Cómo ver la dirección IP y MAC de cualquier dispositivo en red

Cómo ver la dirección IP y MAC de cualquier dispositivo en red

Javier Jiménez

Son muchos los dispositivos que pueden conectar a una red local. Entre ellos, por ejemplo, servidores NAS, impresoras, ordenadores, móviles… En ocasiones es necesario conocer cuál es la dirección IP o dirección MAC de un equipo en concreto. De esta manera, se puede llevar a cabo algunas configuraciones, mejoras de seguridad o incluso solucionar posibles problemas que puedan surgir. En este artículo puedes saber cómo ver la IP y MAC de un dispositivo conectado a la red desde Windows 10. Una serie de pasos sencillos que podemos llevar a cabo para obtener esta información.

Todos los dispositivos con los que se pueden encontrar cuentan con direcciones que los identifican de diferentes formas. Actualmente, son muchos los códigos con los que cuenta, pero hay dos que son fundamentales para que toda conexión pueda seguir cierta lógica. Se trata de los identificadores de hardware y lo que nos identifica cuando nos conectamos a Internet.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que estamos ante dos términos diferentes. Aunque a veces pueden llegar a confundirse, la IP y la dirección MAC son dos métodos diferentes de identificar los dispositivos que hay conectados a una red. Por ejemplo, podemos nombrar un ordenador o un móvil que tengamos conectados al router. En cualquier caso, ver la dirección IP o MAC no es tan complicado. Incluso, de un dispositivo Android o iOS.

 

Qué es la dirección IP

La dirección IP es una serie de números que va a identificar un equipo que está conectado a la red. Sirve para que el router o punto de acceso pueda aceptar la conexión y no haya conflictos entre los dispositivos conectados, ya que cada uno va a tener una dirección diferente. Por ejemplo, un ordenador puede tener la IP 192.168.1.25 y un móvil que tengamos conectado por Wi-Fi tiene 192.168.1.20, por poner dos casos concretos.

  

Para qué sirve

De forma resumida y muy simple, la dirección IP es una matrícula. Una matrícula que nos puede identificar cuando navegamos por Internet y que identifican a nuestro equipo. La dirección IP es un conjunto de cuatro bloques de números de hasta tres cifras en cada uno de ellos. Estos cuatro bloques de números están separados por un punto cada uno y los valores pueden ir desde el 0 hasta el 255. Su uso, como decimos, es el de identificar las partes conectadas a una red.

Ten en cuenta que esta dirección IP la puede asignar el router de forma automática o, por el contrario, se puede asignar manualmente. Esto se puede conseguir configurando el servidor DHCP en el aparato. Normalmente el proceso es automático y no tenemos que hacer nada. Además, esto último evitará que por error se asigne una IP que ya está usando otro equipo.

 

Tipos de dirección IP

Existen dos tipos de dirección IP: la pública y la privada. La pública es lo que podríamos llamar como la dirección de puertas afuera o de cara al público. Esta se le asigna a nuestro router desde el proveedor de servicios de internet. Se usa para poder acceder a la red y usa ciertos intervalos de asignación para que esta sea definida. Su cometido es identificar nuestro dispositivo en internet, y resulta imposible conectarse si no disponemos de una. En nuestras casas o una red doméstica típica, el router hará de intermediario entre nuestros equipos e internet, por lo cual se encarga de todas las conexiones que se realizan en nombre de todos nuestros dispositivos en red. Además, dentro de las direcciones IP públicas podemos encontrar dos tipos: direcciones IP estáticas o direcciones IP dinámicas:

  • Direcciones IP dinámicas: en resumen, estas IP son las que cambian de forma automática y lo hacen a lo largo del tiempo de manera constante. En este caso, los operadores compran una serie de direcciones y se las asignan a sus clientes. Pues, de manera periódica, los proveedores de Internet van cambiado dichas direcciones IP más antiguas para que las vayan usando otros clientes. Con esto buscan cumplir el objetivo de tener un movimiento regular de las direcciones, y así no hace falta que restablezcan la IP de un cliente cuando se cambia de vivienda, por ejemplo.
  • Direcciones IP estáticas: en este caso, al contrario que la anterior opción, estas siempre son las mismas. Y todo porque una vez que una red tiene una dirección IP en particular, se queda así. Estas se suelen encontrar en las redes de empresas o usuarios que buscan alojar su propio servidor. Y todo porque estas sirven para asegurarse de que los correos electrónicos vinculados cuenten, por ejemplo, con una IP constante.

