No aparece mi red Wi-Fi pero sí el resto: cómo solucionarlo

No aparece mi red Wi-Fi pero sí el resto: cómo solucionarlo

Javier Jiménez

A la hora de navegar por Internet podemos conectarnos tanto por cable como por Wi-Fi. En los últimos años esta última opción ha ganado una mayor importancia. Tenemos más dispositivos compatibles y eso hace que debamos contar siempre con una buena red, que ofrezca buena cobertura, velocidad y estabilidad. Ahora bien, esto también hace que surjan problemas en muchas ocasiones. Vamos a hablar de por qué no aparece la red Wi-Fi de nuestra vivienda y sí el resto, además de dar consejos para poder solucionarlo.

La red Wi-Fi del router no aparece

Muchos usuarios se han encontrado alguna vez con el problema de que, al realizar una búsqueda de redes inalámbricas, el router de su Wi-Fi no aparece. También podría ocurrir en la oficina o lugar de trabajo. Esto puede deberse a diferentes motivos y generalmente se soluciona de una manera sencilla. Es frustrante intentar conectarnos a la red, ya sea desde un ordenador o cualquier otro dispositivo, ver que ese Wi-Fi al que intentamos acceder no aparece. Sabemos cuál es el nombre, es nuestro propio router, pero de repente deja de estar disponible y no podemos conectarnos.

Esto puede ocurrir en determinadas ocasiones tanto por fallos a nivel de hardware como también por una mala configuración o fallo de software. Debemos corregirlo lo antes posible para poder navegar con normalidad y no tener problemas en nuestros equipos. Normalmente el problema suele estar relacionado con algún error en el router. Por ejemplo un fallo físico, que se haya saturado por recibir muchas solicitudes, que se haya quedado pillado o que incluso estés conectado a la banda incorrecta.

También podría deberse a algún fallo relacionado con la tarjeta de red. Por ejemplo tener los drivers desactualizados, que haya algún problema físico o que esté desconectada por algún motivo. Eso va a hacer que no aparezcan correctamente las redes inalámbricas que supuestamente tenemos a nuestro alrededor y deberían salir.

Pero incluso puede deberse a algún problema de seguridad, como que haya intrusos en la red. Eso podría modificar algún parámetro del Wi-Fi y hacer que no funcione bien. Es, por tanto, otro punto que vas a tener que revisar para determinar por qué no aparecen redes inalámbricas cuando haces una búsqueda.

Qué hacer para solucionarlo

Vamos a explicar algunas soluciones que puedes llevar a cabo en función de cuál puede ser el motivo por el que no aparece la red. Vas a ver opciones si crees que el fallo puede deberse a un problema con el router, intrusos en la red, si crees que la señal no llega o incluso si crees que puede haber algún fallo con la tarjeta de red. En todos estos casos vas a poder llevar a cabo algunos pasos sencillos.

Problema con el router

Sin duda una de las causas principales es que haya algún problema con el router. Estamos hablando de que la red ha dejado de aparecer por algún motivo, pero sin embargo sí podemos ver el Wi-Fi del vecino o cualquier otro que esté cerca. Por tanto, un primer paso es asegurarnos de que no hay ningún problema físico con el router.

Lógicamente lo primero será comprobar que está encendido correctamente, que por ejemplo no se ha apagado por haberse desconectado de una regleta o similar. Pero más allá de este primer paso básico, debemos probar a reiniciar por completo el router. Para ello no basta con apagarlo y volver a encenderlo; tenemos que mantenerlo apagado al menos durante 30 segundos y posteriormente volver a encenderlo para que el reinicio sea correcto.

Si estás utilizando la banda de 5GHz, debes conocer que tenemos unos canales especiales llamados canales DFS (Dynamic Frecuency Selection) que también son usados por radares y otros dispositivos. Cuando tenemos un router configurado con los canales DFS, el firmware está programado para que tenga que estar revisando si hay radares ocupando estos canales durante los 10 primeros minutos de forma exclusiva, y sin que el router pueda emitir WiFi en este espacio de tiempo. A partir de los 10 minutos, la red WiFi de 5GHz estará disponible, pero el router internamente seguirá monitorizando de forma pasiva si hay algún radar emitiendo, en caso de detectar un radar, automáticamente cambiará de canal a otro DFS o a otros canales que no sean los DFS.

Debemos recordar que los canales DFS van desde el canal 52 hasta el 64 y a partir del canal número 100, por lo tanto, si tu router está emitiendo en estos canales, este es el comportando estándar de todos ellos. Algunos modelos cuentan con una tecnología llamada Zero-Wait DFS, que básicamente lo que hacen es emitir directamente sin necesidad de esperar 10 minutos, pero comprobando previamente que no hay ningún radar emitiendo. Actualmente hay pocos modelos de router que disponen de esta característica.

Por supuesto, tanto las bandas de 2.4GHz como la nueva banda de 6GHz con el Wi-Fi 6E, no dispone de canales DFS, por lo que deberíamos ver sus redes inalámbricas WiFi sin necesidad de esperar nada, simplemente al arranque del propio router.

