Cómo solucionar los problemas con la conexión a Internet: ¿soy yo o del operador?

Cuando vamos a conectarnos a Internet con nuestro ordenador, en caso de no tener conexión, podemos tener múltiples causas que nos lo impiden. En este artículo os vamos a dar todas las claves para intentar detectar dónde está el problema, y si es posible, solucionarlo por nosotros mismos, ya que en algunos casos podría ser que tu operador tenga alguna incidencia.

Lo primero que debemos asegurarnos es si existe algún problema con el router de nuestro operador, debemos mirar las luces LED del router que tenemos en su parte frontal, y comprobar que la conexión a Internet está en color verde. Si está en color naranja, rojo o directamente no se ilumina el LED de estado de Internet, entonces el problema es directamente del operador, y no es culpa tuya. Este es el primer paso que debes realizar, comprobar si nuestro operador es el que tiene problemas o somos nosotros en la red local doméstica, ya sea por culpa de mala configuración del router, del ordenador con el que nos estamos intentando conectar, o directamente nuestros smartphones.

Si ya hemos descartado que tengamos el problema con nuestra red local o equipos, entonces tenéis que seguir paso a paso las siguientes recomendaciones que os damos para conseguir solucionar los problemas de conectividad en tu casa.

Paso 1: ¿nos estamos conectando vía Wi-Fi o cable?

Si tenemos un problema de conexión a Internet, es necesario saber si nos estamos conectando vía Wi-Fi o cable. Para descartar posibles problemas con la red inalámbrica, es recomendable conectarnos siempre por cable a nuestro router directamente. No obstante, en caso de no poder conectarte vía cable (no tenemos un cable, nuestro ordenador no tiene puerto Ethernet etc.)

Una vez que nos hayamos conectado vía cable, nos vamos a «Panel de Control / Centro de redes y recursos compartidos» y aquí pinchamos en la conexión Ethernet que tengamos, para ver el estado de la misma. Si en la sección de «Velocidad» tenemos una velocidad de 100Mbps, 1Gbps, o superior, a nivel de capa de acceso al medio está todo correcto.

Si nos aparece que el cable de red está desconectado, significa que no estaremos conectados al router, es posible que el cable esté en mal estado, o que no lo hayamos conectado correctamente. Es decir, no hay conexión física punto a punto.

Paso 2: comprobar si tenemos dirección IP en la tarjeta de red

El segundo paso es comprobar si tenemos dirección IP, simplemente basta con pinchar en «Detalles» de la captura de pantalla anterior. Aquí nos debería salir una dirección IP que está asignada a nuestra tarjeta de red. Generalmente el router que tenemos en nuestra casa tiene un servidor DHCP que se encargará de proporcionarnos direccionamiento privado, para conectar correctamente en la red local a todos los dispositivos, ya sean vía cable o vía WiFi. Al pinchar en «Detalles» deberíamos ver una dirección IP del rango 192.168.X.X, al máscara de subred que normalmente es 255.255.255.0 y también la dirección IP de la puerta de enlace predeterminada que es el router principal, esta dirección IP generalmente es la 192.168.1.1 o 192.168.0.1, pero podría ser cualquier otra subred.

Para poder ver esta misma información de forma fácil y rápida, también podríamos abrir una consola en el terminal o símbolo del sistema de nuestro ordenador, para ello pinchamos en «Inicio» y ponemos «CMD», abrimos la consola y ponemos la siguiente orden:

ipconfig

Nos saldrá exactamente la misma información que antes, pero mucho más rápido que meternos por los diferentes menús del sistema operativo Windows.

Si nos aparece una dirección IP 169.X.X.X significa que no hemos podido obtener una dirección IP a través de DHCP, por tanto, es posible que nuestro router no esté funcionando correctamente, o que simplemente el servidor DHCP ha dejado de funcionar. Para solucionarlo, podemos probar a reiniciar el router (apagar y encender), y comprobar si nos proporciona una IP. Esta dirección de 169.X.X.X hace uso del protocolo APIPA (Automatic Private IP Addressing), y solamente se utiliza en caso de que tengamos en nuestra tarjeta de red en modo cliente DHCP, y el servidor DHCP no nos proporcione ninguna dirección IP privada para conectarnos a la red local.

