¿Qué esperamos del Internet de las Cosas? 5 claves en los próximos meses

¿Qué esperamos del Internet de las Cosas? 5 claves en los próximos meses

Javier Jiménez

El Internet de las Cosas está cada vez más presente en el día a día de los usuarios. Como sabemos son todos esos dispositivos que tenemos en nuestros hogares y que están conectados a la red. Pero también forman parte de industrias, de organizaciones de todo tipo, en las ciudades… En este artículo nos hacemos eco de un informe que muestra qué podemos esperar de los dispositivos IoT para el próximo año.

Cómo avanzará el Internet de las Cosas en los próximos meses

Conforme pasa el tiempo podemos ver más y más usos de este tipo de equipos. También más dispositivos que componen lo que nombramos como el Internet de las Cosas. Facilitan el día a día de los usuarios domésticos, ofrecen soluciones a las empresas y organizaciones, adaptan una ciudad para ser más inteligente y tecnológica…

Son, como vemos, muchos los usos que podemos darle a este tipo de equipos. Es de esperar que para el próximo año haya novedades, haya determinadas tendencias que van a estar más presentes. ¿Cuáles serán esos principales cambios? Desde Forbes han presentado un informe con algunas predicciones.

Mejoras en la industria de la salud

Sin duda todo lo relacionado con la sanidad ha ganado un peso muy importante en los últimos meses. Todo lo relacionado con la pandemia del Covid-19 ha traído cambios grandes al día a día de los usuarios.

Es de esperar que el Internet de las Cosas traiga avances y cambios interesantes en cuanto a la salud. La telemedicina, la ayuda domiciliaria automatizada, va a tener una presencia mayor en los próximos meses. Dispositivos portátiles inteligentes, sensores, equipos conectados… El objetivo principal será reducir al máximo el contacto físico entre personas, algo tan importante en estos días.

La pandemia del Covid-19 va a acelerar algunos de estos cambios y ahí el Internet de las Cosas va a jugar un papel muy importante.

Cambios en el trabajo en remoto

Otra cuestión que ha ganado mucha importancia en los últimos meses es el teletrabajo. Muchos usuarios han comenzado a desempeñar sus funciones a distancia. Una vez más, el objetivo principal es mantener el distanciamiento social y evitar aglomeraciones.

El Internet de las Cosas, a través de diferentes plataformas, va a permitir que este proceso sea más efectivo, que se adapte mejor a los tiempos actuales y ofrecer además diferentes posibilidades.

Internet de las Cosas en el comercio minorista

Sí, también esperan desde Forbes que haya cambios en el comercio minorista. Los dispositivos IoT van a lograr que las tiendas sean más seguras y eficientes. En muchos casos las tiendas han tenido que cerrar debido a las restricciones. Sin embargo gracias a la tecnología muchas se han adaptado.

Lo podemos ver, por poner un ejemplo, en muchos hoteles que han decidido utilizar máquinas automatizadas para hacer el check in de los clientes. De esta forma se reduce el contacto entre personas. También otras que cuentan con dispositivos automatizados para vender sus productos. Todo esto va a ganar un peso muy importante en 2021 y ahí el Internet de las Cosas estará muy presente.

Certificados SSL en dispositivos IoT

Ciudades inteligentes

Lo decíamos al principio de este artículo: el Internet de las Cosas también ayuda a crear ciudades más inteligentes y tecnológicas. En 2021 se espera que esto dé un salto importante. Dispositivos para monitorizar el tráfico tanto de vehículos como de personas, analizar posibles aglomeraciones, gestionar la masificación en el transporte público, etc

Podemos decir que principalmente va a mejorar la forma de medir situaciones. Saber cuándo algo necesita mejoras, cambios o determinar de qué manera organizar el tránsito de personas.

IoT en los propios dispositivos

Este cambio se refiere a que en la actualidad muchos dispositivos IoT necesitan de la nube o de un servidor para gestionar los datos. Recopilan información y la transfieren a esos equipos. Es allí donde se almacena y desde donde pueden recibir también las órdenes. Sin embargo esto requiere de un ancho de banda que puede ser limitado.

Con IoT en los propios dispositivos eso cambia y todo se gestiona desde el propio equipo. Una manera también de reducir costes.

En definitiva, estos son algunos cambios o tendencias que van a llegar con el Internet de las Cosas para los próximos meses.