Por qué no llega Internet a otra habitación

Por qué no llega Internet a otra habitación

Javier Jiménez

Un problema muy común entre los usuarios de Internet es que la conexión no llegue correctamente a algunas zonas de la vivienda. En este artículo vamos a hablar de qué hacer si el Wi-Fi no llega a una habitación. Algunos puntos básicos que podemos tener en cuenta para solucionarlo. Un fallo de cobertura podría lastrar el buen funcionamiento de la red en nuestro día a día.

Qué provoca que no llegue Internet a otra habitación

Sin duda estamos ante una cuestión muy presente en nuestro día a día. En la actualidad son muchos los dispositivos móviles que tienen compatibilidad Wi-Fi y se conectan sin necesidad de utilizar cable. Esto es muy útil, pero también hay que tener en cuenta que puede haber fallos de estabilidad que provoquen una pérdida de velocidad.

Pero más allá de que funcione mal la red, incluso podríamos toparnos con el problema de que directamente no pudiéramos conectarnos. Intentamos acceder a una red Wi-Fi y vemos que no llega desde una habitación determinada. Tener Internet por toda la casa es posible si tenemos en cuenta algunos consejos.

El router está mal colocado

Una de las causas de que el Internet no llegue a otra habitación es que el router esté mal colocado. Es muy importante optimizar la ubicación del aparato para que reparta mejor la señal por todo el hogar. El objetivo es que cualquier zona del hogar, al menos aquellas donde vayamos a conectarnos, tengan la posibilidad de conectarse sin que se encuentren demasiado lejos.

Simplemente con cambiar la ubicación del router podemos mejorar notablemente la cobertura y la calidad de la señal en determinados lugares. Es importante que esté en una ubicación céntrica, desde donde reparta bien la conexión. En otro artículo vimos cómo crear un perfil Wi-Fi en Windows.

Hay paredes o muros demasiado grandes

También, otra cuestión muy evidente por la que no llega el Internet a una habitación es que cuente con paredes o muros demasiado grandes. Ya sabemos que cualquier obstáculo puede afectar a que la señal llegue adecuadamente a nuestros dispositivos. Uno de los factores que más influyen son las paredes, muros, paneles metálicos…

Lo aconsejable es que no haya grandes bloques que puedan interferir en la señal del Wi-Fi. No solo hablamos de paredes y muros, sino también de cualquier otro obstáculo que pudiera interferir y afectar a la calidad de la señal.

Problemas con el Wi-Fi

Interferencias con otros dispositivos

Más allá de paredes o muros, también puede afectar que el dispositivo desde donde nos conectamos en otra habitación esté rodeado de otros equipos que puedan interferir. Ya sabemos que son muchos los aparatos que utilizan la banda del Wi-Fi para funcionar y eso podría afectar al rendimiento.

Esto también nos indica que es interesante que coloquemos siempre el ordenador, móvil o cualquier aparato que vayamos a conectar a la red inalámbrica alejados de otros equipos electrónicos que pudieran interferir.

Mal configurado el repetidor Wi-Fi

¿Tenemos un repetidor Wi-Fi para que llegue Internet a otra habitación? Tal vez se trate de una mala configuración. Hay que asegurarse de estar conectados a la banda adecuada, de tener los diferentes parámetros que pudiéramos habilitar correctamente puestos y, en definitiva, lograr que el repetidor o dispositivo PLC funcione bien.

En definitiva, estas son algunas de las causas principales por las que puede no llegar Internet a otra habitación. Siempre que llevemos a cabo algunos pequeños cambios podemos lograr una mejor cobertura que se vea reflejado también en la velocidad.

¡Sé el primero en comentar!