¿Vas a comprar un NAS para casa? Este es el hardware que debe tener

Muchos usuarios se deciden a comprar un servidor NAS para un uso doméstico, gracias a que este tipo de dispositivos nos brindan una gran versatilidad permitiéndonos crear nuestra propia nube privada con decenas de servicios. Gracias a la popularización de la virtualización de contenedores como Docker, podremos tener en nuestro NAS doméstico una gran cantidad de servicios funcionando. Antes de comprar un servidor NAS, debemos fijarnos muy bien en el hardware que lleva, porque dependiendo del hardware podremos realizar unas tareas u otras. ¿Quieres conocer cuáles son los requisitos mínimos para que tu NAS doméstico funcione perfectamente?

Hardware mínimo que debe tener tu NAS doméstico

A la hora de comprar un servidor NAS doméstico es muy importante que te fijes en su hardware, dependiendo de este hardware podrás tener unas características u otras en el sistema operativo, además, también deberás asegurarte de que su procesador soporta características tan importantes como aceleración de cifrado por hardware e incluso la transcodificación por hardware, entre otras funcionalidades. A continuación, os vamos a indicar todos los aspectos que debes tener en cuenta al elegir tu NAS.

Número de bahías para discos duros

En lo primero que debes fijarte al comprar un servidor NAS es en el número de bahías para alojar discos duros o SSD en su interior. Dependiendo del número de bahías y la configuración RAID que vayas a configurar, tendrás una mayor o una menor capacidad de almacenamiento, por tanto, es muy importante que antes de fijarte en otros aspectos, elijas servidores NAS que tengan el número de bahías que tú necesitas.

Bahías para discos del NAS QNAP TS-253D en detalle

En nuestra opinión, creemos que un NAS doméstico debería tener como mínimo dos bahías para alojar discos duros en su interior, estas dos bahías nos permitirán configurar un JBOD de dos discos, pero también nos permitirá tener un RAID 0 o un RAID 1. Si lo configuras en modo RAID 1, tendrás redundancia de datos en ambos discos, por lo que, si uno de los discos duros se rompe, seguirás manteniendo a salvo la información contenida en ellos. Además, si quieres tener el mejor rendimiento posible en lectura y escritura, configurar un RAID 0 es una muy buena opción, aunque sacrifiques la seguridad de la información interna si uno de los discos se rompe.

¿Debe tener aceleración SSD Caché o no es necesario?

Esta característica está muy relacionada con el número de bahías para discos duros. Actualmente los sistemas operativos de los servidores NAS permiten utilizar como caché SSD a cualquier unidad SSD que introducimos en un servidor NAS. Si nuestro servidor NAS dispone de dos bahías para discos y usamos una bahía para instalar un SSD y usarlo como caché SSD, entonces solamente nos quedará una bahía adicional para el almacenamiento.

Existen servidores NAS de ámbito doméstico con 2 bahías para discos duros, que incorporan ranuras M.2 para instalar unidades SSD y no perder bahías de almacenamiento. De esta forma, tendremos las dos bahías para discos para el almacenamiento, y dos ranuras M.2 para la instalación de unidades SSD y acelerar el rendimiento de lectura y escritura de los discos.

El procesador debe soportar esto

El procesador es muy importante en un servidor NAS, para un uso doméstico es necesario que el procesador sea como mínimo Dual-Core, además, sería recomendable que su puntuación Passmark sea de 1.000 puntos o superior, con el objetivo de tener un muy buen rendimiento y que no tengamos problemas con tareas «pesadas». Nuestra recomendación es que estas dos características sean como mínimo, si tu presupuesto te lo permite sería muy bueno que tuviera una puntuación de unos 2.000 en Passmark, ya sea Dual-Core o Quad-Core, si es esto último mejor si vas a usar virtualización ligera con Docker.

