Mitos al usar una VPN que debes conocer

Mitos al usar una VPN que debes conocer

Javier Jiménez

El uso de los servicios VPN ha crecido mucho en los últimos tiempos. Los podemos utilizar tanto en equipos de escritorio como también en dispositivos móviles. Sirven para cifrar la conexión de Internet, poder acceder a servicios restringidos geográficamente y también ganar anonimato. Ahora bien, hay que tener en cuenta que también hay algunas restricciones y sobre todo características que no tienen, aunque pueda parecer lo contrario. Vamos a ver algunos mitos de las VPN.

Principales mitos del uso de VPN

Hay que tener en cuenta en primer lugar que los servicios VPN son utilizados tanto por usuarios particulares como también empresas. Pueden ayudarnos en diferentes aspectos en nuestro día a día, principalmente cuando buscamos ocultar nuestra dirección IP y ganar seguridad al conectarnos a una red pública.

Las redes virtuales también han servido para el teletrabajo durante la pandemia del Covid-19. Ofrecen la posibilidad de conectarnos a servicios de forma remota desde cualquier lugar, sin comprometer además la seguridad. Las podemos usar en equipos de todo tipo y desde cualquier lugar donde necesitemos.

Las VPN hacen que el Internet vaya más lento

Uno de los pensamientos más comunes por parte de los usuarios es que las VPN van a hacer que el Internet vaya más lento incluso hasta el punto de no poder utilizar ciertos programas o acceder a algunos servicios.

Aquí hay que indicar que efectivamente el uso de una VPN puede ralentizar la conexión de Internet. No obstante hay que tener en cuenta que dependerá mucho del tipo de servicio que estamos utilizando y que no tiene por qué afectar en gran medida al rendimiento y a la posibilidad de utilizar ciertas aplicaciones.

Elegir una VPN

Además, una VPN puede tener muchos servidores disponibles. Podemos elegir dentro de muchas opciones y ver cuál funciona mejor para que la conexión de Internet no se corte y vaya rápida. Puede ser determinante, por ejemplo, en qué país se encuentre ese servidor al que intentamos conectarnos.

Usar una VPN por sí misma va a mantener la seguridad

La seguridad es un factor muy importante para los usuarios. Es esencial para no tener problemas que puedan dañar el buen funcionamiento de los equipos y comprometer la privacidad. Cuando nos conectamos a una red Wi-Fi pública, nuestra información podría quedar expuesta.

Es cierto que una VPN va a cifrar esa conexión y mejorar la seguridad. Sin embargo hay que tener en cuenta que por sí misma no va a mantener por completo la seguridad. Es necesario también contar con antivirus, tener los equipos actualizados y sobre todo sentido común al navegar por la red.

Por tanto, para estar realmente protegidos debemos tener en cuenta la importancia de otros factores y no dejarlo todo en manos de la VPN. Lo mismo podemos decir de la privacidad, ya que no estamos exentos de sufrir un ataque Phishing o de que pongamos nuestros datos personales donde no debemos.

Hoy en día, sistemas como Windows cuentan con su propio antivirus, Defender en este caso. Este nos proporciona una buena seguridad a nivel de usuario, por lo cual es algo donde en algunas ocasiones si le damos uso a este, no tendremos que invertir dinero en un software mejor. Lo cual no quita que con otros programas relacionados no obtengamos una seguridad mucho mayor, como se consigue con algunas opciones muy conocidas en el mercado, y que cuentan con muchas opciones específicas para algunas actividades en concreto.

Todas las VPN protegen igual

Siguiendo con la seguridad, otro mito es pensar que todas las VPN van a proteger igual, que cualquiera que utilicemos va a servir para cifrar nuestra conexión y evitar problemas que pongan en riesgo nuestra privacidad. Hay muchas opciones, ya que en la red podemos encontrar cientos de programas de este tipo que están disponibles para todo tipo de sistemas operativos.

