Cómo reducir la carga del servidor y el tiempo de respuesta

El servidor es parte fundamental de una página web. A fin de cuentas es lo que va a permitir que los visitantes reciban la información y puedan navegar por ese sitio. En caso de que haya algún problema, podría traducirse en errores de carga, ofrecer un mal servicio y además ser penalizado por los buscadores. En este artículo vamos a dar algunos consejos para reducir la carga y mejorar el tiempo de respuesta del servidor.

Por qué es importante mejorar la respuesta del servidor web

Hay que indicar que el tiempo de respuesta de un servidor es un factor muy importante para una página web. Básicamente es el tiempo que tarda el servidor en responder a una solicitud del navegador. Esto puede hacer que el usuario, el visitante en definitiva, reciba lo que busca en un menor o mayor tiempo. Por ejemplo si abrimos un artículo en RedesZone, podrá llegar antes o después al visitante en función de ese tiempo de respuesta.

Pero más allá de ser importante para los visitantes, también lo va a ser para el posicionamiento web. Los principales buscadores, como pueden ser Google o Bing, van a tener muy en cuenta la velocidad de carga para aparecer en los primeros resultados. Volvemos a lo mismo: lo interesante es que cuando un visitante hace clic en el link, muestre el contenido rápidamente, y eso es algo muy valorado.

Además de la experiencia de usuario al interactuar con nuestro sitio web, tener una buena velocidad de respuesta puede ayudar a mejorar los niveles de conversión de una tienda online. Si tenemos una web que vaya rápida, es mucho más probable que el visitante haga clic en diferentes secciones, busque un producto que tenemos a la venta, vuelva a mirar otras secciones, etc. Va a navegar con mayor libertad, sin sufrir las temidas esperas al cargar. Eso se verá traducido en una mayor conversión en el e-commerce.

Consejos para disminuir el tiempo de respuesta del servidor

Para que se cargue rápido una página web no solo influye cómo la tengamos configurada y optimizada, sino que también dependerá de la respuesta del servidor donde la alojemos. Es esencial intentar reducir ese tiempo de respuesta lo máximo posible para dar un buen servicio. Para ello podemos tener en cuenta el uso de algunos plugins, de tener el servidor optimizado, los discos que usemos, etc.

Instalar un tema ligero y optimizado

Algo básico que podemos tener en cuenta es el hecho de instalar un tema que sea ligero y que no suponga una carga importante para el servidor web que estemos utilizando. De esta forma lograremos que cargue lo más rápido posible y que no provoque una espera que termine por afectar a los visitantes y al SEO.

WordPress, así como otros gestores de contenido, permiten utilizar diferentes temas. Si usamos uno que esté optimizado, que sea ligero y no suponga una carga importante para el servidor, vamos a conseguir que si alguien visita nuestra web pueda abrirse más rápidamente. El objetivo es que ese tema que vamos a utilizar no sobrecargue en exceso nuestra página.

No cargar toda la web de golpe

Otra cuestión a tener en cuenta para reducir el tiempo de respuesta del servidor es no cargar toda la web de una vez. Cuando entramos en una página, en muchas ocasiones nuestro navegador tiene que descargar todo el contenido. Esto incluye imágenes, vídeos que tengan insertados, complementos… Mientras más contenido haya, más tiempo tardará en cargarse.

En cambio, otras páginas pueden instalar plugins para que el sitio cargue por partes, según el visitante va haciendo scroll, por ejemplo. De esta forma, en un primer momento carga lo esencial de la página y posteriormente va cargando el resto de imágenes. Un ejemplo es LazyLoad, un plugin para WordPress que va a ir cargando por partes la página.

Ancho de banda, velocidad y ping

No instalar demasiados complementos

Hay complementos que son muy interesantes para favorecer algunos aspectos relacionados con la carga de nuestra página, como por ejemplo plugins como el anterior que hemos comentado. Pero hay que tener en cuenta que cada uno de ellos puede suponer también un problema de carga. Mientras más tengamos, peor. Pensemos en un ordenador o un móvil. Mientras más programas tengamos instalados y ejecutándose, más problemas vamos a tener para que funcione lo más óptimo posible. En el caso de un servidor web es exactamente igual.

Por ello debemos siempre instalar aquellos que realmente vayan a aportar algo positivo y que no se conviertan en todo lo contrario y supongan una carga añadida más que afecte a la velocidad de ese sitio web. Plugins de redes sociales, donde carguen una gran cantidad de imágenes o incluso vídeos, pueden ser muy vistosos pero afectarían al rendimiento.

Instalar una herramienta de cacheado

WordPress tiene complementos para cachear la web y de esta forma ganar en velocidad de carga. Una vez más el objetivo es que cuando un visitante entre en el sitio, cargue lo más rápido posible sin que suponga una gran espera. Lo que hace la caché es almacenar las imágenes y el contenido que pueda ser más pesado, y así facilitar que cargue más rápido.

Un ejemplo es WP-Rocket. Es un plugin que ayuda a reducir el TTFB, que es tiempo inicial de carga de una página. De esta forma podemos arañar unas décimas de segundo que seguro que vienen bien de cara a los buscadores.

Disco SSD

Los servidores web más avanzados ofrecen discos SSD. Son discos duros mucho más veloces al leer y copiar datos y que van a permitir aumentar el rendimiento. Esto también va a ayudar a mejorar la velocidad de respuesta. A fin de cuentas es igual que si comparamos entre copiar archivos en un disco HD frente a uno SSD, notaremos una diferencia en cuanto velocidad. Un servidor web es como cualquier otro equipo informático.

A la hora de cargar un sitio web ocurre lo mismo. Es aconsejable optar por un hosting que nos ofrezca la posibilidad de contar con discos SSD y de esta forma mejorar el tiempo de respuesta. Todo suma para lograr que nuestro sitio sea más rápido y poder dar un mejor servicio al usuario final que decida entrar.

Optimizar las imágenes

Si hay algo que puede ralentizar la carga de una página web son las imágenes. Un artículo, por ejemplo, puede contener varias imágenes, así como las que tengamos estáticas en nuestro sitio. Una buena idea por tanto es optimizar esas imágenes. Es importante que ocupen poco, sin hacer que pierdan una excesiva calidad. Para ello podemos utilizar programas informáticos como Photoshop o Gimp, que tienen funciones específicas para imágenes web.

Mientras menos ocupen esas fotografías, mejor para cargar el sitio web. Especialmente si vamos a colgar muchas imágenes es esencial que estén correctamente optimizadas. Por ejemplo si es una página de viajes donde vamos a poner muchas imágenes o un tutorial para explicar cómo solucionar un determinado problema.

En definitiva, estos son algunos consejos para conseguir reducir el tiempo de respuesta de un servidor web. Algunos cambios básicos pueden ayudar a la larga a posicionar mejor esa página y, por supuesto, conseguir una respuesta más óptima para nuestros visitantes, que a fin de cuentas es lo que más interesa.