La tecnología Ethernet será sustituida por una inalámbrica en los centros de datos

Escrito por Adrián Crespo
Redes
0

Es conocido que la cantidad de cableado empleado en un centro de datos puede llegar a ser gigantesca. Esto puede llegar a dificultar en exceso la ampliación y la instalación de un centro de datos convirtiéndose en un proceso complicado.

Sin embargo, dentro de poco tiempo esto puede dar un giro radical y los cables Ethernet que actualmente se emplean pueden ser cosa del pasado.

Dos grupos de investigadores de IBM e Intel se encuentran en un proceso de desarrollo de un sistema inalámbrico basado en el estándar WiFi que sería únicamente utilizado en los equipos utilizados en los centros de datos, y que además tendría una gran capacidad de transferencia de datos.

Esta alta capacidad de transferencia supone que no sólo iguala a la actual capacidad de los cables Ethernet, sino que la supera. Utilizando la banda de frecuencia situada en los 60GHz, y realizando las transferencias dentro del centro de datos por medio de antenas repetidoras, consiguen que se mantenga una tasa de transferencia constante de 500 Gigabits por segundo. Hay que tener en cuenta que  los cables Ethernet actuales empleados en los centros de datos tienen una tasa de transferencia máxima de 40 Gigabits por segundo.

Adaptaciones en los switch y en la instalación

Será necesario la instalación de tarjetas inalámbricas en los rack que forman parte del centro de datos. También será necesario una reestructuración de la organización y colocación de los equipos informáticos. Las antenas de las tarjetas inalámbricas y los repetidores deberán  comunicarse de forma directa, es decir, no debe existir ningún tipo de objeto en la línea recta ficticia que unirían las antenas ya que la señal se perdería  y la conexión sería inestable.

Organización de antenas del centro de datos

Una gran densidad de antenas en tan poco espacio supone un problema, porque se producirían interferencias entre unas y otras. Por lo que los investigadores están tratando de aislar las antenas en “subredes”. Esto quiere decir que para evitar que unas antenas “molesten” a otras, estas solo podrán comunicarse con las antenas que se encuentren contiguas y cercanas, por lo que se deberá realizar un listado de antenas a las que una antena puede conectarse e intercambiar información.

Aún queda mucho por hacer

De momento se está tratando de montar un centro de datos sobre el cual poder realizar las investigaciones y poder valorar el rendimiento real del sistema. Parece que el principal problema sería conseguir una latencia lo suficientemente baja para realizar las comunicaciones entre los equipos. Además de eso, Intel que se trata de la principal precursora de la idea de chips que funcionen en 60Ghz aprovechará para desarrollar en mayor profundidad este sistema.

Sin embargo, esto nos muestra que los centros de datos sufrirán cambios a lo largo de estos próximos años en los que tal vez, podamos encontrarlos utilizando tecnologías híbridas.