Paso 3: comprobar conectividad con el router

Una vez que ya tengamos dirección IP en nuestra tarjeta de red, procedemos a comprobar si tenemos conectividad con el router de nuestro hogar. Para ello, simplemente debemos hacer un «ping» a la puerta de enlace predeterminada. Pinchamos en el icono de «Windows», y ponemos «cmd», a continuación, escribimos:

ping 192.168.1.1

Es posible que la dirección IP de la puerta de enlace predeterminada sea diferente, en la sección de «Detalles» que os hemos explicado anteriormente, lo deberás comprobar, ya que es posible que use dirección 192.168.0.1, 192.168.2.1 e incluso otras, ya que depende del fabricante y de su configuración. Por ejemplo, los principales fabricantes usan 192.168.0.1 y 192.168.1.1, pero hay otros fabricantes como AVM con sus routers FRITZ!Box que disponen de la dirección IP 192.168.178.1, por lo que debemos tenerlo muy en cuenta a la hora de hacer ping, previamente debemos verificar la dirección de la puerta de enlace predeterminada proporcionada por el servidor DHCP.

Si no nos contesta el router, significa que existe algún problema con él. Si tenemos conectividad con el router, pero seguimos sin tener conexión a Internet, haremos una comprobación adicional, porque ahora el problema no está en la red local doméstica, sino en los servicios DNS o en la conexión a Internet de nuestro operador.

Paso 4: comprobar conectividad con un servidor de DNS

Una vez que ya tengamos conectividad con la puerta de enlace predeterminada (router), procedemos a comprobar si tenemos conectividad con cualquier servidor DNS. Para ello, simplemente debemos hacer un «ping» a cualquier servidor DNS. Pinchamos en el icono de «Windows», y ponemos «cmd», a continuación, escribimos:

ping 8.8.8.8

Si nos responde correctamente, significa que nuestra conexión a Internet funciona correctamente. En caso de que no nos conteste, significa que no tenemos conexión a Internet, no salimos a Internet, y esto podría ser por tema del operador de Internet, que hemos desconectado el cable de fibra, coaxial, o cable de teléfono. Si el funcionamiento de esta prueba es correcta, significa que tenemos conexión, pero existe un problema a nivel de DNS que debemos solucionar.

Es posible que los servidores DNS que estamos usando sean los de nuestro operador, y estos servidores DNS tengan problemas. En este caso, lo mejor que puedes hacer es cambiar los servidores DNS en tu PC o directamente en el router. En RedesZone tenemos tutoriales completos de cómo cambiar los servidores DNS en el PC y también en el router.

Paso 5: comprobar conectividad con un dominio

Para comprobar si el problema que tenemos de conexión es un problema con los DNS, lo más sencillo es hacer «ping» a cualquier dominio. Pinchamos en el icono de «Windows», y ponemos «cmd», a continuación, escribimos:

ping www.redeszone.net

Si no nos contesta, significa que existe un problema con los DNS, y por este motivo no puedes navegar por Internet. En este caso, es recomendable que cambies los DNS de tu ordenador y volver a probar la conectividad. Si nos contesta, significa que a nivel de DNS y conectividad está todo correcto, y es posible que el problema esté en tu navegador de Internet.

Paso 6: dirección IP pública y enrutado correcto

En algunas ocasiones, el operador puede proporcionarnos una dirección IP pública de manera correcta, ya sea a través de DHCP o directamente a través de PPPoE. Si hemos obtenido en el router una dirección IP pública correctamente, y, sin embargo, no tenemos conexión con Internet, sería muy interesante meternos en el router en la sección de «Herramientas de redes», y ejecutar un ping o un traceroute directamente desde el router, sin usar nuestro PC para descartar por completo un problema con nuestro ordenador. Si haciendo un ping o traceroute desde el router, funciona correctamente, eso significa que es nuestro PC, y habremos comprobado que nuestro operador no es el culpable de habernos quedado sin conexión a Internet.

En algunas ocasiones, es probable que el ISP te proporcione una dirección IP pública, pero sin embargo, no puedas salir a Internet, y solamente tengas conectividad con la puerta de enlace predeterminada de la WAN que te ha proporcionado el operador. En este caso, el culpable es el propio operador que no esté enrutando bien tu dirección IP, o que simplemente no la ha dado de alta correctamente en el BRAS del operador. Para solucionar es problema, tendrás que forzar un cambio de dirección IP pública, apagando el router durante unos minutos y volviendo a encender. En caso de proporcionarte la misma dirección IP pública, tendrás que apagar el router o la ONT durante más tiempo (30 minutos), para forzar el cambio de dirección IP pública.

Con estos pasos, podremos aislar dónde está el problema de conexión, y solucionarlo para que volvamos a tener conectividad.

¡Sé el primero en comentar!