Cuándo debes usar un repetidor o amplificador WiFi para mejorar la señal

Cuándo debes usar un repetidor o amplificador WiFi para mejorar la señal

Javier Jiménez

Tener una buena conexión de Internet es importante y para ello no siempre basta con utilizar el router, sino que debemos usar algunos aparatos extra. En este artículo vamos a explicar cuándo conviene especialmente utilizar un repetidor o amplificador Wi-Fi. Vamos a hablar de cómo puede mejorar la conexión inalámbrica y poder conectar más aparatos sin que aparezcan los molestos cortes o pérdida de velocidad.

Cuándo son útiles los repetidores inalámbricos

Un repetidor podemos decir que es un aparato que ayuda a potenciar la señal Wi-Fi hacia un lugar. Si tenemos problemas de velocidad, cortes o hay algún tipo de limitación para poder navegar de forma inalámbrica con otros aparatos, un amplificador de este tipo puede ser muy útil. Pero especialmente lo es en algunas circunstancias.

El router tiene poca potencia

Una de ellas es cuando tenemos un router con poca potencia. Hay diferencias que pueden ser notables entre un dispositivo y otro. Tal vez el aparato que tengas no disponga de antenas lo suficientemente potentes para llegar más lejos y no puedas conectarte desde determinadas zonas o funciona peor.

Esto mismo podría pasar si utilizamos un aparato limitado para conectarnos al router. La distancia puede ser excesiva y tendríamos problemas. Un repetidor Wi-Fi va a actuar como puente y podremos conectarnos sin tantos problemas y lograr que la conexión mejore notablemente.

Tienes zonas muertas

Las zonas muertas son otro problema importante para poder tener una buena conexión de Internet. ¿Qué significa esto? Es un lugar donde la conexión inalámbrica no llega. Por ejemplo una habitación donde la señal del router no llega, un espacio donde hay interferencias u obstáculos que impide que la red inalámbrica sea la correcta, etc.

Una vez más, los amplificadores o repetidores inalámbricos van a evitar esto. Van a salvar esa distancia y esa zona muerta dejará de serlo. Podrás conectar ordenadores, móviles, televisiones… Cualquier dispositivo que funcione por Wi-Fi y que tenga a este punto de acceso más cerca.

Necesitas conectar más aparatos en algún lugar

Algo similar ocurre cuando necesitamos conectar más aparatos en un lugar determinado. Por ejemplo puede ser una habitación. Tal vez allí la señal no llegue lo suficientemente fuerte y haya problemas para conectar muchos dispositivos. Un repetidor Wi-Fi puede ser útil, ya que va a recibir la señal del router y va a proyectarla con más fuerza en esa zona.

Podrás conectar más aparatos sin tantos problemas y tener siempre acceso a la red de forma inalámbrica desde todos esos dispositivos. Ahora bien, necesitas ubicar el repetidor en el lugar adecuado para que la señal vaya bien, sin que aparezcan cortes. Si tienes que llevar el Wi-Fi a otras zonas de la vivienda, es una opción.

Vas a conectarte desde muchos puntos

Pero también puede ocurrir que no vayas a concentrar la conexión en una zona, sino todo lo contrario. Tal vez vayas a conectarte desde múltiples habitaciones y eso haga que la señal no llegue bien a todas ellas y el router no pueda ofrecer una buena cobertura para navegar por la red sin que aparezcan fallos.

Vas a poder colocar un repetidor o incluso varios repetidores a lo largo de la vivienda y así potenciar la señal por todas estas zonas donde necesitarás tener acceso a Internet de forma inalámbrica.

En definitiva, como has podido ver hay diferentes circunstancias en las que puede ser más importante tener un repetidor o amplificador Wi-Fi. Esto te permitirá evitar fallos, reducir los cortes y lograr que la velocidad sea la adecuada en todo momento. Puedes ver los mejores sitios para colocar un repetidor Wi-Fi.

¡Sé el primero en comentar!