Qué mirar al elegir un servidor NAS

Qué mirar al elegir un servidor NAS

Javier Jiménez

Un servidor NAS es un equipo muy utilizado en empresas y también a nivel doméstico. Se conecta a la red y puede actuar como almacenamiento, ya que podemos incluir discos duros. Los hay de diferentes tipos, precios, tamaños… Vamos a ver cómo debe ser un NAS y qué factores importantes debemos tener en cuenta para adquirir el que más se adapte a lo que buscamos.

Cómo elegir el mejor servidor NAS

A la hora de comprar cualquier dispositivo debemos observar bien las especificaciones con las que cuenta. Podemos encontrar grandes diferencias y eso se traduce en tener una mayor usabilidad y ganar en garantías. Vamos a ver cuáles son los principales factores a tener en cuenta al comprar un servidor NAS

Número de bahías

Un punto muy importante a la hora de elegir un servidor NAS es el número máximo de bahías con el que cuenta. Cada bahía es el hueco en el que podemos colocar un disco duro y tener así mayor o menor capacidad para.

Hay NAS que disponen desde solo dos bahías hasta incluso más de 10. Debemos tener en cuenta lo que vamos a necesitar realmente y comprar un aparato que cumpla con lo esperado y no quedarnos cortos si en un futuro vamos a necesitarlo. Aquí habrá diferencias entre si somos un usuario doméstico y no vamos a necesitar mucho, o en cambio somos una empresa u organización y vamos a requerir de mucho más espacio.

Capacidad de almacenamiento máximo

Por supuesto la capacidad de almacenamiento máxima es fundamental. No todas las bahías van a admitir discos duros del mismo tamaño y capacidad. Eso debemos tenerlo en cuenta siempre. Por ejemplo si la bahía admite discos de hasta 2 TB no podremos ponerle uno de 8.

Esto va un poco siguiendo el guion de lo que comentábamos anteriormente. Podemos necesitar más o menos espacio en función del tipo de usuario que seamos, de si es una gran empresa, etc. En caso de que tengamos que almacenar mucho podríamos necesitar contar con un NAS muy superior.

Memoria RAM

La memoria RAM va a aportar velocidad al transferir datos. Es un aspecto que debemos tener en cuenta si nos interesa disponer de un servidor NAS potente, de garantías y pensando en el uso que le podamos dar en un futuro. El hardware, la capacidad de nuestro dispositivo, va a ser fundamental para tener un rendimiento óptimo y evitar problemas.

No es lo mismo un NAS al que se vaya a conectar una única persona y que podría valernos con tener 1 o 2 GB de RAM, que otro que vayamos a instalar en una empresa u organización donde se van a conectar 6 o 7 personas y tendríamos que optar por algo superior, como serían 4 u 8 GB.

Nueva serie del NAS de QNAP

Procesador

Es otra parte importante de cualquier dispositivo y lo es de un servidor NAS. El procesador también va a ser esencial para lograr un mejor rendimiento y que todos los procesos que realicemos se lleven a cabo con la mayor celeridad posible y sin tener problemas. Es otra de las piezas imprescindibles en cualquier equipo informático y debemos asegurarnos de que cumple con lo que esperamos para que nuestro servidor funcione adecuadamente y sea capaz de responder a las solicitudes que enviamos.

Conectividad

La conectividad puede ser algo diferencial entre un servidor NAS y otro. Algunos cuentan con puertos USB 3.0, por lo que nos aporta más velocidad a la hora de transferir archivos desde otro dispositivo y también poder conectar equipos adicionales. Esto nos permitirá enviar y recibir una mayor cantidad de archivos al mismo tiempo, evitando así que tengamos que perder mucho tiempo.

Respecto a la posibilidad de tener puerto Ethernet, es otro punto que debe estar presente. Si cuenta con varios puertos, mejor. Además, es importante que sean Gigabit. Así lograremos enviar y recibir hasta 1 Gbps y no estar limitado a Fast Ethernet, que sería máximo 100 Mbps y podría lastrar nuestro trabajo. Algunos modelos también incluyen puertos HDMI, muy útil para conectarlo a la televisión o monitor. Cada vez son más los usuarios que utilizan este tipo de equipos para reproducir en Streaming y tener su propia nube privada.

Consumo de energía

En general podemos decir que el consumo de energía irá muy ligado a la capacidad que tenga ese NAS. No es lo mismo uno sencillo, con pocas bahías y pocos discos conectados, que otro mucho más complejo, donde tenemos una gran cantidad de discos duros conectados.

No obstante, también es un factor a mirar a la hora de comprar un servidor NAS. A fin de cuentas va a ser un equipo que va a estar mucho tiempo encendido. Es interesante observar cuánto va a consumir y si un modelo es mejor para ahorrar energía. Debemos ver este asunto antes de decir comprar uno u otro.

Sistema operativo

Según el modelo podremos tener un tipo de sistema operativo u otro. En general no vamos a encontrar grandes diferencias, pero sí podemos tener algunos que cuenten con más programas y software que podamos agregar y obtener así una mayor funcionalidad. Tener más opciones para gestionar nuestros archivos, evitar fallos o incluso mejorar el rendimiento, es muy interesante. Aquí, el SO puede ser un factor diferencial.

También según el tipo de sistema operativo encontraremos más facilidad para instalar actualizaciones y poder mejorar el rendimiento del aparato. Es importante siempre tener las últimas versiones, ya que a veces surgen vulnerabilidades que pueden ser aprovechadas por los piratas informáticos para llevar a cabo sus ataques.

Tamaño y forma

No todos los NAS son iguales en cuanto a especificaciones, como hemos visto. Pero tampoco lo son si tenemos en cuenta únicamente su aspecto físico. Por tanto, el tamaño y la forma pueden ser determinantes también según nuestras intenciones con el aparato.

Por ejemplo podemos optar por un NAS en forma de cubo, horizontal o rack. Según si vamos a usarlo en una empresa, para uso doméstico o el tamaño del que vayamos a disponer. Debemos elegir por tanto cuál se adapta más a lo que buscamos.

En definitiva, estos son algunos puntos importantes a tener en cuenta al comprar un NAS. Así elegiremos la mejor opción, la que se adapta más a lo que realmente necesitamos.