Intrusos en la red

¿Podríamos tener intrusos en la red? Esta puede ser otra de las razones por las cuales no aparece nuestro Wi-Fi al buscar. Puede que un atacante haya tenido acceso a la red y la haya ocultado. Esto evitaría que aparezca para cualquiera que intente buscar. También podrían haber cambiado el nombre de la red y la contraseña. Esto podría hacer que no encontremos la red tal y como era antes, aunque sí esté operativa para el atacante.

Para evitar este problema debemos proteger siempre el router y la red inalámbrica. Debemos utilizar contraseñas que sean fuertes, que cuenten con todo tipo de símbolos y por supuesto un cifrado seguro. Además, el dispositivo debe estar actualizado correctamente para corregir vulnerabilidades que pueda haber.

Esto es algo que deberías revisar de vez en cuando para saber que todo está correctamente y que el dispositivo funciona bien. Así lograrás un  buen rendimiento de la conexión, pero también problemas que puedan comprometer tu privacidad. Es una pieza clave para las conexiones domésticas y siempre debe estar protegido.

Habilitar la transmisión del SSID para nuestro Wi-Fi

Tenemos que tener en cuenta que para que tanto nosotros como el resto de personas que necesitan utilizar nuestra red Wi-Fi puedan verla disponible y puedan conectarse sin muchos problemas, deben tener primero la capacidad de poder encontrarla en sus diferentes dispositivos. La transmisión del Service Set Identifier o SSID debe encontrarse habilitada para que todos puedan observar al realizar la búsqueda de conexiones disponibles.

Si la transmisión del SSID se encuentra deshabilitada, no será visible para ningún dispositivo y solo será accesible configurándose de manera manual y poniendo uno a uno los detalles de la conexión en cada uno de los dispositivos, por lo que no resulta nada práctico.

En muchas ocasiones, el SSID es desactivado, especialmente, por motivos de seguridad, y al hacerlo lo que propicia es que se oculte la red Wi-Fi y al mismo tiempo el nombre de la misma.

Para habilitar la transmisión del SSID simplemente tendremos que seguir unos sencillos pasos y tendremos todo listo en pocos segundos. Para empezar, lo que debemos hacer es entrar en la página de administración de nuestro router, normalmente suele ser introduciendo la dirección 192.168.1.1 en nuestro navegador mientras estamos conectados a la red.

Una vez allí, nos solicitará las credenciales de administrador, si no las sabes de memoria, seguramente puedes encontrarlas en una pegatina debajo de tu router, ya que es donde suele estar casi siempre.

Cuando hayas ingresado las credenciales, debes ir al apartado de la configuración de la conexión inalámbrica, y allí junto al nombre de nuestra conexión o debajo del mismo, debemos tener una casilla llamada Habilitar difusión de SSID, debemos marcarla y posteriormente debemos guardar este cambio de configuración.

Luego de esto, lo más probable es que haga falta reiniciar tanto el router como el equipo, y tras el reinicio, probaremos nuevamente si ahora aparece correctamente la red y podemos conectarnos a ella sin problemas.

Estamos fuera de rango del Wi-Fi

Otro punto básico por el cual podríamos tener problemas para ver el Wi-Fi de nuestro router es que nos encontremos muy lejos. Puede que estemos en otra habitación y aparezcan redes de vecinos que se encuentren más cerca o tengan una mayor potencia, pero en cambio nuestra propia red no salga. En este caso deberíamos verificar que este es el problema al acercarnos más al aparato. Si vemos que se trata de este error, podríamos probar a utilizar dispositivos con los que mejorar la cobertura. Por ejemplo podemos usar repetidores Wi-Fi, sistemas Mesh o dispositivos PLC.

Este error es muy habitual en la banda de 5GHz y en la nueva banda de 6GHz, en ambas bandas disponemos de menos cobertura real que en la popular banda de 2.4GHz, por el simple hecho de tener una mayor frecuencia. Con un mismo router, siempre vamos a conseguir una mayor cobertura con la banda de 2.4GHz que con la de 5GHz, además, si nos fijamos en el listado de redes WiFi de nuestros vecinos, podemos darnos cuenta que localizamos muchas redes WiFi en 2.4GHz pero no tantas en 5GHz, esto es porque la señal se atenúa mucho más rápidamente.

Por tanto, otra solución para el problema, más allá de usar algún dispositivo que mejore la red inalámbrica, es conectarte a la banda de los 2,4 GHz si ves que la cobertura llega muy limitada. De esta forma lograrás tener mayor conectividad y no surgirán los molestos problemas con la inestabilidad que tiene la banda de los 5 GHz cuando nos alejamos.

La lista no se ha actualizado correctamente

Tal vez la lista de redes no se haya actualizado bien. Es otro error básico que podría aparecer e impedir que veamos nuestro Wi-Fi. Hacemos clic en el icono de la red inalámbrica en Windows o el sistema operativo que utilicemos y vemos que aparecen muchas redes pero no la nuestra. Sin embargo el problema en realidad es a nivel de sistema, que simplemente no se ha actualizado bien.

