipos que estén conectados a la red y cuando vamos a pinchar en el navegador para iniciar sesión o descargar cualquier programa que pudiera ser un peligro.

Usar herramientas para analizar enlaces

Uno de los métodos utilizados por los ciberdelincuentes son los enlaces acortados que ocultan links fraudulentos. Por suerte podemos hacer uso de diferentes herramientas online que nos permiten analizar un enlace antes de abrirlo. Nos muestran la dirección real y así podemos ver si se trata de una estafa o realmente es algo que no va a tener ningún impacto en nuestra seguridad.

En este sentido tenemos un amplio abanico de opciones. Hay páginas en las que simplemente tenemos que poner la URL y analiza si se trata realmente de un ataque Phishing o de cualquier amenaza que pueda exponer nuestros datos.

En definitiva, estas son algunas de las principales cuestiones que debemos tener en cuenta en relación a los enlaces falsos y cómo los piratas informáticos los utilizan para atacar. Debemos siempre mantener nuestros equipos protegidos, seguros y con todo lo necesario para evitar problemas.