Por qué no conectarte en Navidad a un Wi-Fi público

Escrito por Javier Jiménez

La Navidad es época de muchas cosas. Reencuentros familiares, con amigos, cenas… También lo es para viajar, para volver a casa desde los lugares donde vivimos por trabajo o estudio. Mucha gente, por tanto, pasa muchas horas fuera de su hogar, en restaurantes, bares, casas de familiares o amigos. Vivimos en una época donde siempre queremos estar conectados. Es por ello que buscamos redes Wi-Fi en otros lugares. Esto no siempre es bueno. En este artículo vamos a hablar de por qué no debes conectarte a un Wi-Fi público en Navidad. Bueno, al menos mencionar que hay que tener cuidado.

Cuidado con el Wi-Fi público

Como sabemos, en muchas ocasiones una red pública no es tan segura como quisiéramos. De hecho, muchos ciberdelincuentes aprovechan estas redes para introducir malware a los usuarios.

En Navidad, época en la que pasamos mucho tiempo en restaurantes, bares y otros lugares fuera de casa, solemos conectarnos al Wi-Fi público. Esto es una buena idea para ahorrar datos. ¿Quién no ha estado en una comida y le ha enseñado un vídeo de Internet a un amigo? Al final con esto ahorramos, especialmente los usuarios que no tengan una amplia tarifa de datos.

Sin embargo el problema llega de la inseguridad de este Wi-Fi público. No podemos saber, en muchos casos, qué hay detrás. Tenemos que tener cuidado en muchas ocasiones. Especialmente ocurre en grandes centros comerciales, donde hay mucha presencia de personas. Es aquí donde los ciberdelincuentes aprovechan para crear una red falsa. La utilizan como cebo y se aprovechan se la circunstancia.

Por ello debemos de tener en cuenta varias cosas básicas, pero importantes. La primera es tener cuidado con qué red nos conectamos. Las típicas “Free Wi-Fi” suelen ser sinónimo de anzuelo. Hay que saber elegir, a ser posible, redes con el nombre del establecimiento y con contraseña.

Estas redes, teóricamente, van a ser más seguras que aquellas libres y a las que pueden acceder con mayor facilidad los hackers.

También, y esto es importante, tenemos que tener cuidado sobre qué vamos a hacer una vez conectados. Aquí hay que hacer especial hincapié en las aplicaciones que usemos. Hay que tener cuidado a la hora de poner contraseñas. Por ejemplo utilizar aplicaciones bancarias en estos casos no es lo más adecuado.

El caso de Starbucks

En ocasiones no podemos fiarnos ni de los restaurantes más conocidos. En los últimos días hemos visto el caso peculiar de Starbucks y su Wi-Fi público. Los clientes que se conectaran a la red en este conocido establecimiento, automáticamente se convertían en mineros de criptomonedas.

Problema con el Internet de Starbucks

Esto fue descubierto por Noah Dinkin en un establecimiento de Buenos Aires. Es un caso aislado y desde Starbucks aseguran que ya se ha solucionado.

Esta es una prueba más, por tanto, de que debemos de estar alerta a la hora de conectarnos a un Wi-Fi público. No quiere decir que todos sean peligrosos, ni mucho menos. Pero conviene tomar ciertas precauciones cuando nos conectemos esta Navidad. Especialmente en aquellos lugares muy concurridos. Un ejemplo es un centro comercial donde acude mucha gente, hay restaurantes, y siempre queremos conectarnos por Wi-Fi para evitar gastar datos.