¿Por qué es tan difícil y costoso tener Wi-Fi en un avión?

Contar con una conexión a Internet hoy en día es algo esencial. Es muy importante tanto para usuarios particulares como para empresas. Un medio a través del cual estamos en contacto con cualquier lugar del mundo y un lugar donde poder buscar, gestionar y transmitir todo tipo de información. Ahora bien, no siempre y no en todos los lugares tenemos conexión a Internet. Un ejemplo es cuando volamos. Normalmente en los aviones no suele haber Internet o si lo hay es muy lento y caro. En este artículo vamos a hablar de ello. Vamos a explicar por qué es tan costoso y complejo tener Internet cuando vamos en un avión.

El uso de Internet en los aviones, muy limitado

Seguro que en alguna ocasión nos hemos montado en un autobús que cuenta con conexión Wi-Fi. Lo mismo al coger un tren. Esto está cada vez más extendido y es algo que ofrecen a los usuarios. Es muy útil especialmente cuando vamos a pasar largas horas o estamos en otro país en el que nuestra tarifa de datos no funciona.

Sin embargo esto no ocurre o no suele ocurrir cuando realizamos un trayecto en avión. En este caso está mucho más limitado. Es cierto que algunas compañías ofrecen Internet, pero normalmente es muy lento o nos ofrecen simplemente la posibilidad de ver el correo y poco más. Incluso puede que nos exijan pagar una cantidad económica que normalmente es bastante elevada.

¿Por qué ocurre esto? La cuestión es que las compañías aéreas no limitan la posibilidad de que los clientes se conecten a la red. No es algo que de manera unilateral decidan usarlo como un servicio casi de lujo y cobrar grandes cantidades o limitar muchísimo la velocidad y capacidad. Lo que ocurre es que tener Internet cuando volamos tiene una complejidad y coste para las aerolíneas muy grandes.

Probablemente si leemos estas líneas en unos años, quizás en una década o algo más, nos riamos. Veamos esto como algo muy del pasado. Es probable que todas las compañías ofrezcan Internet a buena velocidad y gratis para los usuarios. Pero claro, a día de hoy esto no ocurre y la razón es la enorme complejidad que tiene.

La dificultad de tener Internet en un avión

La complejidad y coste de tener Internet al volar

Si miramos un poco los precios de las compañías que ofertan, no es raro encontrarnos con la posibilidad de tener 1 MB de datos durante un vuelo y pagar 10€ por ello. Sí, no es una locura. Es algo totalmente real y está presente. Con esto, como podemos imaginar, no podemos hacer gran cosa. Como mucho enviar mensajes con aplicaciones de WhatsApp o consultar el correo. Simplemente con entrar en este artículo de RedesZone ya podríamos consumir esa pequeña cantidad.

También hay otras compañías que ofrecen Internet gratis, pero muy limitado. Solo podemos entrar en ciertas páginas y a una velocidad muy lenta.

Esto es tan caro ya que la complejidad es muy grande. Hay dos formas de que un avión pueda conectarse a Internet: a través de satélite y antenas terrestres. Claro, si vamos a volar sobre un océano, como puede ser un vuelo Lisboa-Nueva York, la segunda opción la descartamos. Es la primera la que realmente suelen utilizar las aerolíneas.

Lógicamente conectarse de esta forma es costoso y está muy limitado. Se necesita tener una infraestructura en el avión, pero además un sistema que pueda distribuir la conexión por todo el aparato.

Mantener la conexión entre el avión y la antena es muy complicado debido a las velocidades que alcanza el vuelo. No es lo mismo conectarse a 100km/h como puede ir un autobús, que hacerlo desde un avión. Además de que las conexiones son mucho más limitadas.

En definitiva, tener Internet hoy en día en un avión es como retroceder varias décadas. Es cierto que algunos vuelos podremos disfrutar de ello, pero ya hemos explicado la complejidad que tiene y la razón por la que nos ofrecen tan poca velocidad y un precio tan elevado.