Cuáles son los principales ataques por Wi-Fi

Las redes inalámbricas están muy presentes en nuestro día a día. Cada vez tenemos más dispositivos que nos permiten navegar por Internet sin necesidad de utilizar cables. Esto es muy útil, pero también hay que tener en cuenta los riesgos. Especialmente al navegar en una red Wi-Fi pública son muchos ataques los que podemos sufrir y poner en riesgo nuestra privacidad. De ello vamos a hablar en este artículo. También daremos consejos para saber dónde es más común que haya redes inseguras y, lo más importante, como navegar con total seguridad.

Amenazas comunes en redes Wi-Fi inseguras

Como decimos, cuando nos conectamos a una red Wi-Fi podemos sufrir muchos tipos de ataques que de una u otra forma puedan comprometer nuestra seguridad y privacidad. Por ello debemos estar preparados para hacer frente a estos problemas, aunque lo principal es saber a qué nos enfrentamos. Vamos a ver cuáles son los ataques más comunes si navegamos por una red Wi-Fi pública e insegura.

Ataques Man-in-The-Middle

Los ataques Man-in-The-Middle están muy asociados a las conexiones inalámbricas inseguras. Es sin duda uno de esas amenazas que debemos tener en cuenta si vamos a conectarnos a un Wi-Fi público que no controlemos y donde pueda haber piratas informáticos.

¿En qué consiste un ataque Man-in-The-Middle? Básicamente podemos decir que se trata de un intermediario, el atacante en este caso, que se encuentra entre la red a la que nos conectamos y nuestro dispositivo. De esta forma podría robar todos los datos que viajan de nuestro equipo a la red. Una forma de recopilar información personal.

Qué son los ataques Man in the Middle

Robo de datos

La propia red podría robar los datos que enviamos. En muchas ocasiones nos encontramos con un Wi-Fi público que nos pide cierta información para poder acceder. Por ejemplo nuestro correo electrónico, nombre y apellidos, dirección postal, número de teléfono…

Esos datos podrían ser utilizados de forma maliciosa, podrían incluirnos en listas de Spam o incluso servir para enviar ataques Phishing personalizados. A fin de cuentas nuestra información personal tiene un gran valor en la red y podrían usarla para lucrarse. Por tanto, el robo de datos es otro de los problemas más comunes.

Secuestro de DNS

No podemos olvidarnos del secuestro de DNS. Con este tipo de ataque los piratas informáticos pueden modificar las direcciones web que visitamos. Pongamos que queremos entrar en un sitio web, como sería por ejemplo redeszone.net, pero al poner eso en el navegador nos redirigen a otra página controlada por el atacante.

Con esto consiguen desviar a los usuarios, a las víctimas en definitiva, a sitios web inseguros, que pueden contener todo tipo de amenazas que pongan en riesgo nuestros sistemas y afecten a la privacidad.

Colar malware

El malware es otro de los problemas que podemos sufrir al entrar en un Wi-Fi gratuito. Podrían crear un portal para que tengamos que acceder y posteriormente entrar en la web, pero además pedirnos que descarguemos un archivo que supuestamente serviría para entrar en Internet.

De esta forma podrían colar software malicioso en nuestros sistemas. Es una alternativa al secuestro de DNS, que también podrían usar para infectar nuestros equipos con toda clase de malware.

Dónde están las redes Wi-Fi peligrosas

Hemos visto de qué manera podrían atacarnos a través de una red Wi-Fi pública e insegura. Ahora vamos a explicar en qué lugares es más común encontrarnos con este tipo de problemas. Así sabremos identificarlos y poder tomar medidas de prevención.

Aeropuertos y estaciones

Los aeropuertos o estaciones de tren sin duda son lugares muy habituales donde los piratas informáticos pueden desplegar sus redes maliciosas. Son lugares donde hay mucho tránsito de personas y además donde podemos permanecer mucho tiempo esperando un avión o un tren.

Esto hace que busquemos una red Wi-Fi para evitar consumir datos móviles o conectar el ordenador. Esto lo tienen en cuenta los ciberdelincuentes y pueden instalar un Wi-Fi que simule ser legítimo pero que en realidad es una estafa. Incluso podrían atacar una red que sí es fiable.

Centros comerciales

Algo similar ocurre con los centros comerciales. Son espacios con un gran flujo de personas. Muchos usuarios que constantemente entran y salen, realizan compras, buscan información de un producto, etc. Es un lugar muy común para encontrarnos redes Wi-Fi creadas solo para atacar.

Lugares públicos como bibliotecas

También hay que tener en cuenta que podemos encontrarnos este tipo de amenazas en bibliotecas, universidades y otros lugares públicos. Normalmente estos espacios tienen una red Wi-Fi para que nos conectemos. Esto puede ser aprovechado por un atacante para crear su propia red y llevar a cabo ataques.

Establecimientos y restaurantes

Muchas tiendas y restaurantes también son utilizados para crear redes Wi-Fi falsas. Pero aquí hay que hacer mención a un término: las redes Wi-Fi gemelas. Consiste básicamente en que un atacante crea un Wi-Fi con el mismo nombre del establecimiento. Esto podría despistar a los clientes y acceder pensando que se trata de una red legítima. Sin embargo sus datos podrían estar en peligro.

Cómo protegernos al navegar en un Wi-Fi público

Como vemos, hay diferentes lugares donde podemos encontrarnos con este tipo de redes Wi-Fi inseguras. ¿Qué podemos hacer para estar protegidos? Vamos a dar una serie de consejos interesantes que podemos poner en práctica de una manera sencilla.

Utilizar una VPN

Algo básico que podemos tener en cuenta para navegar en un Wi-Fi público con seguridad es utilizar una VPN. Es un servicio que podemos usar en nuestro móvil u ordenador y se encarga de cifrar la conexión. Así nuestros datos viajarán protegidos y no tendremos ningún tipo de problema. Es una opción muy a tener en cuenta.

Evitar iniciar sesión o pagar

También debemos evitar realizar cualquier compra, poner datos de tarjetas o incluso iniciar sesión en determinados servicios sensibles, como sería la cuenta bancaria o cuenta de correo. Hemos visto que los ataques Man-in-The-Middle son un problema muy común en las redes públicas y debemos evitar correr más riesgos de los necesarios.

Tener el equipo siempre protegido

Por supuesto no pueden faltar programas de seguridad. Son muchas las opciones que podemos tener en cuenta. Hay muchas herramientas que nos protegen de una u otra forma. Esto nos ayuda a mantener siempre nuestros sistemas seguros, detectar variedades de malware y reducir el impacto que pueda haber en caso de algún ataque cibernético.

Mantener el sistema actualizado

Otra cuestión más es la de mantener el sistema correctamente actualizado. En muchas ocasiones surgen vulnerabilidades que podrían ser utilizadas por los piratas informáticos en estas redes Wi-Fi públicas. Gracias a los parches que podemos instalar tendremos nuestros equipos correctamente protegidos.

En definitiva, las redes Wi-Fi públicas son un problema importante si no tomamos medidas de precaución. Hemos dado algunos consejos esenciales que podemos poner en práctica y evitar así riesgos innecesarios.