Por qué debes proteger tu cámara web más que nunca

Por qué debes proteger tu cámara web más que nunca

Javier Jiménez

La seguridad es algo que debe estar siempre presente entre los usuarios. Son muchos los ataques que pueden comprometer nuestros equipos. Cuando hablamos de la privacidad, igual. Por ello siempre recomendamos mantener los sistemas seguros, utilizar herramientas que nos protejan y, lo más importante, el sentido común. En este artículo vamos a centrarnos en la cámara web. Vamos a explicar por qué ahora es más importante que nunca mantener la seguridad.

Mantener la seguridad en la cámara web es vital

La mayoría de ordenadores portátiles tienen una cámara web. También muchos equipos sobremesa. Ahora bien, hay que tener en cuenta que este dispositivo puede ser utilizado por los piratas informáticos para atacar. Hemos visto en muchas ocasiones ataques que utilizan la cámara web para espiar a la víctima.

Determinadas variedades de malware pueden configurar de forma maliciosa la cámara web de los equipos. Lógicamente esto pone en riesgo la privacidad y la seguridad. Ahora bien, los expertos advierten de que esto se está incrementando últimamente. Vivimos una época en la que el teletrabajo se está convirtiendo en el día a día de muchos usuarios. Muchos de ellos, además, hacen uso de la cámara web (ya sea integrada en el equipo o alguna que han agregado) para estar en contacto con compañeros de trabajo.

¿Qué ocurre? Los piratas informáticos generalmente ponen sus miras en aquello que alberga más usuario, aquello que es más popular y utilizado. Estamos ante un problema importante, ya que ahora las cámaras web están siendo atacadas más que antes. Por ello debemos extremar las precauciones.

Los ciberdelincuentes pueden acceder a aplicaciones como Skype o Zoom, por nombrar algunas populares, y de esta forma manipular la cámara web. Podrían obtener imágenes sin permiso y sin que la víctima llegue a saberlo. Pueden aprovecharse de posibles vulnerabilidades que haya en esas aplicaciones o en el propio dispositivo.

Una manera muy frecuente de atacar este tipo de dispositivos es a través de troyanos. De esta forma podrían controlar la cámara, acceder a archivos e información. También pueden hacer uso de la fuerza bruta para romper la seguridad de algunas cámaras web.

Evitar que nos espíen desde la cámara web

Cómo mejorar la seguridad de las cámaras web

Algo fundamental es utilizar siempre programas oficiales y seguros. Esto significa que vamos a tener que descargar Skype, Zoom o la herramienta que utilicemos desde fuentes que sean fiables. Hay que evitar sitios de terceros donde podríamos estar descargando software que ha sido modificado de forma maliciosa.

También debemos tener siempre las últimas versiones tanto de los programas que utilicemos como del propio sistema. A veces pueden surgir vulnerabilidades que son aprovechadas por los piratas informáticos para llevar a cabo sus ataques. Son los propios desarrolladores quienes lanzan parches y actualizaciones para corregir esos fallos y debemos instalarlos.

Las herramientas de seguridad son esenciales en estos casos. Un buen antivirus puede evitar la entrada de malware que ponga en riesgo nuestra seguridad.

Por otra parte, algo que muchos usuarios pasan por alto es la importancia de cambiar la configuración que viene de fábrica y la contraseña. Es vital utilizar claves que sean seguras, que contengan letras (mayúsculas y minúsculas), números y otros símbolos especiales.

Pero sin duda lo que no puede faltar es el sentido común. Muchos tipos de ataques van a requerir nuestra interacción. Por ejemplo descargar un archivo malicioso que nos llegue por correo electrónico o acceder a un link que es falso.

Os dejamos un artículo donde hablamos de cómo saber si una webcam ha sido hackeada.