Pero la IP no solo nos identifica en el conjunto de Internet. Más allá de la dirección IP pública está la IP Privada. ¿Qué es? En el caso de la privada permite a nuestro router dirigir el tráfico de forma correcta dentro de nuestra red. Básicamente, permite identificar cada dispositivo que tienes en tu casa conectado a una misma red y cada uno de ellos cuenta con un conjunto de números. A mayores, permite a los dispositivos que se encuentran en la misma red comunicarse entre ellos. Cuando se envían y reciben datos a través de una IP pública, el router pasa ese tráfico a los demás dispositivos empleando la IP privada. A este proceso se le denomina traducción de direcciones de red o NAT. Con el paso del tiempo, cada vez son más frecuentes las direcciones IPv6, dejando de utilizar IPv4. Estas se dividen en tres tipos, dependiendo del intervalo en que se sitúan. Puedes ser de Clase A, B o C.

 

Implementación de IPv6

Debido al agotamiento de direcciones IP disponibles, la nueva versión del protocolo de Internet se ha diseñado para reemplazar al actual IPv4. Mientras que IPv4 utiliza direcciones de 32 bits, lo que limita su capacidad a aproximadamente 4.3 mil millones de direccione únicas, IPv6 utiliza direcciones de 128 bits, lo que proporciona un espacio de direcciones virtualmente ilimitado, con aproximadamente 340 sextillones de direcciones posibles.

La necesidad de IPv6 surge principalmente por el crecimiento exponencial de dispositivos conectados a Internet. Con el consumo masivo de smartphones, dispositivos inteligentes y el crecimiento de la red en todo el mundo, IPv4 se ha quedado corto en términos de capacidad de direccionamiento. IPv6 llegará para solucionar este problema, proporcionando un número masivo de direcciones únicas, lo que es esencial para garantizar que cada dispositivo conectado a la red pueda tener su propia dirección IP sin agotar el número de direcciones posibles.

Además de la expansión de direcciones, IPv6 trae mejoras en la eficiencia y la seguridad de las comunicaciones. Incorpora características como la autoconfiguración de direcciones, simplificando la configuración de red para los dispositivos. Además, integra características de seguridad, como IPSec, de manera nativa, mejorando la privacidad y la autenticación en las comunicaciones.

Sabiendo esto es lógico pensar que la implementación de IPv6 es importante para garantizar la continuidad y el crecimiento de Internet. A medida que más regiones y operadoras adoptan el protocolo IPv6, se facilita la conectividad global sin restricciones de direcciones, asegurando que el crecimiento de la red pueda continuar de manera fluida. La transición a IPv6 es un proceso gradual, pero su uso es cada vez más necesario para garantizar una infraestructura de red más robusta y resistente al crecimiento exponencial y número de dispositivos conectados.

 

Qué es la dirección MAC

Ahora bien, otro término distinto es la dirección MAC. Es un indicador que viene con cada dispositivo. Hay que tener en cuenta que es una especie de carnet de identidad de ese equipo. Es único y no podremos modificarlo. Son tanto números como letras en un total de seis bloques de dos caracteres cada uno. Y se utiliza principalmente en dispositivos que siguen las especificaciones IEEE, como Bluetooth, Wi-Fi y Ethernet, aunque se puede extender a otras tecnologías.

La dirección MAC consta de 48 bits y este valor está integrado en la tarjeta de interfaz de red. Estos 48 bits se representan como un número hexadecimal de 12 dígitos o un número binario de seis bytes separados por dos puntos. Los primeros tres octetos o seis dígitos representan al fabricante. Se denominan Identificador único organizacional, mientras que los últimos tres octetos o seis dígitos representan el controlador de interfaz de red asignado por el fabricante.

