Qué velocidad de Internet contratar dependiendo del uso

Contar con una buena velocidad para navegar por Internet es fundamental. Hoy en día contamos con un amplio abanico de posibilidades. Es cierto que todavía en algunas zonas de España no pueden disponer de una velocidad superior a los 10 Mbps, aunque por suerte cada vez se van reduciendo estas áreas. Pero en líneas generales, podemos contratar tarifas de fibra óptica que van desde los 50 Mbps hasta incluso 1 Gbps, pasando por otras muchas opciones, tanto simétricas como no. Ahora bien, ¿qué velocidad necesitamos realmente? De ello hablamos en este artículo.

Qué velocidad de Internet necesito

Hace unos años esta pregunta no era tan necesaria. Lo normal era tener ADSL, que no solía pasar de 20 Mbps o 30 en el caso de VDSL. Además, era frecuente que la velocidad de subida no pasara de 5 Mbps. Estas velocidades realmente no daban mucho margen para preguntarse si necesitábamos tanto o no.

Pero claro, la cosa ha cambiado mucho y en la actualidad es muy normal preguntarse qué velocidad de conexión realmente necesitamos. Hay una diferencia muy grande entre contratar fibra óptica de 50 Mbps y otra tarifa que alcance incluso 1 Gbps. Más aún si hablamos de que tenemos la misma velocidad de subida o no.

Para acertar a la hora de contratar una tarifa u otra vamos a tener que hacernos algunas preguntas. No todos los usuarios son iguales, ni mucho menos. Todo dependerá de la cantidad de dispositivos que conectemos, qué uso vamos a darle, etc. Vamos a encontrarnos con una gran cantidad de opciones y elegir una u otra puede suponer una diferencia en coste importante.

Para qué usamos Internet

Lo primero que debemos preguntarnos es para qué vamos a utilizar la conexión. Es un hecho que los usuarios van a usar la red de una manera muy diferente. Cada persona es un caso particular. Por ejemplo, no es lo mismo alguien que solo navegue por la red de forma esporádica, para leer la prensa, usar el correo o alguna aplicación que necesite conexión, que en cambio otro usuario que necesite ver vídeos en Streaming en 4K, descargar grandes archivos de la nube, etc.

Por tanto, debemos preguntarnos realmente cuál va a ser el uso que le daremos a la conexión. Si el uso que le vamos a dar va a ser muy simple, como los ejemplos que hemos puesto de leer la prensa o usar el correo, bastaría con contratar una tarifa de fibra óptica de 50-100 Mbps. Realmente con eso vamos a tener de sobra.

En cambio, si vamos a usar plataformas como Netflix o YouTube y queremos ver vídeos en Streaming en máxima calidad, queremos usar servicios como Drive o Dropbox y descargar grandes archivos o simplemente no tener problemas por tener 20 páginas web abiertas y usando Internet, lo ideal es tener más de 300 Mbps. Si puede ser al menos 600, mejor.

Velocidad de Internet necesaria

Cuántos usuarios van a conectarse a la red

Este punto es muy importante. Todo lo anterior habría que multiplicarlo por el número de personas que vayan a conectarse. No es lo mismo una vivienda en la que se conecten solo 1 o 2 personas, que en cambio otra que sean 5 o más. Cada equipo, cada usuario que se conecte, va a consumir recursos.

Pongamos un ejemplo muy sencillo en el que hay 4 personas conectadas a una red y las 4 quieren ver una serie o película en Streaming en 4K al mismo tiempo. Estamos hablando de que en cada caso vamos a necesitar un ancho de banda de al menos 25 Mbps. Si están los 4 conectados al mismo tiempo, vamos a necesitar 100 Mbps de ancho de banda. Pero claro, a poco que conectemos otro dispositivo o abramos otro programa ya podríamos tener problemas.

Una vez más dependerá del uso específico que demos a la red. Esta vez dependerá de la cantidad de usuarios y de cómo vayamos a usar realmente la conexión. No hay algo fijo, ya que no es lo mismo 20 usuarios conectados al mismo tiempo y solo leyendo el correo, que en cambio 2 o 3 viendo series en máxima resolución. Pero sí podemos tener más o menos una idea aproximada de 50-100 Mbps por cada usuario para tener garantías de que no vamos a tener problemas.

Si por ejemplo somos 4 en casa y los 4 vamos a hacer un uso medio de Internet como es navegar, ver algún que otro vídeo en Streaming, usar la nube… Podríamos decir que lo ideal sería tener unos 300 Mbps de fibra óptica.

Cantidad y tipo de dispositivos

Más allá del número de usuarios que van a conectarse a la red, también deberías pensar en cuántos aparatos van a conectarse y, algo muy importante, qué tipo. No es lo mismo conectar un sensor de temperatura, por ejemplo, que simplemente sincronice información de vez en cuando, que un ordenador o servidor descargando o cargando grandes archivos constantemente.

