Qué rastro podemos dejar al publicar un simple mensaje en redes sociales y cómo evitarlo

Las redes sociales son plataformas que nos permiten comunicarnos con otros usuarios. Son servicios que están al auge y cada vez hay más opciones disponibles. Si hablamos de algunas de las más famosas podemos nombrar a Facebook, Twitter o Instagram. Ahora bien, la seguridad y privacidad no siempre están presentes. En este artículo vamos a explicar qué rastro podemos dejar en redes sociales simplemente con poner un post o un comentario. Vamos a dar algunos consejos también para evitarlo.

Hoy en día cualquier mensaje o publicación que hagamos en alguna de estas plataformas puede tener una repercusión enorme. Lo normal es que si ponemos un tuit, por ejemplo, lo lean nuestros contactos y poco más. Gente que conocemos, familiares, amigos… Salvo que seamos alguien que por profesión o alguna circunstancia cuente con miles de seguidores. Ahora bien, incluso teniendo apenas 100 seguidores en Twitter puede que algo que ponemos alcance a decenas de miles.

Podríamos decir que la huella que dejamos en redes sociales puede ser muy grande en algunos casos. Esto podría comprometer nuestra privacidad, datos personales, información… Es posible que no queramos que nuestro nombre, dónde vivimos, quiénes son nuestros contactos o cualquier otra información, esté expuesta para todos.

Qué rastro podemos dejar al poner un comentario en redes sociales

Nombre y datos personales

Cuando ponemos un comentario en redes sociales, contestamos a un tuit o similar, lo primero que podemos filtrar son nuestros datos personales. Esto incluye nuestro nombre y apellidos. También puede que nuestra fecha de nacimiento, dónde vivimos, etc.

Es posible que toda esta información la tengamos abierta en nuestra cuenta de Facebook, Twitter o Instagram. Estamos inmersos  en un hilo en alguna de estas plataformas  y cualquier usuario puede entrar, ver nuestro perfil y acceder a esa información.

Lista de contactos, intereses e información en general

También podemos filtrar nuestra lista de contactos. Es otra de las cosas que podemos modificar en redes sociales. En ocasiones tenemos pública esta información y puede estar disponible para cualquiera. Un usuario externo podría saber quiénes son nuestros contactos de Facebook, por ejemplo, y llegar a recopilar información.

Además podrían obtener datos relacionados con nuestros intereses y otra información general. Son aspectos que podemos agregar en este tipo de servicios y que pueden quedar expuestos.

Rastro que dejamos en redes sociales

Ubicación

Nuestra ubicación también puede ser filtrada fácilmente. Es cada vez más común subir una historia a Instagram, por ejemplo, y etiquetar la ubicación donde nos encontramos. Cualquier usuario que pueda acceder a nuestro perfil tendría información sobre dónde estamos, por dónde nos movemos, etc.

Cómo evitar dejar rastro en redes sociales

Son muchas las recomendaciones que podemos tener en cuenta para evitar dejar rastro en redes sociales. Sin duda una de las principales es configurar la privacidad de nuestros perfiles. Entre otras cosas podemos evitar que quienes no sean nuestros contactos puedan acceder a todos los datos que hemos mencionado anteriormente. Así evitaremos que puedan entrar y ver nuestra lista de contactos, qué comentarios escribimos, qué páginas seguimos…

También tenemos la posibilidad de configurar algunos aspectos como el tema de la ubicación. Así nuestros mensajes no llevarán esta información adjunta. Una manera más de mejorar la privacidad en redes sociales.

Hay que tener cuidado también de qué usuarios agregamos. De nada sirve configurar nuestra cuenta para que solo los contactos tengan acceso a esa información, si luego agregamos a cualquier usuario falso o bot. Es importante tener esto en cuenta.

Por otra parte, otro consejo importante es no dar más datos de los estrictamente necesarios. Con esto nos referimos a no hacer pública información referente a dónde vivimos, datos personales como nuestra cuenta de correo, móvil, etc. Mientras menos pongamos, menos probabilidades de que se filtre información.