Lo que podemos hacer en este caso es desactivar momentáneamente el Wi-Fi y volver a activarlo. Esto lo podemos hacer en el ordenador o móvil, ya que es algo que podría ocurrir en ambos casos. Es un proceso rápido y sencillo, pero que en muchas ocasiones puede ayudarnos a solventar pequeños fallos como este que comentamos.

Igualmente, un proceso muy útil que puedes llevar a cabo es reiniciar los dispositivos. Ya sea el móvil o el ordenador, lo que vas a hacer es reiniciarlos y ver si de esta forma vuelve a funcionar correctamente la lista donde aparecen las redes inalámbricas y no sale este problema.

Problema con la tarjeta de red

También podría ocurrir que se trate de un problema puntual de la tarjeta de red. Es posible que por algún fallo no muestre todas las redes. Podría tratarse de que está desactualizado el firmware y hay algún conflicto después de haber instalado una nueva versión del sistema o que incluso el dispositivo no esté bien configurado.

En este caso lo que haremos es asegurarnos de que tenemos la tarjeta de red correctamente actualizada. En Windows tenemos que ir a Inicio, entramos en Administrador de dispositivos, Adaptadores de red y allí seleccionamos la tarjeta que nos interesa. Hacemos clic con el segundo botón del ratón y le damos a Actualizar controlador.

Actualizar drivers de la tarjeta de red

Otro paso que podemos dar, en caso de que veamos que se trata de un fallo de la tarjeta y su configuración, es restablecer la red. Volvemos a ir a Inicio, entramos en Configuración, vamos a Red e Internet y allí seleccionamos Restablecimiento de red.

Restablecer la red

Tipo de cifrado no compatible

Una causa más por la que podría no aparecer la red Wi-Fi pero sí otras que tenemos cercanas es que el tipo de cifrado que utiliza no sea compatible con nuestro dispositivo. Esto ocurriría si estamos usando un aparato antiguo, que no sea compatible con los cifrados inalámbricos más modernos.

En este caso la red no nos aparecería ya que no la detecta y no podremos conectarnos. Tendremos que asegurarnos de tener el dispositivo correctamente actualizado, pero lo más normal es que en este caso no nos quede más remedio que alterar el tipo de cifrado que utiliza nuestra red, algo que no sería recomendable. Estos cifrados se van quedando obsoletos según se detectan vulnerabilidades o se desarrollan nuevos protocolos más seguros.  Actualmente podemos encontrar varios de estos, pero no todos están en uso, y solo algunos son recomendables.

  • WEP: Este cifrado no está en uso actualmente debido a que no es seguro, por lo cual se ha quedado obsoleto. Este puede ser de 64 y 128 bits, siendo esta última la más segura. En todo caso, hoy en día, ambas son muy inseguras. Incluso estando obsoleto, es posible que nos lo encontremos en routers o dispositivos antiguos, los cuales no son compatibles con los más actuales.
  • WPA: Se trata del cifrado que surgió tras WEP, y en un principio llegó como una actualización a este último, de forma que buscaban evitar los problemas que ocasiona. En este también se han ido encontrando muchas vulnerabilidades, las cuales afectan al cifrado Wi-Fi. Dentro de este, nos podemos encontrar dos versiones. La primera es WPA TKIP, la cual es muy insegura y ya está obsoleta, y WPA AES, que es un poco más moderna pero de nuevo estamos ante un cifrado que no es seguro. Actualmente se desaconseja su uso.
  • WPA2-PSK (TKIP): De nuevo estamos ante un cifrado el cual ya no es seguro actualmente. Incluso utilizando un estándar más actual que WPA2, está combinado con un cifrado obsoleto, siendo inseguro y antiguo.
  • WPA2-PSK (AES): Es uno de los más utilizados actualmente, a diferencia de TKIP, AES es más seguro y por lo tanto, fiable. Este cifrado es una de las mejores opciones si no disponemos de WPA3, ya que se trata de un cifrado muy fuerte, y es el más habitual en estos momentos.
  • WPA3: Nos encontramos ante uno de los más recientes y fiables. Llega para sustituir a WPA2, ya que este sufrió algunos problemas recientemente. Da uso de un cifrado de 128 bits, y comparte las claves entre dispositivos de forma diferente, lo que le da un mayor nivel de seguridad. Su gran problema, es que al tratarse de una tecnología tan nueva, la implementación no se ha llevado a cabo en muchos dispositivos, por lo cual puede ser complicado de encontrar.

En definitiva, estas son algunas causas que podrían provocar que la red Wi-Fi no aparezca pero sí salgan otras muchas. Hemos explicado qué podemos hacer para evitar quedarnos sin red y no poder navegar correctamente por Internet. Puedes tener en cuenta estas recomendaciones que hemos explicado para llevar a cabo según cuál pueda ser el motivo del error.

¡Sé el primero en comentar!