Una dirección MAC de muestra es CC:46:D6:00:b3:81. Los primeros seis dígitos nos indican que se trata de un dispositivo Cisco, mientras que los últimos seis dígitos son el número de NIC. Tenga en cuenta que los dos puntos se reemplazan por un punto en los sistemas de Cisco.

Para qué sirve

La dirección MAC es un identificador de cada dispositivo, pero estas tienen funciones interesantes, las cuales pueden ser de mucha ayuda en redes donde se necesita un nivel de seguridad más estricto. Una de esas funciones, es el filtrado MAC. Esto evita que extraños se puedan conectar a una red, la cual está configurada para aceptar solo a las direcciones de los dispositivos establecidas previamente. Esto permite que, si la dirección IP cambia, no se pierda ese filtrado, ya que se realiza con la dirección MAC del dispositivo.

Con la dirección MAC, podemos permitir o bloquear el acceso a la red de determinados dispositivos. Por ejemplo, si no queremos que un equipo concreto no tenga ningún tipo de comunicación con el router, podemos realizar este bloqueo en la misma configuración del router, indicando que no acepte mensajes que provengan de la dirección MAC que le indicamos. Para ello existe una herramienta que se llama filtrado MAC.

Este filtrado se puede utilizar para llevar a cabo rastreos de usuarios en una red, y a su vez limitar el acceso del que estos pueden disponer. Son muchos los usos que se les puede dar a las direcciones MAC en este sentido, pero al igual que ayuda, puede ser un inconveniente si esta dirección es revelada públicamente.

Por otro lado, estas direcciones también se pueden emplear para cumplir el objetivo de asociar una dirección IP fija dentro de una red en particular. Y es que, aunque esta dirección no se puede modificar, lo cierto es que se dan diferentes mecanismos para que se pueda simular o camuflar dentro de los propios sistemas operativos.

 

Tipos

En las direcciones MAC podemos encontrar tres tipos, unidifusión, multidifusión y difusión. Por lo que es importante tener en cuenta los tipos que hay:

  • Unicast MAC address: Son direcciones que representan una tarjeta de red (NIC) o los puertos de la misma, los cuales van integrados. En este caso, la dirección física que incorpora, es la dirección MAC de unidifusión de la NIC.
  • Multicas MAC address: Se encarga de definir a grupos de dispositivos. Desde la IEEE, se ha reservado un Identificador Único Organizacional (OUI), que sería 01-00-5E, para las direcciones MAC de multidifusión. En cuanto a los 24 bits restantes, se establecen por la aplicación de red, o en su defecto, por el dispositivo que quiere enviar los datos en un grupo.
  • Broadcast MAC address: Se encarga de definir a todos los dispositivos en una red. La IEEE, reserva la dirección FFFF-FFFF-FFFF, como una dirección MAC de transmisión. Todo aquel dispositivo que quiera enviar datos a otros dispositivos en una red, puede dar uso de estas direcciones, como una MAC de destino…
 

Protocolo de resolución de direcciones (ARP)

En resumen, el Protocolo de resolución de direcciones, o ARP, es un protocolo de comunicación que conecta una dirección IP de un dispositivo a su dirección MAC. Por lo general, este protocolo envía una solicitud a todas las máquinas dentro de la LAN para verificar qué dispositivo usa una dirección IP. Cuando un dispositivo responde a esta solicitud, el ARP asigna su dirección MAC con la dirección IP en su tabla.

ARP funciona en las capas 2 y 3 del modelo OSI, ya que las direcciones MAC están presentes en la capa dos y las direcciones IP están en la capa tres, y la tabla ARP es el enlace crítico que conecta las dos direcciones, ya que convierte la dirección de 48 bits de MAC a la dirección IP de 32 bits.

 

Cómo ver la IP y MAC de un dispositivo en Windows

Windows 10 permite que los usuarios sepan cuál es la IP o dirección MAC de un dispositivo que tienen conectado. Esto lo podemos obtener de una manera sencilla y rápida, simplemente siguiendo los pasos que vamos a explicar.

