Cómo evitar las molestas redirecciones automáticas en Google Chrome y Mozilla Firefox

Navegar por Internet es hoy en día un acto cotidiano que podemos realizar desde una gran variedad de dispositivos. Sin embargo no siempre va como nos gustaría. A veces pueden surgir problemas que ralenticen la conexión o que pongan en riesgo la seguridad de los equipos. Hoy vamos a explicar cómo evitar las redirecciones automáticas que son muy molestas. Vamos a explicar cómo hacerlo tanto en Google Chrome como en Mozilla Firefox, que son a día de hoy los navegadores más populares y utilizados.

Cómo evitar las redirecciones automáticas al navegar en Chrome o Firefox

Cuando navegamos con Google Chrome o Mozilla Firefox, a veces podemos toparnos con las temidas redirecciones automáticas. A veces nos preguntan si queremos redirigirnos y otras no. Puede incluso convertirse en un bucle y que afecte muy negativamente a la navegación. Podemos experimentar problemas, el navegador comienza a consumir muchos recursos y hasta llegar a bloquearse.

Son varios los motivos por los cuales se puede producir estas redirecciones automáticas. Por suerte siempre podemos hacer algo para evitarlo. De esta forma conseguiremos que Google Chrome y Mozilla Firefox no comiencen a funcionar mal y que lastre nuestra navegación. Vamos a ver las posibles causas y cómo podemos evitarlo.

Una de las formas por las que se presentan estas redirecciones automáticas es a través de ventanas emergentes que en ocasiones pueden suponer un problema de seguridad. Por suerte los navegadores modernos cuentan con opciones para limitar esto. Es el caso de Google Chrome y Mozilla Firefox, por ejemplo.

Para evitar esto podemos configurarlo. En el caso del navegador de Google hay que entrar en el menú (tres puntos en la parte de arriba) y hacer clic en Configuración. Posteriormente entramos en Opciones avanzadas y Privacidad y seguridad. Tenemos que activar la Navegación segura.

Activar navegación segura en Chrome

En Mozilla Firefox tenemos una opción similar. Vamos al menú y accedemos a Opciones. Una vez aquí entramos en Privacidad y seguridad. Vamos hacia abajo y marcamos la casilla de Bloquear ventanas emergentes, dentro de Permisos.

Bloquear ventanas en Firefox

Pero si hablamos de una causa muy frecuente de este tipo de redirecciones automáticas, es el malware. Las amenazas pueden llegar de formas muy diversas, pero sin duda el navegador es una fuente importante. Podemos experimentar problemas de este tipo si nuestro navegador tiene algún tipo de malware.

En este caso lo mejor es eliminar la amenaza, lógicamente. Para ello es importante contar con programas y herramientas de seguridad. Por un lado son importantes para evitar la entrada, pero por otra parte para permitir eliminar el problema. Existen extensiones de seguridad para Google Chrome y Firefox.

El adware es una de las amenazas más presentes en los navegadores. Conviene evitar que se infecten, ya que de lo contrario podríamos recibir redirecciones molestas constantemente.

En definitiva, tanto Google Chrome como Mozilla Firefox pueden no funcionar correctamente por culpa de las redirecciones automáticas indeseadas. Por suerte podemos evitarlas. Especialmente es importante mantener nuestro navegador limpio, como hemos mencionado. Es algo que hay que aplicar sin importar qué software estemos utilizando.