Protocolo IMAP de email: Qué es y cómo configurarlo

El correo electrónico es un medio de comunicación muy usado y para que esto sea posible es necesario que haya una serie de protocolos. En este artículo vamos a hablar de qué es el protocolo IMAP, para qué sirve y de qué manera lo podemos activar en nuestro correo de Gmail. Vamos a mostrar lo más importante sobre su funcionamiento real de cara a los usuarios.

En qué consiste el protocolo IMAP

IMAP son las siglas de Internet Message Access Protocol. En español lo podemos traducir como Protocolo de acceso a mensajes de Internet. Permite acceder a los mensajes que hay almacenados en un determinado servidor. Simplemente es necesario contar con un equipo que tenga acceso a Internet y poder entrar a ese servidor.

Este protocolo no permite enviar correos. Lo que hace realmente es dar acceso a los mensajes que hay almacenados en ese servidor. Tiene una ventaja frente a otros protocolos similares y es que IMAP permite visualizar el contenido en ese servidor sin necesidad de descargarlo. De esta forma, un usuario puede acceder desde un ordenador a un servidor, ver los mensajes y no tener que bajarlos a su propio equipo.

Fue creado en el año 1986 y llegó como sustituto del protocolo POP. Desde entonces han aparecido diferentes versiones que han mejorado el protocolo y han permitido nuevas funciones a los usuarios. La primera de ellas fue IMAP 2, que surgió solo un par de años después y ya fue distribuida de forma pública. Posteriormente aparecieron otras versiones como IMAP 3, IMAP2 bis o IMAP 4.

Por tanto, podemos decir que gracias al protocolo IMAP los correos electrónicos se pueden sincronizar entre un equipo y un servidor. Permite crear diferentes carpetas y almacenarlos allí. Esto nos permite acceder al contenido guardado desde cualquier dispositivo que tenga acceso a Internet.

Cuál es el objetivo de IMAP

Entonces, ¿cuál es el objetivo real de utilizar el protocolo IMAP? ¿De qué manera ayuda a los usuarios en el día a día? Vamos a ver cuáles son los usos principales que hacen que sea algo interesante y que permitió obtener una mejora importante frente a los protocolos anteriores.

Acceder a los correos desde cualquier equipo

Lo primero que permite IMAP es poder acceder a los correos electrónicos desde cualquier equipo. Simplemente tenemos que disponer de una conexión de Internet para poder entrar al servidor donde están almacenados los mensajes y visualizarlos.

Esto supuso una ventaja importante en su momento, ya que cualquier usuario podría leer un mensaje desde cualquier lugar. Solo sería necesario un ordenador que tenga acceso a la red.

Compartir el buzón de correos con terceros

También tenía como objetivo poder compartir el buzón de entrada con todos los correos electrónicos y que otro usuario pudiera acceder a ellos desde otro lugar. Esto es algo interesante para aplicar en determinadas circunstancias y que ofrece un abanico de opciones a los usuarios.

Por ejemplo pensemos en una empresa en la que hay diferentes trabajadores que necesiten acceder a un servidor para leer mensajes. Gracias al protocolo IMAP esto fue posible. No sería necesario que cada uno tuviera una cuenta diferente, sino compartir el mismo buzón.

Datos personales por correo

Gestionar mejor los e-mails

Además, el protocolo IMAP es muy útil para poder gestionar mejor el correo electrónico. Va a permitir crear carpetas y subcarpetas donde tener un mayor orden, almacenar en función del tipo de mensaje, de la importancia, etc.

Permite también llevar a cabo diferente tareas como buscar o clasificar los mensajes. Esto igualmente va a ayudar a esa gestión que mencionamos, al poder tener un orden y almacenar mejor los correos electrónicos.

Liberar espacio en los dispositivos

Una ventaja más que trajo el protocolo IMAP es el poder liberar espacio en los dispositivos. Los correos electrónicos no se almacenan en nuestro ordenador, sino que se puede gestionar todo desde un servidor independiente y mantenerlos allí disponibles para poder leerlos desde cualquier equipo.

No obstante, sí que puede haber problemas de espacio igualmente, ya que el servidor se termina llenando conforme vamos guardando más y más mensajes. Pero sí, aportó este cambio interesante que para muchos usuarios les sirvió para evitar tener los dispositivos llenos de mensajes de correos electrónicos y pasar a tenerlos todos en un servidor.

Por tanto, el protocolo IMAP trajo diferentes mejoras que agregaron ventajas a la hora de utilizar el correo electrónico. Poder gestionar mejor, acceder desde cualquier lugar o compartir el buzón fueron aspectos muy importantes.

Cómo usar IMAP en Gmail

Hemos explicado en qué consiste el protocolo IMAP, cómo funciona y por qué es importante. Ahora vamos a hablar de cómo podemos usarlo en el proveedor de Gmail. Es sin duda el más utilizado en España hoy en día y tiene esta posibilidad disponible. Para ello habrá que configurarlo correctamente dentro de los ajustes.

Lo primero que tenemos que hacer para utilizar IMAP en Gmail es activarlo, en caso de que no lo esté. Para ello tenemos que iniciar sesión con nuestra cuenta en el ordenador, vamos a Ajustes, que aparece arriba a la derecha, Ver todos los ajustes y una vez allí pinchamos en la pestaña de Reenvío y correo POP/IMAP.

Habilitar IMAP en Gmail

De forma predeterminada vendrá desactivado. Por tanto, lo que tenemos que hacer es bajar hasta donde pone Acceso IMAP y pinchar en la opción de Habilitar. Hecho esto solo tendremos que darle a Guardar cambios y ya tendremos habilitado IMAP en nuestra cuenta de Gmail.

A partir de este momento ya podremos acceder a los mensajes de nuestra cuenta de Gmail desde cualquier equipo a través de este protocolo. Si por algún motivo nos interesa en un momento dado deshabilitarlo nuevamente, tan solo tenemos que seguir los mismos pasos que hemos visto y darle a Deshabilitar.

Por tanto, como hemos visto el protocolo IMAP es muy útil para el correo electrónico. Nos permite acceder a los mensajes desde cualquier equipo, tener un mayor control y gestión. Hemos explicado también qué debemos hacer para poder habilitarlo en Gmail. No obstante, esto es algo que podemos hacer de forma similar en otros muchos proveedores de correo electrónico, como puede ser Outlook.

¡Sé el primero en comentar!