Esto especialmente es necesario cuando disponemos de una impresora conectada a la red doméstica o incluso en una oficina cuando tenemos varias, así como con servidores NAS. Puede que sea necesario conocer cuál es la dirección IP estática para poder compartirla con otros dispositivos o en caso de que nuestro equipo haya dejado de detectarla.

Hay diferentes formas de poder ver datos relacionados con los dispositivos conectados a una red. Más allá de utilizar programas, podemos obtener la información sin necesidad de instalar nada, simplemente con las opciones que hay en el sistema operativo Windows, lo que proporciona el propio router o incluso algunos dispositivos, con opciones integradas.

 

Panel de control

Una de las primeras alternativas entre las que se puede elegir para conocer esta información desde tu PC Windows pasa por entrar al panel de control del sistema operativo. Una herramienta que viene integrada de base, la cual te puede servir para conocer diferentes datos del dispositivo o, como en este caso, para conocer cuál es la dirección IP y MAC.

Para ello, tenemos que ir a Inicio, vamos al Panel de control, Hardware y sonido y le damos a Dispositivos e impresoras. Una vez estemos aquí nos mostrará todos los dispositivos como impresoras o servidores NAS que hay conectados.

Saber la dirección IP y MAC en dispositivos

Cuando nos encontremos en la sección como vemos en la imagen de arriba, simplemente tenemos que seleccionar el dispositivo que nos interesa. Hacemos clic con el segundo botón del ratón, entramos en Propiedades y le damos a la pestaña de UPnP.

Ver la IP y MAC

Como podemos ver en la imagen, aquí nos aparece información relacionada con el dispositivo, como por ejemplo el nombre del fabricante, modelo, número de serie, si está o no conectado en ese momento… Y también veremos la dirección IP y la dirección MAC que corresponde con ese equipo.

 

Configuración de Windows

Hemos visto cómo podemos ver la IP y MAC de cualquier dispositivo de red conectado en Windows fácilmente desde el Panel de control. Ahora, hay otra vía a la que puedes recurrir y que apenas te llevará otros segundos. Y todo porque también vamos a poder obtener esta información mediante la Configuración de Windows.

  • Vamos a Inicio
  • Abrimos el apartado de «Configuración» de Windows
  • Desde aquí, entra en la sección «Dispositivos»
  • Toca sobre «Impresoras, y escáneres»
  • Elige la que te interesa
  • Toca sobre el botón «Administrar»

Allí nos aparecerán las diferentes opciones para encontrar información relacionada con ese dispositivo y podremos ver la dirección IP o MAC. Si quieres ver la dirección IP privada de la tarjeta de red Ethernet o WiFi, simplemente tienes que ir a la sección de «Configuración de Windows / Red e Internet» y pinchar sobre la conexión que estamos utilizando actualmente.

Propiedades de IP local en Windows 10

En este menú podremos ver el direccionamiento IP privado, los servidores DNS y también otra información como el fabricante de la tarjeta de red, la versión del controlador WiFi, la dirección MAC y otra información.

 

Este equipo

También se tiene disponible otra alternativa para ver la dirección IP o MAC de un dispositivo a través del Equipo. Hay que abrir cualquier carpeta y vamos a Este equipo. Allí nos aparecerán todas las unidades que se tienen conectadas, incluyendo las ubicaciones de red, donde te aparecerán los servidores NAS que tengas, por ejemplo.

Simplemente tendrás que seleccionar el dispositivo que te interesa, haces clic con el segundo botón del ratón y entras en Propiedades. Una vez allí se te abrirá una nueva ventana donde te mostrará información relacionada con ese equipo. Dentro de esta ventana, ya podrás ver la dirección IP que corresponde, así como también la dirección MAC.

 

Botones físicos de la impresora y otros dispositivos

Hay dispositivos como las impresoras que cuentan con un botón físico que nos muestra información relacionada con ese equipo y la red, como la dirección IP o MAC. No suele ser lo más habitual y no lo necesitas si sigues los pasos anteriores pero estos aparatos suelen tener una pequeña pantalla LCD donde nos muestra los datos correspondientes. No tendremos más que ir al panel de información y seleccionar la opción correcta.

