WISP: qué es y por qué tiene tanta importancia en las conexiones

Hoy en día tenemos una gran cantidad de opciones para navegar por Internet. Podemos conectarnos a la red de forma inalámbrica o a través de cable. Tenemos dispositivos móviles, ordenadores y una gran variedad de equipos de lo que se conoce como el Internet de las Cosas. Con el paso del tiempo la tecnología ha ido avanzando y son más y más las posibilidades con las que contamos. Sin embargo para lograr que esto sea así, a veces es necesario contar con ciertos elementos o servicios. En este artículo vamos a explicar qué es un WISP y por qué en la actualidad juegan un papel importante en muchas ocasiones.

Qué significa WISP

WISP son las siglas de Wireless Internet Service Provider. Básicamente son proveedores de Internet que ofrecen conexión de forma inalámbrica. Esto aporta una serie de ventajas importantes, además de ser la única opción para muchos usuarios que necesitan conectarse a la red.

Hay que indicar que lo normal en la actualidad es contratar un servicio de Internet de fibra óptica para el hogar. Es la tecnología que vino para mejorar la calidad y velocidad del ADSL y podemos decir que es la que mayor implantación tiene en España. Ofrece velocidades simétricas de hasta 1 Gbps, buena estabilidad, baja latencia y, en definitiva, un servicio que se adapta a lo que buscamos la mayoría de usuarios.

Sin embargo no siempre es posible llevar a cabo la instalación. A veces la infraestructura no es la mejor, necesitamos realizar cambios en nuestra vivienda para pasar cables o incluso no llega la señal a nuestra calle o localidad. Esto es algo que cada vez ocurre menos, pero sigue siendo un problema a resolver.

Para evitar esto entran en juego los WISP o proveedores de Internet Wi-Fi. Su misión es ofrecer conexión de forma inalámbrica a los hogares o cualquier lugar donde necesitemos. Todo esto sin necesidad de realizar una instalación con cables, como ocurriría con la fibra óptica.

Esto es muy interesante para zonas aisladas, lugares de difícil acceso y remotos. Se basan en antenas o estaciones. Además, en la vivienda del usuario se instala otra antena más pequeña que se conecta con la estación. De esta forma podemos tener conexión a Internet de forma inalámbrica, sin llevar a cabo una compleja instalación.

Internet sin cables

Internet en todas partes, algo muy necesario

Vivimos en una época en la que tener Internet en casi cualquier lugar se ha convertido en algo necesario. El auge del teletrabajo, por ejemplo, ha hecho que los usuarios busquen la manera de tener conexión en cualquier parte. Hablamos por ejemplo de zonas rurales, que en muchos sitios está habiendo un aumento demográfico gracias precisamente a esto que mencionamos.

Pero claro, muchos lugares no están adaptados para ofrecer fibra óptica. No cuentan con la infraestructura necesaria para ello. Esto hace que sea necesario contar con un WISP y poder lograr así conectividad sin cables.

Normalmente estas empresas son de ámbito local. Se instalan en un territorio determinado y ofrecen servicio a los habitantes de una localidad o grupo de municipios. La velocidad, eso sí, no es tan veloz como la que podremos obtener con la fibra óptica. No obstante, puede ser más que suficiente para un uso cotidiano, sin que necesitemos algo extraordinario.

Generalmente la velocidad que ofrecen los WISP varía entre 6 y 50 Mbps. Suelen ofrecerlo de forma simétrica, por lo que tendremos lo mismo de bajada que de subida. Ya sabemos que el uso de la nube, por ejemplo, hace que sea necesario tener una buena velocidad de subida.

Podemos decir por tanto que básicamente intervienen dos elementos: una antena mayor, la que ofrece conexión a los clientes, y una antena menor que instala el usuario en su vivienda. Con esta segunda antena podemos repartir la señal a los diferentes dispositivos que tengamos en nuestro hogar, básicamente como cualquier otra instalación. Podremos conectarnos desde el móvil, ordenador o cualquier aparato compatible con la red Wi-Fi.

Cada vez nos conectamos más de forma inalámbrica

Hay que tener en cuenta que cada vez tenemos más dispositivos compatibles con las redes inalámbricas. Si pensamos en cómo nos conectábamos hace solo unos años, lo normal era un ordenador conectado al router a través de un cable. Esto poco a poco ha ido cambiando y ahora tenemos un amplio abanico de opciones. Podemos navegar sin necesidad de contar con una instalación por cable.

El Wi-Fi se ha convertido por tanto en una tecnología casi indispensable. Especialmente se ha hecho muy importante debido al auge de lo que conocemos como el Internet de las Cosas. Básicamente son todos los dispositivos que tenemos conectados a la red y que usamos en nuestro día a día en el hogar. Televisiones, reproductores de vídeo, bombillas inteligentes…

Al poder conectarnos de forma inalámbrica podemos lograr una mayor facilidad para integrar los dispositivos que se conectan. Podemos tener más aparatos conectados en nuestro hogar sin necesidad de estar limitados a los puertos disponibles del router.

Pero para llegar a todas partes, para poder tener Internet en casi cualquier lugar, es necesario contar con determinadas tecnologías o algunos medios y servicios. Uno de ellos, como hemos visto, es lo que se conoce como WISP. Este tipo de servicio va a permitir que tengamos Internet en casi cualquier lugar donde sea necesario. Abre un abanico de posibilidades muy amplio para conseguir que los territorios estén conectados a la red sin necesidad de disponer de la infraestructura necesaria por cable.

Nos adentramos cada vez más en una sociedad conectada, con muchas opciones para navegar. Las redes inalámbricas, como hemos indicado, son muy importantes y lo serán cada vez más con el paso del tiempo. Fibra óptica, 5G, Wi-Fi casi en cualquier lugar… Ahora bien, sea cual sea la tecnología que usemos es imprescindible contar con los medios adecuados, tener nuestros equipos protegidos y mantener el buen funcionamiento para aprovechar al máximo los recursos disponibles.

En definitiva, cuando veamos el término WISP ya sabemos que hace referencia a un proveedor de Internet que ofrece conexión sin cables para poder navegar por la red casi desde cualquier lugar. Una alternativa más que tenemos disponible.