Evita que tu operadora te rastree en Internet y mejora la privacidad

Evita que tu operadora te rastree en Internet y mejora la privacidad

Javier Jiménez

La privacidad es uno de los factores más importantes para los usuarios en Internet. Hoy en día los datos e información personal tienen un gran valor en la red. Muchas empresas buscan la manera de recopilarlos. Por suerte también tenemos métodos para prevenir ser víctimas de este tipo de problemas y poder mejorar nuestra privacidad. En ocasiones incluso nuestra propia operadora puede tener interés en recopilar datos y venderlos a terceros. En este artículo vamos a explicar qué podemos hacer para evitar ser rastreados por nuestra operadora. Una serie de consejos interesantes.

 

El gran valor de los datos e información en la red

Hoy en día es una realidad que nuestros datos e información tienen un gran valor en Internet. Muchas empresas de marketing pueden utilizarlos para enviar publicidad orientada, por ejemplo. Pueden rastrearnos a la hora de navegar por Internet, utilizar plataformas y servicios en nuestro día a día. En este caso hay compañías que no solo nos rastrean e indexan el contenido que buscamos, si no que pueden acceder a las ubicaciones de nuestros dispositivos, gracias a algunas aplicaciones móviles propias y de terceros.

Estas siempre nos van a decir que sus métodos son transparentes con respecto a algunos datos, incluso estos realmente pueden mejorar la vida de las personas. Incluso es posible detectar enfermedades con esta recolección de datos, debido a que se pueden ver las búsquedas realizadas en un periodo de tiempo y en una ubicación concreta.

Hay que tener en cuenta que no importa si utilizamos dispositivos móviles o equipos de escritorio, ya que en ambos casos nuestros datos pueden estar comprometidos. Existen también aplicaciones que pueden estar desarrolladas con fines para recopilar información.

Muchas empresas, aplicaciones o servicios que utilicemos en la red pueden comercializar con nuestros datos. Hemos visto casos de grandes plataformas como Facebook que ha vendido esa información a terceros. Una manera de lucrarse a costa de sus usuarios.

Sin embargo puede ocurrir que incluso nuestra propia operadora nos rastree. Tienen la capacidad de saber en qué páginas navegamos, que servicios o plataformas utilizamos y, llegado el momento, vender esa información. Vamos a explicar qué podemos hacer para evitar que nuestra operadora nos rastree y ganar privacidad en este sentido.

Privacidad para navegar en la red

 

El valor de nuestros datos en la Dark Web

Se estima que los datos de una sola persona en la Dark Web, pueden rondar los 1000 euros. Esto nos puede parecer muy caro, pero lo cierto es que una vez dispone de la información, pueden saber quienes somos, donde vivimos o cual es nuestro trabajo, en cuestión de segundos. Esa cifra es sólo una estimación, pues el valor es incalculable, pero debemos ser conscientes de ello.

Los ciberexpertos, el número de identidad de una persona, puede rondar los 100 euros, y por datos como el número de la cuenta bancaria, otro tanto. La fuga de estos datos, puede poner en peligro la economía personal y la integridad de cada uno.

Un dato relativamente tranquilizador, es que la gran mayoría de los ataques, tienen que ver con algún descuido del usuario, como por ejemplo, por phishing. En estos casos, lo más extendido es el recibir correos electrónicos falsos, simulando una entidad bancaria, donde nos indican que debemos revisar alguna información debido a algún problema. Una vez tratamos de entrar, simplemente estaremos enviando los datos de acceso a otro usuario.

Debemos poner en valor toda nuestra privacidad en la red, y la facilidad con la que entregamos nuestros datos, siempre siendo conscientes de donde accedemos, y si se trata de una página o aplicación fiable y oficial.

 

Cómo evitar que nuestra operadora nos rastree en Internet

Si nos preguntamos qué puede recopilar una operadora, hay que tener en cuenta que el abanico de posibilidades es grande. Podría tener información sobre la fecha y hora a la que utilizamos Internet, la ubicación que tenemos, los sitios web que visitamos o lo que descargamos.

Esto es algo que puede ocurrir frecuentemente. Nuestras operadoras pueden recopilar datos de navegación de los usuarios. Pueden, llegado el momento, vender esa información a terceros para lucrarse. Vamos a ver qué podemos hacer para evitar ser rastreados y ganar privacidad.

 

Usar un servicio VPN

Una de las mejores formas que tenemos para evitar ser rastreados por nuestra operadora es utilizar un servicio VPN. Como sabemos existen opciones tanto gratuitas como de pago, pero son las primeras las más fiables y que realmente pueden ayudar a ser anónimos en la red. El objetivo no es otro que cifrar nuestras conexiones y evitar que puedan rastrearnos.

