Cómo permitir o bloquear la VPN a través de redes de uso medido

El uso de las VPN ha aumentado mucho en los últimos tiempos. Son programas muy útiles para cifrar las conexiones a la hora de navegar por Internet. Sin embargo a veces podemos tener ciertas limitaciones y también problemas. En este artículo vamos a explicar cómo podemos permitir o no la VPN a través de redes de uso medido en Windows. Es un proceso que en ocasiones puede ser muy interesante, como vamos a explicar.

Qué es una red de uso medido

En primer lugar queremos explicar qué es exactamente eso de red de uso medido que podemos ver en Windows. Hay que tener en cuenta que a la hora de navegar por Internet no siempre vamos a tener una red disponible de forma ilimitada, como podría ser por ejemplo nuestra conexión de fibra óptica doméstica. Es posible que estemos conectados a una red Wi-Fi que tenga algún límite de descarga o que incluso estemos compartiendo datos con el móvil y no queramos que la tarifa se agote.

Ahí es donde entra en juego el uso medido de redes en Windows. Va a considerar una red Wi-Fi, por ejemplo, como uso medido y va a controlar el consumo, evitando así un uso excesivo de la misma y que se agoten rápidamente los recursos. Incluso podemos asignarle un límite de datos.

Pongamos que estamos haciendo Tethering con el móvil. Estamos compartiendo nuestra tarifa para poder navegar con el ordenador portátil y utilizar para ello la tarifa de datos. Pero claro, lo normal es que tengamos un límite. Pongamos que la tarifa es de 5 GB y no queremos que se agote. Podemos usar la red como uso medido y ponerle así un límite.

Permitir o bloquear VPN en redes de uso medido

Podemos activar una red de uso medido tanto Ethernet como Wi-Fi, aunque suele ser más común esta última opción por lo que comentamos del límite que puede haber en las tarifas o al compartir datos. Pero sí, también podemos configurar para que una VPN funcione o no a través de redes de uso medido.

Como veremos más adelante, en determinadas circunstancias puede ser interesante que la VPN no funcione en una red de uso medido. Tendríamos que bloquearla. Es un proceso sencillo, ya sea que nos interese que funcione o que por el contrario esté bloqueada.

Para ello lo primero que tenemos que hacer es ir a Inicio, entramos en Configuración, Red e Internet y accedemos al apartado de VPN. Allí nos encontraremos con algunas opciones que podemos modificar, aunque no cuenta con una gran cantidad de alternativas. Una de ellas, la que nos interesa, es la de Permitir VPN a través de redes de uso medido.

Permitir VPN en uso medido

Veremos que hay un botón para activarlo o desactivarlo, según nos interese. Si lo tenemos marcado en Activado, como aparece en la imagen de arriba, la VPN funcionará con total normalidad cuando estemos conectados a una red de uso medido. En cambio, si desactivamos esa opción esta herramienta no funcionará en esos casos.

Podemos modificarlo siempre que queramos y los pasos a seguir son los que hemos descrito. Basta con ir a la opción correspondiente y marcar o desmarcar la casilla para que actúe correctamente.

La red debe estar configurada en uso medido

Lógicamente si queremos que la conexión funcione en uso medido, aunque marquemos esa opción en VPN debemos tener presente que la red debe estar configurada correctamente. Debemos marcarlo así ya sea que estemos navegando por una red Wi-Fi o a través de Ethernet.

Para configurar una red en uso medido tenemos que ir a Inicio, entramos en Configuración, Red e Internet, pinchamos en Wi-Fi o Ethernet, la opción que nos interese, y allí le damos a Propiedades. Se abrirá una nueva ventana y veremos una opción para establecer como conexión de uso medido.

Conexión de uso medido

A partir de ese momento, cuando nos conectemos a esa red estaremos navegando con el uso medido activado. En cualquier momento podremos desactivarlo, si así nos interesa, y navegar sin ningún tipo de límite.

Por qué bloquear la VPN en uso medido

Ahora bien, ¿qué motivos podría haber para bloquear la VPN en uso medido? Hemos visto que es muy sencillo de configurar y evitar que el programa actúe cuando estamos navegando con una red configurada de tal forma, como podría ser un Wi-Fi. Existen algunos motivos para ello, como vamos a ver.

Ahorrar datos

El motivo principal puede ser el de ahorrar datos. Si estamos conectados a una red de uso medido es porque existe algún límite y no queremos que se agote. Lo hemos configurado como tal y lo que más nos interesa es ahorrar lo máximo posible.

¿Por qué una VPN no ayuda a ahorrar datos? Aunque cada programa puede variar considerablemente, lo cierto es que al navegar mediante una VPN el consumo va a ser mayor. A fin de cuentas se está cifrando la conexión y pasando por servidores adicionales. Esto inevitablemente va a hacer que se consuma algo más.

Todo dependerá del tipo de cifrado, principalmente, así como de los servidores que estemos utilizando. Podemos dar por bueno una media de un 15% aproximadamente de mayor consumo cuando nos conectemos a Internet a través de una VPN. Esto hace que pueda ser interesante bloquearlo en uso medido.

Confiar en una red

Otro motivo es simplemente porque confiamos en la red que estamos usando. Tal vez queramos usar la VPN para navegar por redes Wi-Fi cuando entramos en lugares públicos, como puede ser una biblioteca o un restaurante. Sin embargo al compartir datos desde nuestro móvil y crear una red de uso medido para no agotar los recursos, estamos navegando desde una red segura.

En estos casos podríamos prescindir de la VPN si lo que queremos es mejorar la seguridad y evitar que nos espíen en redes inseguras. Podríamos marcar la opción de Windows para que la VPN no funcione en redes de uso medido y sí en el resto, que sería básicamente la mayoría de redes inalámbricas donde nos conectemos.

En definitiva, Windows permite crear redes de uso medido y también poder configurar si queremos que la VPN funcione o no en estos casos. Hemos explicado cómo podemos configurarlo y en qué circunstancias puede ser interesante que esté bloqueado.

¡Sé el primero en comentar!