Evita el error 0x80070643 al actualizar Windows

Evita el error 0x80070643 al actualizar Windows

Javier Jiménez

Tener los sistemas actualizados es algo muy importante para evitar problemas de seguridad y lograr que el rendimiento sea óptimo. Sin embargo, a veces pueden aparecer fallos cuando actualizamos. Puede deberse a problemas con la red, una mala configuración, malware… En este artículo vamos a explicar qué es el error 0x80070643 al actualizar Windows y de qué manera podemos solucionarlo.

Por qué aparece el fallo 0x80070643 al actualizar Windows

Podemos decir que es uno de los errores más comunes cuando intentamos actualizar la versión de Windows. No está causado por un único motivo. Uno de ellos es un error con los drivers. Por ejemplo si has instalado recientemente algún dispositivo y ha generado algún conflicto con los controladores.

También puede ocurrir que hayas instalado recientemente algún programa o después de alguna actualización y eso haya provocado algún error. Incluso archivos corruptos en el sistema podría provocar el error 0x80070643 al intentar actualizar Windows. Esto último podría ocurrir si se ha desconectado el equipo de repente o se ha cortado alguna actualización.

No obstante, una causa que también suele aparecer en este tipo de problemas es que haya algún tipo de malware. Puede ocurrir que hayas descargado algún programa y tenga virus o cualquier archivo que hayas abierto a través del correo y en realidad sea malicioso y afecte al sistema Windows.

Estas son, por tanto, las principales causas por las que aparece el fallo 0x80070643. Como ves, suele ocurrir por un problema a nivel de software y archivos corruptos. Después de haber instalado algún programa, tras una actualización o incluso algún software malicioso que haya infectado Windows.

Cómo solucionar el problema

Después de explicar cuáles son las principales razones por las que aparece el error 0x80070643, vamos a mostrar algunos pasos con los que podemos solucionarlo. Verás que hay diferentes métodos según la causa del problema que haya podido aparecer al actualizar Windows a una nueva versión.

Buscar archivos corruptos

Lo primero que puedes hacer es comprobar si hay algún archivo corrupto en Windows. Es una de las causas por las que aparece este problema y lo puedes solucionar fácilmente. Solo tienes que seguir una serie de pasos que vamos a explicar y, sin instalar nada adicional, podrás analizar en busca de archivos que puedan estar causando errores.

Para ello tienes que ir a Inicio y entrar en la Terminal de Windows. Es importante que accedas con permisos de Administrador, por lo que tienes que hacer clic con el botón derecho del ratón y abrirlo así para que pueda realizar los cambios necesarios en el sistema. Una vez allí tienes que ejecutar el siguiente comando:

  • sfc /scannow

Lo que hace este comando es rastrear el sistema en busca de posibles archivos corruptos. Por ejemplo una actualización previa que no finalizó, si se ha apagado de golpe el ordenador mientras estaba leyendo determinados archivos, etc. Una vez finaliza el proceso, reparará esos posibles archivos dañados. Tienes que reiniciar el equipo y vuelves a darle a actualizar Windows y comprobar si de esta forma ya no aparece el error 0x80070643.

Reiniciar el instalador de Windows

Otra opción que tienes disponible es la de reiniciar el instalador de Windows. Puede que se haya quedado pillado o que no funcione bien por algún motivo. Es otro paso muy sencillo que puedes dar y tampoco tendrás que instalar nada en el equipo para que pueda funcionar correctamente.

Esta vez tienes que ir nuevamente a Inicio pero entras en Servicios. Cuando estés allí tienes que buscar Windows Installer. Te aparecerá una larga lista con múltiples servicios y seleccionas este que mencionamos, haces clic con el botón derecho del ratón y le das a Reiniciar. Se reiniciará el proceso y podrás iniciar el proceso de actualización nuevamente y ver si se ha solucionado el problema.

Reiniciar instalador de Windows

Analizar en busca de malware

Este problema también podría ser causado por algún virus, por lo que debes analizar el sistema en busca de malware. Para ello puedes usar algún antivirus, como puede ser el propio Windows Defender, que viene integrado con los sistemas de Microsoft, o cualquier otro programa que veas de garantías, como podría ser Avast o Bitdefender. Esto te ayudará a detectar cualquier amenaza que pueda haber y eliminarla.

Siempre conviene contar con este tipo de programas para estar protegido y no tener problemas de seguridad. Es algo que hay que aplicar a cualquier sistema operativo y dispositivo. Hay muchas opciones, pero siempre debes elegir una que veas que funciona correctamente, que tiene buena reputación y no va a suponer un problema añadido.

Después de haber analizado el equipo en busca de amenazas y que te hayas asegurado de que está limpio, tendrás que volver nuevamente al proceso de actualización de Windows. Si algún malware era la causa y el antivirus ha podido eliminarlo, podrás actualizarlo sin mayores problemas.

Malware solo con visitar una web

Ver si algún programa interfiere

Aunque contar con antivirus y programas de seguridad es algo muy positivo, lo cierto es que también podrían interferir y ser precisamente la causa de que aparezcan problemas al actualizar Windows. Puede pasar con el antivirus, algún firewall, VPN… Pueden estar bloqueando la conexión y hacer que sea imposible continuar con el proceso de actualización. Por ello es fundamental siempre elegir un buen antivirus, que sea de garantías y funcione bien.

