Tor Snowflake: este proyecto convierte tu navegador en un proxy

Tor Snowflake: este proyecto convierte tu navegador en un proxy

Javier Jiménez

Ya sabemos que no en todos los países el Internet funciona de la misma manera. Podemos toparnos con naciones donde un determinado servicio está bloqueado. Un ejemplo es China, donde no podemos hacer uso de servicios como Facebook, Google o WhatsApp ya que están bloqueados. En estos casos se hace necesario utilizar un servicio VPN o un proxy que nos permita simular que estamos conectados desde otro lugar. En este artículo vamos a hablar de Tor Snowflake, un proyecto que convierte nuestro navegador en un proxy con el objetivo de permitir a personas de otros países navegar saltándose el bloqueo.

Tor Snowflake, el proyecto que convierte un navegador en un proxy

Si por ejemplo decidimos viajar a China y queremos utilizar Facebook vamos a tener que hacer uso de un proxy o VPN para conseguirlo. Lo mismo tendrían que hacer los ciudadanos chinos o de cualquier otro país del mundo que quieran acceder a contenido que esté bloqueado en su territorio. Aquí es donde entra en juego Tor Snowflake, que es un interesante proyecto con el único fin de ayudar a estas personas de países donde determinados servicios están bloqueados, a navegar a través de un proxy. El fin de esta herramienta es convertir nuestro navegador en un proxy.

Básicamente significa que esa persona va a navegar a través de un proxy gracias a nosotros. Es específico para saltarse el bloqueo de acceder a la red Tor que hay en determinados países. De esta forma alguien en un país donde esté permitido el acceso ayudará a otra persona de otra nación donde está bloqueado.

Se trata de una extensión que hasta ahora estaba disponible únicamente para dispositivos Linux o Mac, así como para el navegador Tor. Sin embargo desde este mes ya podemos utilizarlo también en Windows. Es posible instalar esta extensión en Google Chrome y Mozilla Firefox, dos de los navegadores más populares. Su fin es convertir nuestro navegador en un proxy.

Como sabemos, la red Tor es una serie de servidores que cifran y hacen que el tráfico pase a través de ellos. De esta forma se logra que la ubicación del usuario sea anónima. El problema es que algunos países bloquean el acceso a este tipo de redes. Esto hace que sus ciudadanos no puedan entrar. Esto lo consiguen ya que las direcciones IP de los servidores de Tor son públicas.

Cómo ayuda Tor Snowflake a evitar el bloqueo

El problema es que los gobiernos pueden bloquear el acceso a la red Tor a sus ciudadanos, como hemos mencionado. Aquí es donde surgió Tor Snowflake, con el objetivo de ofrecer una reacción a ese bloqueo.

Lo que hace es crear una especie de malla en continuo movimiento. Cada punto de esa malla son los usuarios que instalan esa herramienta. De esta forma logran que los gobiernos no puedan bloquear las direcciones ya que cambian constantemente. De esta forma los usuarios podrían conectarse a los puentes Tor.

Esto significa que mientras más usuarios instalen esta herramienta, más servidores proxy habrá disponibles. Esto se traduce en más posibilidades para que usuarios de países donde tienen censurada la red Tor puedan conectarse a ella.

Cómo instalar y utilizar Tor Snowflake

Como hemos mencionado, Tor Snowflake está ya disponible para Windows. Podemos utilizar la extensión que está disponible para Google Chrome y para Mozilla Firefox. Su funcionamiento es realmente sencillo y no tenemos que hacer mucho más.

Para instalarla simplemente hay que ir a la página oficial de Chrome o de Firefox y agregarla. Una vez hecho esto simplemente tenemos que pinchar en el icono que aparecerá en la barra de herramientas y darle a activar.

Instalar Tor Snowflake

También podemos habilitar este proxy simplemente con entrar en la página web. Allí podremos activarlo sin necesidad de instalar ningún tipo de extensión. El proxy estará activo siempre que mantengamos la pestaña abierta. En cuanto a la persona que se encuentra en el país donde está bloqueada la red Tor va a tener que modificar la red del navegador Tor y conectarse a través del puente de Snowflake.

Hay que tener en cuenta que lógicamente los usuarios de otro país van a utilizar nuestro ancho de banda para navegar. A fin de cuentas nuestro navegador se convierte en un proxy, como hemos mencionado.