Esta opción no está disponible en todas las impresoras, pero sí en la mayoría de las modernas. Suele venir información como “Dirección de red”, “TCP/IP” o “Estado del Wi-Fi”. Allí encontraremos estos datos disponibles.

 

Ver la IP y MAC desde el router

A través del router también vamos a poder obtener información de los dispositivos conectados, como la dirección IP y MAC. Esto es algo que podemos obtener de cualquier equipo que tengamos, sin importar si es una impresora IP, servidor NAS, televisión…

Para obtener esta información tendremos que acceder al aparato. Es necesario conocer cuál es la puerta de enlace predeterminada, aunque en la mayoría de casos suele ser 192.168.1.1. Tenemos que ponerla en el navegador y acceder a través de las credenciales correspondientes.

En caso de no conocer cuál es la puerta de enlace predeterminada, podemos ir a Inicio, abrimos el Símbolo del sistema, ejecutamos ipconfig y allí nos mostrará una serie de datos entre los que se encuentra. Y es que no cabe duda de que otra de las vías más rápidas para encontrar la dirección MAC en Windows pasa por usar esta herramienta que ya viene integrada en el sistema operativo de Microsoft.

Saber puerta de enlace predeterminada

Una vez dentro dependerá del modelo de router que tenemos. Generalmente es necesario entrar en Opciones avanzadas, ir a Información del dispositivo y DHCP. Allí nos aparecerán todos los equipos conectados a ese router y al lado de cada uno nos mostrará la dirección IP y MAC.

Hay que tener en cuenta que cada vez tenemos más dispositivos conectados a la red. Son muchos los equipos como impresoras, servidores NAS, televisiones… En muchas ocasiones, como hemos indicado, es necesario obtener algunos datos como la dirección IP o la dirección MAC y poder llevar a cabo configuraciones y mejoras necesarias. Lo que se conoce como el Internet de las Cosas, que son todos los dispositivos de nuestro hogar que están conectados a Internet, están cada vez más presentes y eso también hace que debamos llevar a cabo algunas acciones para mantener el buen funcionamiento en todo momento.

 

Comprobar desde el smartphone

Por más que creas que desde tu móvil de manera nativa no tienes esta alternativa, lo cierto es que tanto los teléfonos con Android como con iOS, ofrecen esta posibilidad desde los ajustes. De esta manera no vas a tener que instalar una aplicación de terceros. Ya que desde el smartphone puedes ver la dirección IP o dirección MAC del mismo tanto si tienes un terminal con el sistema operativo de Apple o de Google.

Y es que, no solamente se puede comprobar cuál es la dirección MAC a través de un PC con Windows, lo cierto es que se puede ver también a través de tu propio dispositivo Android o iOS:

 

En Android

No necesariamente tenemos que consultar desde Windows la dirección IP o la dirección MAC, en Android también podemos ver ambas direcciones del dispositivo de una manera sencilla. Eso sí, debes tener en cuenta que los pasos pueden variar ligeramente según la versión exacta que tengas del sistema operativo o la capa de personalización que estés usando según la marca. Aunque puede variar el proceso ligeramente, generalmente suele ser muy parecido y los pasos serán prácticamente los mismos. Podrás ver estos datos y apuntarlos en caso de que los necesites para llevar a cabo alguna configuración.

  • Abre el menú de ajustes o de configuración de tu teléfono móvil Android.
  • Busca el apartado de redes o conexiones o de Internet.
  • Ve al apartado de redes WiFi.
  • Toca sobre la red en la que estás conectado en ese momento.

Ten en cuenta que, en función de la capa de personalización de tu móvil, los apartados pueden tener otro nombre. Y es que, cada fabricante puede añadir una capa en particular, como Samsung con One UI, Xiaomi con MIUI… En cualquier caso, tienes que acceder a las redes WiFi para conocer esta información.

Una vez aquí puede que tengas que tocar en «avanzado» o simplemente que hagas scroll hasta el final de la pantalla donde te aparecerá la información de la red: tipo de red, dirección MAC, dirección IP, puerta de enlace… En función de los datos que necesites de la conexión inalámbrica, esta vía nativa será más que suficiente. Si necesitas más, entonces será necesario instalar apps específicas en el móvil.

