Qué es un transceptor SFP y cómo elegir uno según tus necesidades

La mayoría de switches gestionables, routers profesionales e incluso routers domésticos como el ASUS RT-AX89X, disponen de un puerto llamado SFP para conectar un cable de fibra óptica y poder conseguir velocidades de 1Gbps, 10Gbps o superior. Para poder utilizar estos puertos SFP, es totalmente necesario disponer de un transceptor SFP para conectarlo a este puerto, y también otro transceptor SFP para conectarlo al ordenador, a otro switch o a un router, dependiendo de lo que quieras interconectar. Hoy en RedesZone os vamos a hablar sobre qué son los transceptores SFP y cuál debemos elegir dependiendo de tus necesidades.

Qué es un transceptor SFP

El transceptor SFP viene de las siglas en inglés Small Form-factor Pluggable Transceiver, también es conocido como simplemente «SFP» o «Mini-GBIC». Los módulos SFP nos permiten interconectar diferentes dispositivos que utilicen puertos SFP, generalmente sirven para conectar switches o routers entre sí a través de fibra óptica monomodo o multimodo, también hay transceptores SFP para «convertir» este tipo de puerto en un puerto RJ-45 para utilizar el cable de red Ethernet normal y corriente.

Este tipo de módulos SFP se convierten en un dispositivo puente conveniente para utilizar en espacios reducidos, y para exprimir al máximo los puertos SFP que tengan los equipos. Entre las características de este tipo de transceptores tenemos que:

  • Son compatibles con medios de cobre y fibra óptica, aunque generalmente se suele utilizar fibra óptica, ya sea en monomodo o multimodo, dependiendo de nuestras necesidades.
  • Se pueden utilizar tanto en redes 1000BASE-T (Gigabit Ethernet) como en 10GBASE-T (10Gigabit).
  • Son intercambiables en caliente, lo que permite a los ingenieros de redes crear o intercambiar conexiones entre redes sobre la marcha, no es necesario apagar los equipos para extraer el SFP, aunque lógicamente no es recomendable que haya tráfico de red viajando por aquí porque produciremos un corte en la conexión.

Los transceptores SFP nos permiten un movimiento de datos bidireccional con un lado de transmisión (Tx) y un lado de recepción (Rx). En cuanto a las conexiones Ethernet, estos transceptores van a simplificar la conexión puente de los conmutadores de red al proporcionar conectividad de cobre rápida sin tener que configurar dispositivos o equipos de red adicionales. Además, también pueden soportar estándares como SONET, Fibre Channel, GB Ethernet y redes ópticas pasivas (PON).

En la anterior foto podéis ver que tenemos dos entradas para fibra óptica, una de estas fibras será para recepción y otra para transmisión, es muy importante colocar las fibras en la posición correcta, de lo contrario no funcionará la comunicación. Este tipo de transceptores SFP son los más habituales, luego debemos tener en cuenta las características del propio transceptor y si soporta fibra óptica monomodo o multimodo. A continuación, os vamos a enseñar cómo elegir un transceptor dependiendo de tus necesidades.

Cómo elegir un transceptor SFP

Para elegir un transceptor SFP debemos tener en cuenta varios aspectos, de lo contrario, podríamos no exprimir al máximo su rendimiento, e incluso directamente ni siquiera podría funcionar correctamente. Por lo tanto, debemos prestar especial atención a lo siguiente.

Velocidad

Un dato muy importante a tener en cuenta es que los proveedores de hardware de red ofrecen su propia versión de un transceptor SFP, lo que significa que vamos a tener una gran cantidad de opciones. En ese aspecto una de las cosas más importantes que debemos hacer es una clasificación entre SFP, SFP+ y QSFP/QSFP+. Como veremos a continuación estas nomenclaturas están muy relacionados con la velocidad:

  • SFP: proporcionan una velocidad de 1Gbps Full Dúplex, es decir, son las típicas redes Gigabit. Este tipo de puertos son ampliamente usados por switches gestionables, e incluso switches gestionables orientados a pequeñas oficinas.
  • SFP+: proporcionan una velocidad de 10Gbps Full Dúplex, es decir, son las típicas redes 10G. Estos puertos están en auge debido a las redes Multigigabit con el estándar NBASE-T, de esta forma, podremos interconectar varios switches vía SFP+ para no tener cuello de botella ni una sobresuscripción excesiva.
  • QSFP28: proporciona una velocidad de 25Gbps Full Dúplex, este tipo de transceptores están orientados a datacenter y pequeñas y medianas empresas.
  • QSFP+: proporciona una velocidad de 40Gbps Full Dúplex, son los orientados a datacenter y medianas y grandes empresas.
  • QSFP28: son los más rápidos, proporcionan una velocidad de 100Gbps Full-Dúplex.