No obstante, esto mismo puede pasar con cualquier otro software que hayas instalado recientemente. En este caso tendrás que revisar las aplicaciones instaladas y ver si alguna puede estar generando problemas. Siempre puedes desinstalarlos o al menos pausarlos momentáneamente hasta comprobar si esta es la causa o no.

Descargar o actualizar .NET Framework

Microsoft .NET Framework es un componente muy importante para que las aplicaciones de Microsoft funcionen correctamente en Windows. Esto también incluye al servicio de actualización, por lo que un problema con este componente podría suponer que no pudiéramos actualizar correctamente. Estos ofrecen varios servicios a las aplicaciones en ejecución, como por ejemplo:

  • Se encargan de administrar la memoria. En la mayoría de los lenguajes de programación, son los propios desarrolladores de las aplicaciones quién decide cómo asignar y liberar la memoria y administrar los recursos. Pero en los casos de las aplicaciones NET Framework, el CLR se encarga de proporcionar estos servicios a cada una de ellas.
  • Los compiladores de código definen los tipos de sistemas comunes, y compilan el código de cara a la interoperabilidad entre los diferentes lenguajes. Con NET Framework, este se encarga de definir estos sistemas, y los hacen comunes entre todos los lenguajes de programación que tiene NET Framework como destino.
  • Se puede utilizar para no tener que escribir grandes cantidades de código, de forma que se pueden controlar las operaciones más comunes de bajo nivel. Se trata de una biblioteca de tipos a la que se puede acceder en todo momento por parte de los programadores y sus miembros.
  • Incluyen bibliotecas para algunas áreas de desarrollo de aplicaciones, como por ejemplo ASP.NET que está dedicada a aplicaciones web, ADO.NET para accesos de datos, Windows Communication Foundation para aplicaciones servicio y Windows Presentation Foundation, que se trata de las aplicaciones de escritorio que podemos tener en Windows.
  • Como hablamos en el punto uno, facilitan la interoperabilidad entre lenguajes, donde emiten un código intermedio el cual se llama «Lenguaje intermedio» o CIL, el cual también compila a través de Common Language Runtime. Esto permite que las rutinas sean accesibles a otros lenguajes, lo que puede ayudar mucho a los programadores a desarrollar sus lenguajes favoritos.
  • Permiten que las aplicaciones desarrolladas con una versión de NET Framework concreta, se ejecuten sin modificaciones en versiones posteriores.
  • Permiten la resolución de conflictos entre versiones, y permite que varias de ellas puedan coexistir en el mismo equipo.

Puede que este componente esté dañado o incluso desactualizado. Por tanto, lo que tienes que hacer es ir a la página de Microsoft y descargarlo. Tienes que asegurarte de que estás instalando la última versión disponible, ya que eso ayudará a evitar problemas a la hora de actualizar Windows, por ejemplo. Es importante que siempre descargues este tipo de aplicaciones desde fuentes seguras y legítimas para evitar cualquier problema.

Escanear el sistema con CHKDSK

En el remoto caso de que ninguna de las opciones anteriores solucione el problema, podemos recurrir a analizar el sistema con el comando CHKDSK. Esto nos ayudará a verificar que las unidades de disco estén en buen estado. Si bien no es del todo sencillo de utilizar, es una buena opción como último recurso. Lo más recomendable es realizarlo desde la consola de comandos o CMD, siempre en modo administrador, y también es posible utilizarlo directamente en PowerShell. Lo primero que debemos hacer es cerrar todo lo que pueda estar corriendo en el disco duro como pueden ser unidades de almacenamiento o programas. Luego accedemos al símbolo del sistema, e introducimos un CHKDSK, junto con la letra del disco duro que vamos a analizar. Si se trata del disco raíz del equipo, será C.

Este se ejecutará sin necesidad de otros parámetros y no va a modificar nada en el disco duro. Nos arrojará información acerca de este, y de si contiene algún fallo que pueda impedir que se instale alguna actualización. Pero si queremos mucha más información, tenemos a nuestra disposición una gran cantidad de parámetros para acompañar al comando. Entre ellas, las más interesantes son las que ejecutan tareas de reparación en el disco, como pueden ser /F o /R.

El uso de variables, hará que tarde más en terminar el proceso, pero eso no es todo. Si estamos usando el contenido del disco, puede darse el caso de que le afecte, y le lleve más tiempo el análisis, por eso es recomendable dejar el disco liberado mientras el comando actúa. En todo caso, también hay opciones para que no le lleve tanto tiempo, como pueden ser /I o /C, las cuales recortan en funciones a CHKDSK, a favor de tardar menos tiempo en terminar.

En definitiva, si te encuentras con el error 0x80070643 cuando vas a instalar actualizaciones de Windows, las causas pueden ser varias. Lo normal es que se deba a algún archivo corrupto o software que esté interfiriendo. Pero también podría ocurrir que haya algún malware en el equipo. Sea cual sea el motivo, puedes seguir estos pasos que hemos explicado para corregir el problema y que vuelva a funcionar con normalidad.

¡Sé el primero en comentar!