Qué es la LAN y la WLAN en un router inalámbrico

Qué es la LAN y la WLAN en un router inalámbrico

Sergio De Luz

Todos los routers inalámbricos domésticos, incorporan varios puertos denominados LAN, el cual significa «Local Area Network«. También suelen incorporar WLAN, es decir, «Wireless Local Area Network«, la misma red local pero inalámbrica, es decir, el Wi-Fi de nuestro router inalámbrico se denomina como WLAN. ¿Quieres saber cuáles son sus características principales y cómo saber cuáles son los puertos LAN de nuestro router?

Puertos LAN: Principales características

Normalmente los routers domésticos incorporan uno o varios puertos LAN, estos puertos LAN son los que pertenecen a la red de área local. Si utilizas IPv4 estarás dentro de una subred de clase C con máscara 255.255.255.0, siendo las subredes más comunes las 192.168.0.0/24, 192.168.1.0/24 o 192.168.2.0/24 aunque depende de los fabricantes pueden ser otras.

A nivel de configuración, todos los equipos de la LAN, salen a Internet con la misma IPv4 pública gracias a la tecnología NAT, por tanto, tendrán la misma IP pública para salir a Internet. Gracias al NAT, podremos conectar múltiples equipos vía cable o WiFi y navegar por Internet de manera simultánea, sin necesidad de esperar hasta que se libere algún equipo para nosotros transferir datos.

Puertos Gigabit Ethernet para la LAN y WAN del router D-Link DIR-1960

Si tu operador hace uso del protocolo IPv6, es posible que también utilices un rango IPv4 privado, ya que es posible que utilice mecanismos de convivencia con el protocolo IPv6. Aunque si usan IPv6 de manera nativa, usarás una IPv6 GUA (Global Unicast Address), y esta IPv6 de ámbito público también la obtendrá cada uno de los dispositivos de la red local. Si tienes una red de área local a nivel empresarial, es posible que la organización haya decidido utilizar la ULA (Unique Local Address), además de hacer uso de la Link-Local que es como mínimo la IPv6 que debe tener cada tarjeta de red.

Estos puertos LAN son donde debes conectar tus PC, impresoras, servidores NAS y cualquier otro dispositivo cableado. La velocidad del puerto se rige bajo los estándares BASE-T, por tanto, tendremos velocidades de 10/100/1000Mbps comúnmente, aunque podríamos tener velocidades superiores como 2,5G, 5G e incluso 10Gbps si nuestro router lo permite. En algunas ocasiones, fabricantes como NETGEAR en sus routers tope de gama, incorporan también un puerto SFP+ a 10Gbps para dotar a la red de área local de la posibilidad de conectar un equipo con fibra óptica directamente, en lugar de utilizar el típico cable de red de par trenzado.

Los puertos LAN vienen perfectamente diferenciados del puerto WAN de nuestro router, normalmente vienen de otro color diferente, aunque esto depende del propio fabricante, ya que también puede indicarse directamente con una pequeña leyenda justo debajo de los puertos. En los últimos meses, fabricantes como ASUS, NETGEAR o TP-Link, están lanzando al mercado routers con un puerto Multigigabit, ya sea 2.5G, 5G e incluso puertos 10G, a nivel de firmware, estos puertos ultrarrápidos los podremos configurar como WAN de Internet o como LAN, lo más recomendable hoy en día es configurarlos como LAN (vienen preconfigurados de esta forma), porque en la LAN podremos conectar servidores NAS con puertos Multigigabit y exprimir al máximo esta velocidad adicional que podremos conseguir vía cable.

Por ejemplo, el router ASUS RT-AX89X cuenta con un puerto 10GBASE-T Multigigabit, y otro puerto SFP+ a 10Gbps para conectar un cable DAC o directamente fibra óptica. Gracias a estos puertos ultrarrápidos, podremos conectar un servidor NAS con puertos 10GBASE-T o SFP+ a la red LAN, y posteriormente acceder a este servidor NAS a través del resto de puertos Gigabit Ethernet que tenemos disponibles, e incluso a través de la red WiFi, sin que la red cableada suponga un cuello de botella. Si este mismo NAS lo conectamos a un puerto Gigabit Ethernet, entonces sí tendríamos un cuello de botella muy importante, porque como máximo podremos transferir datos a 1Gbps, independientemente desde cuantos equipos estemos transfiriendo la información.

WLAN: Principales características

La única diferencia entre WLAN y LAN, es el medio de transmisión. Mientras que en la LAN hacemos uso de cables de par trenzado, o cables de fibra óptica, en la WLAN utilizamos el aire como medio de transmisión, es decir, hacemos uso de la tecnología Wi-Fi normalmente. En cuanto a los diferentes estándares que podremos utilizar en nuestros routers, actualmente hacemos uso de los estándares Wi-Fi 4, Wi-Fi 5, y si tu router es de última generación, es posible que utilice el nuevo estándar Wi-Fi 6. Dependiendo del equipo que tengamos, este podrá tener WLAN en una sola banda de frecuencias (normalmente 2.4GHz), podremos tener doble banda simultánea (2.4GHz y 5Ghz) e incluso podremos tener equipos con triple banda simultánea (2.4GHz, 5GHz con canales «bajos» y 5GHz con canales «altos»).

Hoy en día es muy habitual hacer uso del estándar Wi-Fi 6, el cual incorpora muchas mejoras respecto a los anteriores para obtener la mejor experiencia de usuario posible, con Wi-FI 6 tendremos la tecnología OFDMA para subidividir el canal en canales más pequeños y poder exprimir al máximo el ancho de banda disponible, esto es ideal para puntos de acceso WiFi profesionales donde haya decenas de clientes conectados. También tenemos MU-MIMO, para enviar y recibir datos simultáneamente desde varios clientes WiFi a la vez, sin que tengamos que esperar un cierto tiempo o hasta que acaben los que ya están emitiendo. Por último, no debemos olvidar el BSS Coloring para reducir interferencias, el Beamforming para focalizar la señal WiFI en los clientes, e incluso el Target Wake Time que nos permitirá ahorrar energía en los clientes WiFi, ideal para los dispositivos IoT.

Datos recopilados al usar un Wi-Fi público

Tal y como habéis visto, actualmente en los routers tenemos tres interfaces bien diferenciadas, la interfaz de la WAN (Internet), la interfaz de la LAN y WLAN que pertenecen a la red de área local doméstica. Por supuesto, si tenemos un router de ámbito profesional como el NETGEAR BR500 o el ASUS BRT-AC828, tenemos la posibilidad de crear LANs virtuales, es decir, VLANs, para crear varias subredes locales y segmentar el tráfico.

En el caso de tener una red doméstica o profesional más avanzada, es completamente necesario segmentar la red por VLANs, que básicamente son LAN virtuales, en las que se etiquetan las tramas para separar dichas subredes, y que necesitemos de un router para poder intercomunicarlas. Las VLANs nos permiten aislamiento, un mejor control de todo lo que está ocurriendo en la red local, y también nos permiten tener un mayor rendimiento y evitar problemas de seguridad. Es decir, para redes grandes donde tengamos una gran cantidad de equipos, siempre es necesario segmentar en VLANs para dotar a la red de una mejor seguridad y rendimiento. Además, también tendremos la posibilidad de proporcionar a APs profesionales diferentes VLANs, y de esta forma, tener un SSID por cada VLAN creada.