Antes de comprar un transceptor SFP, debemos conocer qué tipo de SFP está utilizando el switch o router, para que tengan exactamente la misma velocidad. Generalmente los switches que soportan SFP+ (por ejemplo) también soportan SFP, sin embargo, deberíamos mirarlo en las especificaciones técnicas para asegurarnos al 100%, pero no tiene demasiado sentido usar un SFP cuando un puerto soporta SFP+, porque lógicamente la velocidad que conseguiremos será la del SFP que es 1Gbps en lugar de 10Gbps.

Tipo de fibra óptica a utilizar

En los transceptores SFP generalmente se utiliza fibra óptica monomodo o multimodo, dependiendo del transceptor, tendremos que utilizar uno u otro. Para saber cuál debemos utilizar, tenemos que irnos a las especificaciones técnicas del transceptor SFP en concreto. Habitualmente se suele utilizar fibra óptica multimodo (multi-mode) porque es más barato, a no ser que tengas que realizar una tirada de cable de fibra de varios kilómetros, en este caso tendrás que usar fibra óptica monomodo (single-mode) porque tendremos una mayor distancia.

El conector en ambos casos siempre va a ser un LC duplex, tendremos dos cables, uno para enviar datos y otro para recibir datos. Toda esta información la podemos encontrar en las características técnicas, a continuación, tenéis una captura de pantalla de dos transceptores del fabricante D-Link, concretamente los DEM-431XT y el DEM-432XT, ambos son SFP+ por lo que podremos conseguir una velocidad de 10Gbps Full-Dúplex:

Por lo tanto, no solamente nos debemos fijar en la velocidad, sino también si es monomodo o multimodo, e incluso también en el tamaño de las fibras, las cuales vienen definidas también en la hoja de especificaciones técnicas.

SFP a puerto RJ-45

Hoy en día existen transceptores SFP y SFP+ que transforman la señal a puerto RJ-45 para conectar un cable de red Ethernet. Imaginemos que tenemos un switch con 2 puertos 10GBASE-T y otros dos puertos SFP+, pero nosotros queremos conectar un servidor NAS a uno de estos puertos SFP+. Tenemos dos opciones: compramos una tarjeta SFP+ para el NAS, dos transceptores SFP+ y la fibra óptica, o bien compramos un transceptor a RJ-45 y conectados un cable de red Cat 7 o Cat 8 normal y corriente. Este tipo de dispositivos son realmente útiles para estos escenarios donde no tenemos los suficientes puertos 10GBASE-T que nosotros necesitamos.

En estos casos tan solo necesitamos asegurarnos de la velocidad, no importa el tipo de fibra porque realmente no se va a utilizar fibra óptica. Si compramos un SFP pues deberemos tener en cuenta que tendremos una red Gigabit Ethernet, y si compramos un SFP+ debemos tener en cuenta que dispondremos de una red 10Gigabit de alta velocidad, por lo que los equipos también deberían soportan (tienen que tener una tarjeta de red 10G).

Otras consideraciones

Una consideración importante a la hora de escoger nuestro transceptor SFP adecuado, es que debemos estar muy atentos si nos encontramos con una situación en la que se combinan los dispositivos de red antiguos y los nuevos. En ese aspecto hay que tener en cuenta que la mayoría de los módulos SFP aceptan conectores de fibra LC pero esto no siempre es cierto en todos los casos.

Por otra parte, no debemos olvidarnos de que también son componentes electrónicos por lo que son sensibles a las condiciones ambientales. En ese aspecto debemos comprobar que nuestro transceptor soporta la presión, humedad y temperatura del sitio que va a ser colocado. Esto se puede verificar perfectamente en la hoja de especificaciones técnicas.

Antes de comprar nuestro transceptor SFP debemos comprobar la compatibilidad entre proveedores para que podamos utilizar todo nuestro equipamiento de red sin problemas. Aunque generalmente todos usan siempre los estándares, por lo que no deberíamos tener demasiados problemas a la hora de utilizarlos, pero es mejor revisarlo antes de comprarlo.

¡Sé el primero en comentar!