Cómo averiguar la dirección IP en Android

 

En iOS

Los iPhone son más sencillos. Y es que todos tienen el mismo sistema operativo. Por más que existan varias versiones de este sistema, este proceso no ha variado con el tiempo. Por lo que si usas iOS el proceso es similar y también podemos comprobarlo fácilmente desde los ajustes del teléfono. Los pasos son muy sencillos:

  • Abre el menú de ajustes del iPhone.
  • Toca en la sección «WiFi».
  • Ve a la red que estás utilizando.
  • Pincha sobre ella.
  • Busca el icono «i» de información.
  • Toca sobre dicho icono.
  • Se desplegarán los datos de esa conexión.

ver IP y MAC iphone

Una vez que hayamos llegado a esta pantalla veremos cuál es la dirección IP y la MAC de ese dispositivo en concreto, así como otros datos que pueden ser útiles. Como, por ejemplo, te aparece también la dirección del router o la máscara de subred. Por lo tanto, no es necesario descargar ningún tipo de aplicación de terceros en iOS. Sin embargo, si necesitas más datos de la red inalámbrica a la que estás conectado desde el teléfono, lo cierto es que sí tendrás que recurrir a apps especializadas.

 

Desde aplicaciones específicas

Aunque podemos verlo desde los ajustes del teléfono, ya sea Android o iPhone, otro truco que podemos seguir es el de utilizar una aplicación específica capaz de darnos todas las direcciones IP de aparatos o dispositivos conectados en esa misma red a la que estás tú.

No obstante, hay que tener en cuenta, como siempre, que si tienes la posibilidad de conocer esta información sin instalar nada, lo recomendable es usar la opción nativa de tu smartphone. De esta manera no sobrecargarás tu smartphone de aplicaciones que únicamente vas a utilizar una vez.

En cambio, si quieres tener más información de tu red WiFi de casa por cualquier razón, este tipo de aplicaciones vienen muy bien para tener acceso a más datos de la conexión. Por ejemplo, una opción muy básica para principiantes es hacerlo a través de la aplicación gratuita Fing. Fing puede descargarse en iOS y Android y la app nos permite tener un control de todos los aparatos conectados a la red.

Esta aplicación en particular nos ayuda a saber si hay algo fuera de lo normal o si nos están robando el WiFi pero también nos permite saber las direcciones IP de todos los dispositivos. Y es fácil de usar, además de que es gratis:

Simplemente debes instalar la app en el móvil una vez que la hayas descargado. Automáticamente detectará la red en la que está conectado el smartphone y buscará los dispositivos que hay. Te mostrará la dirección IP privada de todos ellos: de tu aspiradora, tu impresora, tu altavoz inteligente… Por lo que es otra alternativa que puedes tener presente si quieres conocer esta información de tu móvil.

fing

Sin embargo, no es la única alternativa que está disponible en las tiendas de Google Play o App Store. Puedes encontrar otras opciones igual de útiles. Pero, lo bueno de esta app en concreto es su interfaz sencilla, ya que facilita mucho conocer cada uno de los datos que te pueden interesar conocer de tu red WiFi de casa.

 

Consultar desde un sistema Linux

Al igual que en los sistemas operativos anteriores que hemos visto, en Linux y sus diferentes versiones también vas a poder ver cuál es la dirección IP y la MAC. Vamos a tener varias opciones, como ocurría en el caso de Windows. Una de ellas es simplemente ir a la Terminal de Linux y ejecutar el comando ipconfig. Esto nos mostrará una serie de datos, entre los que se encuentra la IP y MAC de ese dispositivo en concreto.

También puedes ir al apartado de Conexión, en la barra de tareas. Tienes que pinchar en Configuración Ahí aparecerá información de la conexión y dentro podremos ver todos estos datos. De esta forma, podrás saber en todo momento cuál es la dirección si tienes un equipo con Linux.