Hay que indicar que no todas las VPN son iguales, ya que no todas utilizan el mismo cifrado. Por tanto, es importante que elijamos correctamente cuál vamos a utilizar para no tener problemas que puedan afectarnos. Además, las VPN que son gratuitas suelen tener problemas importantes en este sentido. Pueden llegar a ser más un peligro que una manera de protegernos en la red. De ahí que recomendemos siempre instalar solo aplicaciones fiables, de pago o que nos den garantías totales de que no son un problema.

Una VPN gratis o de prueba va a funcionar igual

¿VPN gratis o de pago? Quizás sea la pregunta más importante que se hacen los usuarios. A veces podemos encontrarnos con opciones tanto gratuitas como de prueba y pensar que pueden funcionar igual que una que es de pago.

Sin embargo hay que tener en cuenta que no van a funcionar igual y tampoco va a mantener de la misma manera nuestra privacidad. Una VPN gratuita suele tener problemas de funcionamiento, meno servidores para conectar y además no gestiona igual la información de los usuarios. Incluso algunas pueden estar diseñadas precisamente para robar información y suponer un problema importante.

También debemos tener en cuenta que los piratas informáticos pueden usar este tipo de aplicaciones gratuitas como cebo. Precisamente sirven para analizar cualquier dato personal que pase por este programa al navegar o recopilar información sobre el historial, por ejemplo. No obstante, no quiere esto decir que cualquier herramienta de este tipo gratuita vaya a ser un problema.

Los usuarios domésticos no necesitan VPN

Puede parecer también que las VPN estén más orientadas a nivel de empresas. Sin embargo lo cierto es que cualquiera podría necesitar hacer uso de este tipo de herramientas. Por ejemplo tener un programa de este tipo en nuestro móvil puede ayudarnos a mejorar la seguridad al navegar desde redes inalámbricas públicas.

Hoy en día cualquier usuario en la red puede estar expuesto y tener problemas de seguridad. Podríamos ser víctimas de muchos ataques, utilizar redes Wi-Fi públicas y, por tanto, puede ser imprescindible contar con este tipo de aplicaciones. Además, las podemos usar no solo en el ordenador, sino también en cualquier dispositivo móvil que podamos conectar cuando navegamos fuera de casa.

Las VPN dan un 100% de anonimato

Es muy sencillo llegar a caer en falsas creencias, las cuales están sobre todo propiciadas por fuertes campañas de marketing donde se prometen cosas de una forma que no se corresponde al 100% con la realidad. Si bien es cierto que en muchas ocasiones los servicios no retienen ningún tipo de registro de los usuarios en cuanto a su navegación o identidad. Pero en muchos casos esto no es así. En todo caso, no siempre es malo que se guarden algunos registros, puesto que estos tienen algunos usos en beneficio de los usuarios.

El anonimato total en internet no existe, y esto es debido a que al mismo tiempo que tenemos desarrolladoras que buscan cómo conseguir esto, también hay otros muchos que buscan precisamente lo contrario, buscando cómo romper la seguridad que protege a los usuarios. El método correcto para definir todo esto, es que las VPN nos proporcionan niveles de seguridad mucho más altos en pro de la privacidad y el anonimato. Esto quiere decir que será mucho más complicado de encontrar, o directamente casi imposible detectar esa comunicación, pero no totalmente imposible. Detrás de todo esto, podemos encontrar hackers, políticas de censura e incluso gobiernos que luchan contra la privacidad en internet. Tanto con buenas intenciones, como malas.

En definitiva, estos son algunos de los principales mitos que podemos tener en cuenta cuando hablamos de VPN. Es un tipo de herramientas muy útiles y que pueden ser de gran ayuda de cara a proteger nuestra seguridad y privacidad al navegar. Eso sí, debemos ser conscientes de que no se trata de un muro que impida cualquier ataque cibernético o tener problemas. Debemos siempre complementarlo con ciertos programas de seguridad, como un buen antivirus, así como otras recomendaciones como actualizar todo o mantener el sentido común.

¡Sé el primero en comentar!