No compres ningún dispositivo inteligente si no tienen esto

No compres ningún dispositivo inteligente si no tienen esto

Sergio De Luz

Actualmente existen cientos de dispositivos inteligentes para nuestro hogar para domotizar y automatizar todo tipo de tareas, como las luces, lámparas, electrodomésticos y mucho más. Por supuesto, existen cientos de fabricantes que se encargan de fabricar y comercializar estos productos, además, también proporcionan servicios en la nube o Cloud para controlar sus dispositivos desde cualquier lugar. Sin embargo, ¿qué ocurriría si el fabricante deja de tener nube o simplemente no funciona? Esto es algo que puede pasar, y por este motivo es muy importante que tenga ciertas características que nos garanticen que vamos a poder seguir usándolos aunque el fabricante deje de tener Cloud, o simplemente desaparezca.

Gestión en la nube: puntos fuertes y débiles

Actualmente la gran mayoría de dispositivos disponen de gestión en la nube a través del Cloud del fabricante, esto facilita enormemente la instalación, puesta en marcha y también su gestión a través de smartphones con la app dedicada. Que un dispositivo inteligente disponga de Cloud, tiene unos puntos fuertes muy importantes:

  • Instalación y puesta en marcha muy sencilla, sin necesidad de realizar complejas configuraciones a nivel de red o con el dispositivo en cuestión.
  • Facilidad a la hora de usar el dispositivo desde el exterior. No es necesario abrir puertos en el router, utilizar VPN para acceder remotamente ni nada. Para los usuarios es tan sencillo como utilizar la app oficial del fabricante y utilizarlo.

Sin embargo, depender de la nube también tiene sus puntos negativos:

  • Siempre tenemos que tener conexión a Internet, aunque estemos en casa y queramos utilizar el dispositivo, todo funcionará a través de la nube o Cloud.
  • Es necesario que el servicio en la nube siempre esté operativo, en caso de caída, no podemos usar el dispositivo.
  • Dependemos del fabricante para poder usarlo, si el fabricante desaparece, la nube lo hará con él, y tendremos un dispositivo hardware que funciona pero que no podemos usarlo.

La solución a todos los inconvenientes, es que el dispositivo en cuestión también soporte gestión local.

Asegúrate que tu dispositivo tenga gestión local

Si el dispositivo que compres tiene alguna forma de gestión local, sin necesidad de usar la nube o tener conexión a Internet para utilizarlo, siempre vas a tenerlo disponible para utilizarlo. En los casos en los que no tengas conexión a Internet, o que la nube no esté operativa en un determinado momento, podemos usar esta gestión local para seguir utilizando el dispositivo sin ningún problema, por lo que es muy recomendable que tenga esta característica tan importante.

Los puntos fuertes de tener una gestión local en un dispositivo son los siguientes:

  • No dependemos del fabricante para que siga proporcionando soporte Cloud.
  • No es necesario tener conexión a Internet.
  • Podemos usarlo localmente y de forma privada, sin necesidad de usar Internet para ello.
  • Podemos integrarlo con asistentes domóticos como Home Assistant.

Hoy en día, una gran cantidad de dispositivos disponen de gestión en la nube para los usuarios que no tienen los conocimientos necesarios para montarse su propio sistema de domótica, pero también suelen incorporar una gestión local vía web, MQTT u otros protocolos similares para interactuar con software de domótica como Home Assistant. En nuestra opinión, que utilizamos Home Assistant en nuestro hogar para realizar automatizaciones realmente avanzadas y poder usar decenas de marcas de dispositivos y que funcionen entre sí, que un dispositivo tenga compatibilidad nativa o a través de un complemento con Home Assistant es fundamental.

Por todos estos motivos, nuestra recomendación es que siempre busquéis y compréis dispositivos de domótica que permitan la gestión local, con el objetivo de tener un plan B en el caso de que la gestión desde el Cloud no funcione, y también para poder integrarlo en tu sistema de domótica en el hogar.

¡Sé el primero en comentar!