Ver la IP y MAC en Linux

 

Utilidad de las direcciones IP y MAC

Más allá de las funcionalidades que tiene cada una de estas direcciones, hay otras características que se pueden configurar alrededor de estas. Por lo cual es muy importante conocer cuáles son en cada equipo. Tanto con las direcciones IP como con las direcciones MAC, podemos establecer ciertos parámetros que nos pueden servidor a nivel de seguridad y de funcionalidades.

 

Configuraciones

Con las direcciones IP podemos llevar a cabo muchas configuraciones diferentes, y con todo tipo de dispositivos. La más común de todas, es establecer direcciones fijas. Esto nos permite a su vez, crear otras reglas en los routers a beneficio de la conexión con ese equipo. Esto a nivel de redes locales nos da muchas oportunidades de expansión, o de añadir nuevos equipos. A la vez que tenemos todos los dispositivos bajo control. También es de gran ayuda en el sector empresarial, sobre todo si son redes medianas o pequeñas. Cuando se trata de redes muy grandes, lo más normal es asignar las direcciones de forma automática, pero en redes pequeñas se pueden asignar direcciones IP fijas. En el mundo de los videojuegos también es algo que se utiliza mucho, ya que muchos softwares requieren una buena calidad de conexión. Y para ello suele ser necesario asignar direcciones IP, y sobre estas aplicar alguna que otra configuración.

Por el lado de las MAC, lo más notable es a nivel de seguridad. Esto nos permite crear reglar para que los dispositivos puedan o no conectarse. La forma de hacer es diferente entre ellas. En una podemos establecer solo las direcciones MAC que se van a poder conectar a la red, y en la otra podemos insertar las direcciones los dispositivos que no se van a poder conectar a la red. Es muy utilizado en redes domésticas, sobre todo cuando sabes tienes controlado el número de equipos que se van a poder conectar a la red. En este caso, es una muy buena opción de seguridad. Alejando nuestra red de las conexiones que puedan llegar a ser peligrosas.

 

Control de direcciones

Controlar los dispositivos mediante las direcciones MAC, es una práctica muy habitual dentro de las organizaciones que cuentan con muchos equipos. Esto permite disponer de un inventario mucho más detallado, y, por lo tanto, controlado. Pero no queda ahí el sistema, sino que permite implementar algunas soluciones que ayudan mucho a nivel organizativo y aumenta la seguridad de toda la infraestructura que se puede tener montada. Podemos fijarnos en varios puntos fundamentales.

  • Listas de control de acceso: Con las direcciones MAC es posible crear listas de control de acceso para permitir o denegar conexiones. Esto puede ser en una red, que es lo más habitual y especialmente útil para entornos empresariales donde se debe tener un control muy estricto de los accesos a los recursos.
  • Segmentación de la red: Cuando se asigna direcciones MAC a los dispositivos, podemos hacer segmentos específicos de las redes. Pero para que esta división sea eficiente, se debe limitar la comunicación entre diferentes dispositivos en todas las partes de la red. Por lo cual puede prevenir que alguna amenaza llegue a propagarse.
  • Autenticación de dispositivos: Las MAC son identificadores que pueden ayudar a la hora de conocer un equipo dentro de la red. Esto está ligado a un tipo de hardware, lo cual nos puede arrojar mucha información del equipo que tiene esa dirección. Con este sistema se pueden generar accesos, más allá de los usuarios y contraseñas que se utilicen por parte de los usuarios. O incluso adaptar los accesos a recursos en comparación con el hardware que se está utilizando, si es un caso donde esto es algo de vital importancia.
  • Gestión de red: Así como las direcciones IP, las MAC también nos pueden ayudar en algunos aspectos como el ancho de banda o la monitorización de la red. Cuando asociamos estas direcciones con algunas políticas que miden diferentes parámetros, podemos hacer que la red funcione de una forma mucho más eficiente y segura. Lo cual puede mejorar la experiencia de usuario de una forma considerable.

En definitiva, siguiendo estos pasos que hemos mencionado podemos averiguar cuál es la dirección MAC o dirección IP de un equipo determinado que tenemos conectado a nuestra red local. Muy útil para obtener esta información de una impresora o de un servidor NAS y poder configurarlo correctamente si fuera necesario.

1 Comentario