VPN conectada pero sin Internet: cómo evitar este problema

VPN conectada pero sin Internet: cómo evitar este problema

Javier Jiménez

El uso de servicios VPN es algo muy común entre los usuarios de Internet. Nos permiten acceder a páginas o plataformas que puedan estar restringidas geográficamente, podemos cifrar la conexión al navegar por redes públicas y ocultar la dirección IP. Tenemos una gran variedad disponible, tanto gratuitas como de pago. Sin embargo en ocasiones pueden surgir problemas que impiden que naveguemos correctamente. En este artículo vamos a hablar de qué podemos hacer si estamos conectados a una VPN pero no hay Internet.

No funciona Internet aunque la VPN está conectada

Este es un problema relativamente común. Básicamente significa que estamos conectados a una VPN con aparente normalidad, pero no tenemos acceso a Internet. El programa está conectado, funciona bien, pero intentamos abrir el navegador y poner cualquier página y vemos que no hay acceso a la red.

Lógicamente esto es un problema frustrante para los usuarios. La idea de utilizar una VPN es poder navegar por la red con mayor privacidad y seguridad, pese a que pueda haber una limitación de velocidad lógica al usar este tipo de servicios. Sin embargo el hecho de ni siquiera poder acceder a Internet, no poder utilizar programas o cualquier servicio puede llegar a tener que plantearnos desinstalar la VPN.

Son varias las causas que pueden provocar que no funcione Internet aunque la VPN esté conectada correctamente. Esto hace que podamos hacer uso también de diferentes consejos y acciones que pueden ayudar a que naveguemos bien por Internet pese a estar conectado a este tipo de servicio.

Cómo solucionar el problema de VPN conectada pero sin Internet

Como suele ocurrir cuando aparece un problema de este tipo, puede haber muchas causas y soluciones. Es posible que simplemente con cambiar algunos parámetros de nuestra VPN podamos tener acceso a Internet con normalidad. Vamos a ver cuáles son las recomendaciones principales que podemos tener en cuenta.

Comprobar que la VPN está actualizada

Uno de los primeros pasos que debemos dar es comprobar que estamos utilizando una VPN correctamente actualizada. Si tenemos un programa obsoleto puede ser sinónimo de tener problemas muy variados, como por ejemplo no tener Internet o que la velocidad sea muy lenta.

Por tanto, si vemos que la VPN está conectada pero no hay Internet, debemos comprobar que estamos utilizando la última versión del programa que tenemos instalado. Esto, además, puede ayudarnos a evitar problemas de seguridad que puedan ser explotados por los piratas informáticos para llevar a cabo sus ataques.

Cambiar de servidor

Normalmente los servicios VPN suelen tener varios servidores a los que podemos conectarnos. Tal vez el problema sea que estamos conectados a uno que no funciona bien, que no tiene conexión por algún motivo. Por ello podemos ver si tenemos otros disponibles y conectarnos a ellos.

Las principales VPN tienen miles de servidores disponibles. Puede ocurrir que en un momento determinado haya alguno que no funcione, que esté saturado o tenga algún problema. Podemos cambiar también el país al que estamos conectados, ya que esto podría ayudar a evitar problemas.

Elegir otro protocolo

La VPN puede utilizar diferentes protocolos para conectarse a Internet. Podemos encontrar OpenVPN TCP, L2TP, PPTP… Para cambiar el protocolo tenemos que entrar en las opciones. Tal vez estemos utilizando uno que no funciona bien y nos puede venir mejor elegir otro. Esta podría ser una de las soluciones a tener en cuenta.

Resetear los DNS

Uno de los pasos que también podrían solucionar este problema es resetear los DNS. Lo podemos hacer en Windows de una manera sencilla y rápida. Para ello tenemos que ir a Inicio, escribimos Símbolo del sistema y lo abrimos con permisos de administrador. Posteriormente tenemos que ejecutar el comando ipconfig /flushdns.

Resetear los DNS

Nos aparecerá un mensaje indicando que se ha vaciado con éxito la caché de resolución de DNS. Esto puede solucionar muchos problemas de este tipo que afectan a la conexión de Internet.

Ver si el antivirus o firewall están interfiriendo

Tener programas de seguridad es un factor muy importante para que todo funcione adecuadamente. Podemos evitar así la entrada de malware, reducir el impacto que pueda tener los ataques llevados a cabo por los piratas informáticos y, en definitiva, evitar problemas que afecten al rendimiento.

Sin embargo son muchas las ocasiones en las que un antivirus o un firewall podrían estar interfiriendo y causar problemas importantes. Esto podría traducirse incluso en la imposibilidad para conectarnos a Internet pese a que la VPN aparentemente funcione bien. Por ello debemos echar un vistazo y ver si algún software de seguridad, sea cual sea, puede estar interfiriendo.

¿Estamos conectados correctamente a la red?

¿Puede ser que no estemos correctamente conectados a la red? Podría ocurrir que la VPN funcione bien, que esté conectada adecuadamente, pero que el problema esté presente en la red a la que estamos intentando conectarnos. Esto especialmente podría ocurrir si intentamos acceder a un Wi-Fi y tiene algún problema de cobertura o estabilidad.

Por tanto, otro punto a tener en cuenta es comprobar que estamos conectados correctamente a la red. Así descartaremos este problema y en caso de que se deba a una mala cobertura, por ejemplo, podríamos intentar utilizar un repetidor Wi-Fi o cualquier dispositivo que ayude a mejorar la señal.

Realizar ping para comprobar la conexión

Una opción alternativa para comprobar que la conexión de Internet es adecuada y que estamos conectados correctamente es realizar un ping. Podemos, por ejemplo, hacer un ping a Google. Es un proceso sencillo y podremos ver fácilmente si tenemos una conexión adecuada y que funcione bien, para ver si es fallo de Internet o de nuestra VPN.

Para ello tenemos que ir una vez más a Inicio, abrimos el Símbolo del sistema y en esta ocasión ejecutamos el comando ping 8.8.8.8. Veremos si funciona la conexión adecuadamente.

Hacer un ping a Google

Optar por una VPN de pago

Muchas veces hemos hablado del peligro de utilizar VPN gratuitas. Pueden ser utilizadas para recopilar datos de los usuarios, comprometer la privacidad y, además, vamos a tener un peor servicio. Por ello siempre hemos recomendado utilizar una VPN fiable, de pago, que sea segura y además tenga un buen rendimiento.

En caso de que estemos conectados a una VPN gratuita y no tengamos acceso a Internet, podemos probar a utilizar una que sea de pago. De esta forma tendremos más seguridad para poder navegar con total normalidad por la red.

En definitiva, estos son algunos consejos que podemos tener en cuenta si estamos conectados a una VPN pero no tenemos Internet. Podemos llevar a cabo estas recomendaciones para lograr que la conexión funcione lo mejor posible. A veces surgen problemas, como hemos visto, pero tenemos muchas posibles soluciones a nuestra disposición.