La tarjeta de red Wi-Fi no funciona correctamente: causas y soluciones

Escrito por Javier Jiménez

Cada vez son más los usuarios que se conectan de forma inalámbrica a Internet. La razón principal es el auge de los dispositivos móviles. Los ordenadores portátiles han ganado mucho terreno frente a los sobremesa. Sin embargo en ocasiones el hecho de conectarnos a través de redes Wi-Fi puede traer problemas de funcionamiento. En este artículo vamos a explicar posibles causas y soluciones cuando la tarjeta de red Wi-Fi no funciona correctamente en nuestro equipo.

Posibles problemas y soluciones cuando la tarjeta de red Wi-Fi no funciona

Seguro que en alguna ocasión hemos intentado acceder a Internet y nos hemos topado con algún error. Es posible que no podamos acceder a una red inalámbrica o que la conexión sea intermitente. También puede ocurrir que directamente no reconozca el sistema esa tarjeta de red.

Problemas de estabilidad en la tarjeta de red Wi-Fi

Quizás sea lo más común de todo. Nos intentamos conectar a una red Wi-Fi pero constantemente se corta. No hay estabilidad alguna y los problemas no cesan. Las causas pueden ser varias, así como las soluciones.

En primer lugar puede tratarse de un problema de la banda a la que nos estamos conectando. Ya sabemos que el hecho de utilizar la banda de 2,4 GHz o la de 5 GHz va ligada directamente a la distancia y posibles interferencias que haya. Si queremos estabilidad y nos conectamos desde lejos del router, la banda de 5 GHz podría generar problemas. Una buena solución pasa por probar a cambiar de banda.

También puede ocurrir que simplemente nuestros controladores no estén actualizados. Esto podría hacer que no funcionen correctamente en nuestro sistema operativo. Un problema que genera inestabilidad, pequeños cortes y, en definitiva, un mal funcionamiento de la tarjeta de red. Lo más fácil en estos casos es probar a actualizar de forma manual los drivers de esa tarjeta. En un artículo anterior explicamos cómo actualizar correctamente controladores de una tarjeta de red.

Actualizar drivers de la tarjeta de red

La mejor opción es darle a deshabilitar el dispositivo de manera forzosa y posteriormente actualizar los drivers.

Otra causa que puede ocurrir es que nuestra tarjeta esté configurada para ahorrar energía. Esto significa que cuando no envía o recibe datos, se apaga. Es algo que tienen algunos sistemas y tarjetas. Quizás nos interese que no se desactive automáticamente, si es nuestro caso. Para ello vamos a Configuración, Red e Internet y accedemos a Cambiar opciones de adaptador, que aparece a la derecha.

Configuración de redes Wi-Fi

Una vez aquí hacemos clic derecho en la red que nos interesa, vamos a Propiedades, Configurar y, en caso de que nuestra tarjeta tenga modo de ahorro de energía, entramos en la pestaña de Administración de energía. Simplemente desactivamos la opción de Permitir al equipo apagar este dispositivo para ahorrar energía.

Problemas en el sistema

También puede pasar que los problemas residan en el sistema. Hablamos por ejemplo de una mala configuración del firewall que esté interrumpiendo la conexión inalámbrica. Conviene detectar este tipo de fallos y ver si se trata de algo así. Podemos probar a deshabilitar momentáneamente el cortafuegos.

Mantén actualizado el sistema. Más allá de los drivers de la propia tarjeta de red, también conviene tener actualizado correctamente el sistema. Así podremos evitar problemas de que no reconozca correctamente la tarjeta o tener un funcionamiento inferior al normal.

Problema de hardware en la tarjeta de red

Esto puede ocurrir especialmente con las tarjetas de red Wi-Fi integradas. En ocasiones puede pasar que haya algún problema de hardware y no funcionen correctamente. Incluso que ese problema sea simplemente de recursos del dispositivo.

Ya sabemos que las tarjetas de red integradas no siempre funcionan como nos gustaría. Es posible que no alcancen la velocidad óptima que quisiéramos, que el alcance sea muy escaso o que incluso no llegue a conectarse a algunas redes. En este caso la solución podría pasar por cambiar a una tarjeta de red Wi-Fi por USB, por ejemplo. De esta forma podríamos obtener mejores resultados y evitar problemas al conectarnos.

Eso sí, en caso de optar por una tarjeta externa igualmente tenemos que instalar los últimos drivers y tenerlo siempre actualizado. No solo por rendimiento, sino también por seguridad. En ocasiones pueden surgir vulnerabilidades que son aprovechadas por los ciberdelincuentes. Son los propios fabricantes quienes lanzan parches y actualizaciones de seguridad para corregirlos.