Si crees que vas a conectar varios ordenadores, televisiones para ver vídeos en Streaming en alta calidad, vas a tener algún servidor y varios móviles, por ejemplo, en ese caso es interesante tener una buena conexión de Internet. Así evitarás que el ancho de banda disponible se quede corto y puedan aparecer fallos en un momento dado.

En cambio, si únicamente vas a usar un móvil o un ordenador para navegar y no esperas consumir muchos recursos, tal vez con una tarifa de Internet más limitada sea suficiente. El ancho de banda no lo consumirías únicamente con un dispositivo suelto, salvo que sea demasiado limitado o vayas a usar alguna aplicación que realmente consuma mucho.

Por tanto, la cantidad de dispositivos que vas a conectar también es otro factor para determinar qué tarifa de Internet te conviene más. Esto te ayudará, una vez más, a elegir qué velocidad necesitas y de esta forma no tener problemas

Subir y bajar archivos

¿Vamos a subir archivos además de bajar contenido? Entonces es imprescindible contratar una buena tarifa de Internet que sea simétrica. Si por ejemplo tenemos pensado usar la nube, aplicaciones como Drive o Dropbox, para cargar contenido constantemente, será necesario que tengamos lo mismo de subida que de bajada.

La velocidad exacta una vez más dependerá de qué uso le demos. No será lo mismo subir cosas esporádicas, como simplemente algunas fotos a la nube, que en cambio subir constantemente vídeos a plataformas como YouTube o grandes archivos a servidores. Es un error pensar que solo vamos a necesitar una buena velocidad de bajada y por ello hay que tener en cuenta también la subida.

Compartir archivos en la nube y por Internet

Por tanto, si vas a utilizar la nube o plataformas donde tengas que subir constantemente archivos, es interesante que contrates una tarifa de Internet simétrica. De lo contrario podrías tener una buena velocidad de bajada, pero estarías muy limitado cuando decidas subir algo a la red. Eso sí, hoy en día podemos decir que la mayoría de tarifas que hay disponibles ya son simétricas y en caso de que no lo sea, contratar una suponer una diferencia pequeña de precio.

¿Cuándo necesito 1 Gbps simétrico de Internet?

Puede que nos hagamos la pregunta de para qué necesitamos una tarifa de 1 Gbps simétrico. Es hoy en día lo más veloz que podemos tener en España. Seguramente esto se quede anticuado en poco tiempo y veamos velocidades incluso superiores. Ahora bien, ¿realmente necesitamos tanto?

Sí y no. Volvemos a lo mismo que hemos hablado: depende de la situación en cada caso. Si nos ponemos en el caso de una vivienda de 5 personas y todas ellas van a hacer un uso intensivo de la red, van a utilizar la nube constantemente, reproducir vídeos en Streaming, jugar, descargar grandes archivos… Entonces tener 1 Gbps es una buena idea.

Seguramente nos sobre ancho de banda, ya que no es fácil gastar tanto, pero siempre tendremos ese margen en caso de necesidad, si en un momento dado todos los miembros de una casa van a utilizar su ordenador, así como otros dispositivos, al mismo tiempo. No habría problemas de cortes, de pérdida de velocidad o dificultades para poder acceder a determinados servicios online.

Por ejemplo es muy útil si tenemos en casa un servidor doméstico y queremos compartir archivos a través de él. Gracias a contar con 1 Gbps simétrico podremos evitar los cuellos de botella. Evitaremos las limitaciones y errores al usar por ejemplo la nube para subir contenido que ocupe bastante.

No obstante, si nos planteamos contratar una tarifa de fibra óptica de 1 Gbps hay que ser conscientes de que debemos tener una buena instalación. Esto incluye disponer de un buen router, un buen adaptador de red y un cableado perfecto. Por ejemplo es habitual tener tarjetas Wi-Fi que no soportan más allá de 866 Mbps. No podríamos, por tanto, conectarnos de forma inalámbrica y aprovechar al máximo los recursos.

Conclusiones para elegir una tarifa de Internet

En definitiva, hay que tener en cuenta diferentes factores para elegir una tarifa de Internet u otra. Debemos centrarnos en qué vamos a necesitar. Según el caso, podremos necesitar desde simplemente 50 Mbps hasta incluso pasar de los 600 Mbps.

Nuestro consejo sería disponer de al menos 300 Mbps para un uso general de Internet, donde no vamos a requerir de nada excesivo, pero tampoco quedarnos cortos en determinadas situaciones. Es una medida estándar que podemos encontrar a buen precio hoy en día y con muchas operadoras diferentes. De ahí para arriba, según la cantidad de dispositivos conectados, usuarios y, especialmente, el uso que le demos.

Además, independientemente de qué tarifa contratemos, debemos asegurarnos de que disponemos del hardware necesario para aprovechar el rendimiento. Por ejemplo un cable de red que sea Gigabit Ethernet, un buen router, adaptador de red actualizado y con capacidad suficiente y un equipo que disponga de una buena configuración.

1 Comentario