El uso de un servicio VPN evitará que nuestra operadora tenga la capacidad de recopilar los datos que mencionábamos antes, como saber dónde estamos, por dónde navegamos, etc. Además, podríamos navegar por determinados sitios que nuestra operadora podría bloquear en ese país.

Hay que tener en cuenta que este tipo de programas los podemos instalar tanto en dispositivos móviles como en equipos de escritorio. Cada vez tenemos más aparatos conectados a la red y esto hace que debamos mantenerlos siempre protegidos, sin cometer ningún tipo de error y evitar el acceso indeseado, más allá de que nuestros datos de navegación puedan verse filtrados y la operadora sepa por dónde navegamos.

 

Servicios proxy

En ocasiones pueden confundirse con los servicios VPN. Hay que tener en cuenta que no son lo mismo, pero sí podrían utilizarse para un mismo fin. Gracias a usar servicios proxy también podemos ganar privacidad en la red y evitar que puedan rastrearnos.

Es, en definitiva, otra forma de evitar que nuestra operadora pueda rastrear todo tipo de datos a la hora de navegar. Eso sí, hay que tener en cuenta que no dispone de todas las capas de seguridad que sí podríamos tener con una VPN. Es una opción algo más básica pero que podría servir.

 

Prueba otro navegador

Sin duda una de las formas más frecuentes de rastrearnos por Internet hoy en día es a través de nuestro navegador. Allí se recopilan datos muy variados de las páginas que visitamos, por dónde nos movemos, qué servicios utilizamos… A fin de cuentas es la herramienta principal de nuestro día a día en la red. Hay muchas opciones para todo tipo de sistemas operativos y dispositivos.

La mayoría de usuarios utilizan navegadores como Google Chrome o Mozilla Firefox. Sin embargo hay muchos más disponibles de manera gratuita. Según qué navegador utilicemos también vamos a tener mayor privacidad y seguridad al navegar. Un consejo más para evitar que nuestra operadora nos rastree es utilizar navegadores como TOR, que están basados en la privacidad.

TOR funciona como si navegáramos a través de un túnel. Nuestra conexión va a estar totalmente filtrada y va a ser anónima. No vamos a mostrar nuestra dirección IP real, por lo que los sitios de terceros no van a saber dónde nos encontramos. Es una opción interesante para preservar siempre la privacidad cuando visitemos una web o iniciemos sesión en cualquier servicio. Funciona un poco como los casos anteriores que mencionábamos de una VPN o proxy.

 

Cualquier dispositivo puede ser rastreado

Lo mencionamos anteriormente. Cualquier equipo puede ser rastreado por nuestra operadora. Esto significa que podrían saber si utilizamos una televisión para navegar y qué contenido vemos.

Por tanto esto significa que debemos proteger nuestra privacidad en todos los aspectos. Una buena idea podría ser utilizar una VPN que cubra toda nuestra red, más allá de simplemente proteger el uso de nuestro ordenador o móvil.

En definitiva, estos son algunos de los principales pasos para evitar que nuestra operadora nos rastree a la hora de navegar por la red. Así podremos mejorar nuestra privacidad en Internet. Es un factor muy importante y que debemos cuidar en todo momento. No debemos cometer errores que puedan comprometer nuestros datos, pero también hay que tener en cuenta que incluso la operadora de la red desde la que navegamos podría recopilar datos personales y podemos evitarlo si seguimos algunos pasos como hemos indicado.

 

Cómo funciona y para qué sirve un web Crawler

Web Crawler es el nombre que reciben los rastreadores web, también conocidos como arañas. Básicamente su misión consiste en rastrear constantemente Internet, indexar los nuevos sitios creados, los artículos publicados y, en definitiva, todo el contenido que podemos ver a través de los buscadores.

Gracias a estos rastreadores que indexan todo este contenido, simplemente con realizar una búsqueda en Google podemos encontrar resultados relacionados. Podemos resolver dudas, encontrar información para solucionar un problema, buscar información que nos interesa… Son uno de esos elementos imprescindibles de los que hablábamos y que van a ayudar para que podamos navegar correctamente por la red.

Por tanto, Crawler o rastreador es un bot, un conjunto de miles de ellos, que constantemente están analizando Internet, indexando los sitios, las páginas que corresponden a cada web, la información que contienen, las diferentes secciones… Todo ello lo vinculan con las búsquedas que el usuario final va a realizar en servicios como Google, Bing y cualquier otro similar.