Dos características que el procesador debería soportar son las siguientes:

  • Aceleración de cifrado por hardware: esta característica permite acelerar el rendimiento en lectura y escritura cuando usamos volúmenes cifrados o protocolos como FTPES, el cual utiliza el algoritmo de cifrado simétrico AES. Que el procesador cuente con esta característica es muy importante si vas a cifrar el disco o volumen, y si vas a usar protocolos seguros que usen AES, como el FTPES y SFTP e incluso las VPN con OpenVPN. En el caso de que esto no sea importante para ti, puedes prescindir de comprar un NAS con un procesador que no lo soporte.
  • Transcodificación de vídeo por hardware: si utilizas programas como Plex Media Server para ver las películas y haces uso de transcodificación por hardware, es fundamental que el procesador lo soporte para que te proporcione la mejor experiencia de usuario posible. En caso de que no soporte esta característica, la CPU se pondrá al 100% cuando realice la transcodificación, y sufrirás parones en la imagen de vídeo. En el caso de que no vayas a usar tu NAS para reproducir contenido multimedia, entonces no necesitas esta funcionalidad.

Una vez que ya hemos visto la importancia del procesador y las dos características fundamentales que debe tener, vamos a explicar si necesitamos una gran cantidad de RAM o no es necesario.

Memoria RAM

La memoria RAM está directamente relacionada con el uso que vayamos a hacer del servidor NAS. Si vas a hacer un uso básico de compartir archivos y copias de seguridad, con 2GB de memoria RAM suele ser suficiente para realizar estas tareas, sin embargo, si vas a usar programas que consumen más memoria RAM como Plex Media Server, e incluso si vas a utilizar virtualización ligera con contenedores Docker, entonces tener un servidor NAS con 4GB de memoria RAM se te hará totalmente necesario.

Si quieres tener la máxima versatilidad posible sin irte a servidores NAS demasiado caros, una memoria RAM de entre 4-8GB de capacidad es idónea para la gran mayoría de usos domésticos, excepto virtualización completa de sistemas operativos, donde sí necesitaremos una RAM de 16GB o superior. En el caso de que vayas a configurar muchos servicios e incluso usar Docker, con 4GB de memoria RAM hemos visto que es suficiente (aunque un poco justo) para este tipo de uso.

En los NAS de QNAP se está poniendo de moda la posibilidad de instalar QTS y QuTS hero, este último sistema operativo utiliza el sistema de archivos ZFS, el cual necesita memoria RAM de tipo ECC, este tipo de RAM es claramente más cara que la «normal» non-ECC, por tanto, deberás tenerlo muy en cuenta si vas a comprar un NAS doméstico y quieres que utilice QuTS hero.

Conectividad a la red

La conectividad a la red es uno de los aspectos más importantes si queremos transferir mucha información, generalmente cualquier servidor NAS actual aunque sea de gama baja incorpora conectividad Gigabit Ethernet, ya sea un puerto Gigabit Ethernet o dos puertos Gigabit Ethernet. En un entorno doméstico con la velocidad Gigabit Ethernet es suficiente, pero debido a las altas velocidades de Internet e incluso al lanzamiento reciente de las conexiones de fibra óptica hasta el hogar de 10G, es posible que este puerto a 1Gbps se te quede corto.

Actualmente hay servidores NAS domésticos con puertos 2.5G Multigigabit, una velocidad que nos permitirá no tener un cuello de botella en la red cableada, sin embargo, para aprovechar estas velocidades los switches o el router también deben soportar esta velocidad, si no tenemos otros equipos que soporten estas velocidades no podremos aprovecharlo al máximo. Sin lugar a dudas, si quieres un NAS que esté preparado para el presente y también para el futuro, que disponga de un puerto 2.5G Multigigabit es algo muy importante. En el caso de que no tengas un router o un switch Multigigabit, el NAS sincronizará a una velocidad de 1Gbps, pero en cuanto compres un nuevo switch o router con este tipo de puertos, podrás aprovechar todo su potencial.

Tal y como habéis visto, si queréis comprar un servidor NAS doméstico deberíamos prestar especial atención a su hardware, dependiendo de nuestras necesidades y uso que le vayamos a dar al servidor NAS, tendremos que comprar uno con más o menos bahías, con más o menos potencia de procesador, o con más o menos memoria RAM.

No debemos olvidar que podemos elegir un NAS y posteriormente instalar sistemas operativos orientados a NAS como TrueNAS Core, XigmaNAS o UnRaid, pero también podemos elegir un NAS comercial de marcas como QNAP, Synology o ASUSTOR entre otros, que ya vienen con el sistema operativo instalado y listo para empezar a funcionar. Para un ámbito doméstico donde no tengamos demasiados conocimientos de servidores NAS, esta última opción es la recomendable para no tener problemas a la hora de configurarlo todo.

¡Sé el primero en comentar!