Por qué una web o vídeo cargan lentos pero la velocidad es buena

En muchas ocasiones pueden surgir problemas para intentar conectarnos a Internet o usar un determinado servicio online. Lo normal es que se trate de un fallo de conexión, por ejemplo si la red va muy lenta o hay muchos equipos conectados. Ahora bien, a veces puede que una página web o vídeo carguen muy lentos, pero sin embargo la velocidad de Internet sea buena. ¿Por qué ocurre esto? Vamos a explicar cuáles son los motivos principales y qué hacer para solucionarlo.

Qué provoca errores al cargar una web

Si en general ves que no puedes navegar o que aparecen fallos constantes al usar aplicaciones que se conecten a Internet, como pueden ser programas de videoconferencias o descargas, generalmente se va a tratar de un fallo de la conexión o del equipo. Pero si ese problema lo tenemos más centrado y únicamente ocurre al abrir páginas web (incluso una en concreto) o cargar vídeos, podemos ver que el problema no va a ser general.

Problema con el navegador

El primer fallo que puede ocurrir es que haya algún problema con el navegador. Por ejemplo puede que esté desactualizado o que la última actualización haya provocado algún problema y ahora no cargue bien las páginas web o los vídeos. Incluso puede que estemos utilizando una aplicación problemática, que no funcione bien por algún otro motivo.

También, es posible que hayamos tocado algo en la configuración. Algún error que hayamos cometido puede suponer que el navegador, como podría ser Google Chrome o Mozilla Firefox, no funcione correctamente. Eso puede dar lugar a fallos muy variados, entre los que podemos mencionar la posibilidad de que no cargue bien una web o vídeo.

Hay algún virus

Por supuesto, otro motivo puede ser de seguridad. Tal vez hayas descargado algún archivo que en realidad es malware. Por ejemplo si has bajado algún documento que te ha llegado por e-mail o un programa que has bajado de Internet y lo has hecho desde fuentes no oficiales y eso puede suponer que en realidad sea un virus.

El malware puede afectar directamente al navegador. Podría dejarlo inutilizado totalmente, pero también provocar fallos que afecten únicamente a la carga de determinadas páginas web o contenido, como pueden ser vídeos. Es algo que puede afectar tanto a ordenadores como también a dispositivos móviles.

Ataques a través del e-mail

La página no funciona bien

Un motivo muy común es que no sea problema nuestro, sino de la propia página web. En este caso sería si únicamente tienes problema para entrar en una web en concreto o al visualizar un vídeo. Ves que la velocidad de Internet es muy buena, que funciona en general todo correctamente, pero ese sitio particularmente no carga o lo hace muy lento.

Tal vez el motivo sea que hay un problema con el servidor donde está alojada esa página. Es algo habitual y puede ser momentáneo o alargarse en el tiempo. A veces puede afectar a múltiples páginas que estén alojadas en ese mismo servidor, por lo que podría ser un fallo más generalizado y que afecte también a otros servicios online.

Alguna extensión está interfiriendo

Esta causa es bastante habitual cuando aparecen problemas con el navegador. Vemos que no carga bien las páginas web o que los vídeos se cortan. El motivo no es un problema propiamente del navegador, sino de alguna extensión que hayamos instalado recientemente y que esté provocando errores.

Hay que tener en cuenta que existen muchos complementos para navegadores como Chrome o Firefox. Por ejemplo una extensión para organizar pestañas del navegador, crear alertas, etc. Muchas son útiles, pero también podemos encontrarnos con otras que más que utilidad lo que van a ser es un problema para la seguridad y el buen funcionamiento.

Qué hacer para solucionarlo

Entonces, ¿qué podemos hacer para solucionarlo? Si ves que intentas abrir una web o reproducir un vídeo y no funciona correctamente, puedes tener en cuenta algunos consejos para solucionar todas las posibles causas que hemos ido viendo. De esta forma lograrás que el navegador aproveche la velocidad que tienes y funcione bien.

Tener el navegador actualizado

Lo primero que debes hacer es mantener el navegador correctamente actualizado. Esto es muy importante no solo para lograr que funcione bien, sino también para corregir posibles problemas que puedan surgir. Esos fallos podrían afectar al rendimiento o permitir que un pirata informático logre entrar o colar algún virus.

En el caso de Google Chrome, para actualizarlo tienes que ir al menú de arriba a la derecha, pinchas en Ayuda y le das a Información de Google Chrome. Automáticamente te mostrará qué versión tienes instalada y comenzará a actualizarse en caso de que haya alguna nueva disponible.

Actualizar Google Chrome

Si utilizas Mozilla Firefox u otro navegador, el proceso es similar. Siempre asegúrate de descargar el programa desde fuentes oficiales o actualízalo directamente desde la aplicación.

Proteger el sistema

El problema puede ser causado por algún virus o malware, por lo que el siguiente paso será comprobar que el sistema está protegido correctamente. Es vital tener siempre algún buen antivirus instalado. Por ejemplo el propio de Windows Defender es una buena opción, pero vas a encontrar otras muchas como Avast o Bitdefender. Siempre infórmate bien e instala una de garantías.

Además, para proteger el sistema también debes asegurarte de que está actualizado. En el caso de Windows tienes que ir a Inicio, entras en Configuración y vas a Windows Update. Automáticamente comenzará a ver si hay alguna versión disponible y la instalará en caso de que detecte algo.

Actualizar Windows 11

Probar otro navegador

Siempre vas a tener la opción de probar otro navegador. Si ves que al intentar abrir una página web o ver un vídeo no funciona o se corta, pero en cambio la velocidad de Internet es buena, puede que el fallo sea del navegador. Vas a poder utilizar otro, ya que existen muchas alternativas disponibles para todo tipo de sistemas operativos.

Puedes usar los principales como Google Chrome o Mozilla Firefox, pero también tener otras muchas opciones como Microsoft Edge, Safari, Opera… Puede que en algún momento no funcione bien y sea buena idea probar con alguna otra opción de las muchas que vas a poder encontrar disponibles.

Descargar solo programas oficiales

¿Vas a instalar alguna extensión para el navegador? Nunca debes descargarla desde fuentes que no sean oficiales. Utiliza la tienda oficial de Google Chrome o Mozilla Firefox y evita así problemas. Esto te ayudará a que el navegador funcione bien y evitar los molestos cortes que pueda haber.

Lo mismo respecto al navegador. Instálalo siempre desde fuentes oficiales, como puede ser la propia página web o utiliza tiendas de aplicaciones seguras, como Microsoft Store o Google Play. Esto evitará muchos problemas que van a poner en riesgo tu seguridad y el buen funcionamiento.

En definitiva, como has podido ver puede haber diferentes problemas que provoquen errores a la hora de abrir una página web o ver un vídeo en Internet, aunque la velocidad de la red sea buena. No obstante, puedes tener en cuenta los consejos que hemos dado para intentar solucionar el error y conseguir que todo vuelva a la normalidad.

¡Sé el primero en comentar!