 

Los rastreadores controlan millones de páginas

Pero si pensamos en la inmensidad de Internet, podemos decir que los rastreadores van a controlar miles, cientos de miles, de sitios web de todo tipo. Si realizamos una búsqueda común en Google, son millones de páginas las que pueden tener esos términos. Sería imposible a nivel humano rastrear todo y llegar a la que realmente se adapta mejor a lo que buscamos.

Por ello, un web Crawler lo que hace es seleccionar el mejor contenido de todo lo que ha indexado y que más se adapta a lo que hemos buscado. Estos bots van a estar rastreando permanentemente la web para detectar cualquier mínimo cambio y poder crear una lista, una gran base de datos, para en un momento dado mostrar los mejores resultados.

Esto hace que podamos afirmar que los rastreadores web son fundamentales hoy en día. El Internet tal y como lo conocemos no sería posible sin los buscadores. Tenderíamos siempre a visitar los mismos sitios que conocemos de memoria y donde, con suerte, encontremos la información que estamos buscando. En cambio, gracias a estos bots, simplemente con buscar una frase o un término en Google podemos llegar a muchos sitios que nos ayuden a solucionar un tema determinado.

Rastreadores online

 

Gran valor para los webmasters

No hay dudas de que los web Crawler tienen un gran valor para los responsables de las páginas web. A fin de cuentas, cuando alguien decide crear un sitio web va a tener como objetivo que reciba visitas, que tenga un público y llegue a cuantos más usuarios mejor.

Gracias a estos rastreadores, esa página web va a estar disponible para los usuarios que lleguen a ella a través de los buscadores. De lo contrario sería como tener una tienda en un sótano sin puerta y sin cartel, y pretender que lleguen clientes.

Es un hecho que tienen un papel fundamental en nuestro día a día a la hora de navegar por Internet. Al menos la manera en la que utilizamos la red actualmente se vería muy afectada si no existieran los rastreadores web.

 

Sitios ocultos a los web Crawler

Ahora bien, ¿todo el contenido de Internet está indexado por los web Crawler? La respuesta es que no. De hecho hay muchos sitios web y contenido en la red a los que nunca podremos acceder directamente desde los buscadores. Esto puede ocurrir por diferentes causas como vamos a explicar.

 

El responsable de una web no quiere que aparezca

Uno de los motivos por los que un sitio web puede estar oculto a los web Crawler es porque la persona que hay detrás de esa página no quiere que aparezca su sitio en los buscadores. Esto es algo que puede ocurrir en determinadas ocasiones. Si no han sido rastreados, lógicamente no aparecerá cuando realizamos una búsqueda.

¿Por qué puede ocurrir esto? Tal vez dentro de un sitio web haya determinados apartados o páginas que no quieren que se indexen. Simplemente es información que está ahí, a la cual pueden acceder los visitantes directamente desde enlaces dentro de la web, pero no está publicado en los buscadores.

 

El sitio aún no ha sido indexado

También puede ocurrir que una página web sea muy reciente y todavía no haya sido rastreada. Todavía no han llegado los web Crawler y por tanto no la han agregado a su lista para que aparezca en los buscadores de Internet y que esté disponible a los usuarios.

Los rastreadores están analizando constantemente las páginas que hay en la red. Sin embargo no en todos los casos lo hacen al mismo tiempo, ni con la misma celeridad. Los sitios más recientes, los que tienen aún menos peso en Internet, pueden tardar incluso semanas hasta que indexan el contenido. Esto hace que esté oculto a los buscadores durante ese periodo de tiempo.

Seguridad HTTPS

 

Páginas en la Deep Web

Otro tipo de sitios web ocultos a los buscadores son los que se encuentran en la Deep Web. Es así como se conoce a toda la parte oculta de la red, la que precisamente no está disponible para los buscadores. No hay que confundirlo con la Dark Web, ya que son términos diferentes.

Para acceder al contenido de la Deep Web es necesario utilizar determinados navegadores como Tor. No podemos encontrar a los sitios .onion, que son los que se relacionan con la Deep y Dark Web, simplemente accediendo a través de Chrome, Firefox o cualquier navegador convencional. Tampoco encontraremos esos sitios web buscando en Google.

Por tanto, como hemos visto los web Crawler son muy importantes para el buen funcionamiento de Internet. Son esenciales para rastrear e indexar los sitios web que hay en la red. Sin ellos no podríamos utilizar buscadores como Google para llegar al contenido que queremos encontrar. Son vitales en este sentido, aunque hemos visto también que en determinadas circunstancias las páginas pueden estar ocultas y no aparecer en los buscadores.

¡Sé el primero en comentar!