¿Puede un virus de una máquina virtual infectar el equipo principal?

Las máquinas virtuales son muy útiles para llevar a cabo pruebas cuando no queremos comprometer el sistema principal o incluso para tener otro sistema operativo instalado. Podemos instalar programas, navegar por Internet, descargar archivos… Básicamente como si fuera otro equipo dentro de un ordenador. Sin embargo se nos puede plantear una duda: ¿qué pasa si entra un virus en una máquina virtual? De ello vamos a hablar en este artículo.

Cómo funciona una máquina virtual

Podemos decir que una máquina virtual lo que hace es simular ser un equipo informático. Es un software que podemos instalar en dispositivos con Windows, Linux y otros SO. En él podemos instalar cualquier sistema como si fuera un equipo físico independiente. Le podemos asignar una memoria, RAM y diferentes recursos.

Este proceso se le conoce como virtualización de hardware. Un único ordenador puede tener varias máquinas virtuales y en cada una de ellas instalar un sistema diferente. Esto permitirá, por ejemplo, utilizar Linux dentro de Windows y poder usar algún programa o servicio que no esté disponible en el equipo de Microsoft.

En estas máquinas virtuales vamos a poder hacer un uso general como si fuera un dispositivo físico. Vamos a tener Internet, podremos navegar o descargar archivos, instalar programas, etc. Lo bueno de esto es que, en caso de que toquemos algo en la configuración o la liemos de alguna manera, no afectaría al equipo principal. Basta con cerrar ese programa y listo.

Qué ocurre si hay malware en una máquina virtual

El uso de una máquina virtual a veces es precisamente para llevar a cabo acciones que puedan ser un riesgo. Por ejemplo descargar ciertos archivos que dudamos de si realmente es un virus o no, entrar en páginas web que puedan ser peligrosas, etc. Entonces esto nos puede crear dudas de qué pasaría si en una máquina virtual bajamos un archivo que en realidad es un virus.

De primeras podríamos pensar que un malware, sea del tipo que sea, no puede pasar de una máquina virtual al sistema principal o host. De hecho esto es algo muy raro, ya que en teoría estamos en un entorno seguro, como si fuera una sandbox, en el que todo lo que hacemos no sale de ahí.

Sin embargo sí podría afectar en un momento dado un malware en la máquina virtual al equipo principal. Esto podría ocurrir si aparece un error en el hardware emulado y ese código malicioso se ejecuta en el sistema principal. A fin de cuentas la máquina virtual utiliza la red del equipo principal, así como la virtualización del hardware, como puede ser el disco duro o la memoria RAM.

No obstante, esto que mencionamos sería un escenario muy poco común. Realmente lo normal es que cualquier virus que entre en una máquina virtual afecte solo a este software y no “salte” al equipo principal.

Problema de seguridad con la máquina virtual

Cómo podría pasar un virus desde un sistema virtual

Pero no es imposible que un virus pueda pasar de una máquina virtual al equipo principal. Ahora bien, si esto llega a ocurrir en casi todos los casos será por un error humano. Vamos a mostrar cuáles son las causas más comunes por las que nos enfrentaríamos a este problema.

Compartir archivos

Una forma muy común de que un virus en una máquina virtual afecte al sistema host, al equipo principal, es al compartir archivos. Pongamos por ejemplo que entramos en una página para descargar un determinado programa. Ese software que hemos bajado resulta que contiene un virus. Ahora cogemos ese archivo y lo pasamos al equipo principal.

Esto lo que provocaría es que enviemos malware de la misma manera que si pasáramos un archivo con un pendrive de un equipo a otro. Podríamos fácilmente y sin darnos cuenta estar infectando nuestro sistema.

Estar vinculados en red

También puede ocurrir que tengamos vinculados en red la máquina virtual y otros dispositivos. Por ejemplo si creamos una carpeta compartida en red o diferentes recursos. En caso de que haya un virus que afecte a alguno de esos recursos o pasemos algún archivo, también podría pasar el virus de un lado a otro.

Por tanto, esta es otra cuestión que debemos tener en cuenta. A fin de cuentas aunque bajemos un virus en una máquina virtual, podría estar vinculado al equipo principal.

Cómo evitar que una máquina virtual sea un peligro

Hemos visto que, aunque no es lo normal, pueden pasar virus de una máquina virtual al equipo principal. Ahora vamos a ver algunos consejos esenciales para proteger el sistema si vamos a utilizar una máquina virtual y reducir así el riesgo de que ocurra algo.

Usar un programa fiable

Lo más importante es utilizar un buen programa fiable para la máquina virtual que vamos a crear. Esto es algo que siempre debemos tener en cuenta cuando vamos a instalar cualquier tipo de software, más allá si vamos a conectarnos a la red y podemos tener problemas.

Hay muchas opciones, pero podemos nombrar por ejemplo VMWare o VirtualBox. En ambos casos vamos a poder instalar sistemas operativos de forma virtual y segura.

Comprobar que el disco duro está bien particionado

Si estamos utilizando un buen programa, esto no debería ser un problema. No obstante, conviene recordar que es importante comprobar que el disco duro está bien particionado. De esta forma nos aseguramos que los archivos de la máquina virtual y del equipo principal van a estar separados.

Esto ayudará a evitar que un virus pueda pasar de un sistema a otro. En caso de que entre cualquier tipo de malware a la máquina virtual, quedará ahí y no estará compartiéndose con el host.

Crear una dirección IP separada

Vimos que a través de una red compartida puede pasar un virus desde una máquina virtual al equipo. Podemos crear una IP separada diferente a la del ordenador y esto reducirá el riesgo de que se pueda propagar algún virus.

Esto es un paso más, pero igualmente sería inútil si decidimos compartir archivos entre los sistemas. En ese caso podría haber problemas con el malware.

Seguir siempre las mismas medidas de seguridad

En este punto nos referimos básicamente a seguir las mismas medidas de seguridad que seguiríamos en cualquier dispositivo físico. Por ejemplo contar con un buen antivirus, tener el sistema siempre actualizado, evitar cometer errores…

Esto nos ayudará a reducir el riesgo de que entre algún virus. Especialmente el sentido común va a ser importante. Debemos evitar, por ejemplo, compartir archivos entre la máquina virtual y el equipo principal.

Por tanto, aunque sí es posible que un virus en una máquina virtual llegue a afectar al equipo principal, lo cierto es que es algo complicado y solo ocurriría en casos raros. No obstante, hemos visto algunos consejos que podemos poner en práctica para estar más protegidos.

¡Sé el primero en comentar!