Redes 4G y LTE: ¿En qué se diferencian realmente?

Redes 4G y LTE: ¿En qué se diferencian realmente?

Javier Jiménez

Las redes móviles representan una parte fundamental de las conexiones a Internet en la actualidad. Prácticamente todos tenemos una tarifa de datos contratada en nuestro móvil y podemos acceder a Internet. Es cierto que los datos pueden ser limitados y eso provoca que no podamos descargar o usar la red con la misma libertad. Como sabemos hoy en día hay varios tipos de redes a las que podemos conectarnos, como el 2G, 3G o 4G. En este artículo vamos a explicar las diferencias entre 4G y LTE. Son dos términos que si bien engloban a tecnologías similares, tienen sus diferencias. Vamos a tratar de explicarlas.

El uso de las redes móviles en la actualidad

Navegar por Internet ya no es cosa de tener un ordenador conectado por cable a un router. Esto ha cambiado en los últimos años gracias principalmente al auge de los dispositivos móviles, pero también a la mejora de las redes disponibles.

En muchos casos el móvil ha suplido el uso de equipos de escritorio para navegar por la red. Podemos hacerlo tanto por Wi-Fi como a través de datos móviles. En este último caso, la red a la que podamos conectarnos hará que la velocidad de Internet sea la adecuada o no. Es decir, no es lo mismo intentar reproducir un vídeo de YouTube cuando estamos conectados por 2G que hacerlo a través de 4G.

La capacidad de la red influye mucho según cuál estemos utilizando. A falta de que el 5G llegue a más lugares y tengamos más dispositivos compatibles, el 4G y LTE son las tecnologías que podríamos decir como más utilizadas cuando buscamos la mayor velocidad. Vamos a explicar cuáles son las diferencias entre 4G y LTE.

4G o LTE

Diferencias entre el 4G y LTE

Aunque en ocasiones son términos que se utilizan indistintamente, lo cierto es que existen diferencias. Por ello es interesante saber exactamente qué cambios puede haber cuando tenemos cobertura 4G o cuando nos conectamos a LTE.

Velocidad

Esto es posiblemente lo que más interese a los usuarios. Cuando nos conectamos a Internet con el móvil dependemos de la cobertura que haya en ese momento. Esto significa que no siempre vamos a tener la misma velocidad cuando nos conectemos al 4G, ya que no es lo mismo estar en interior y con poca cobertura que si estamos en exteriores muy cerca de la antena.

Ahora bien, existen diferencias de velocidad entre el 4G y el LTE. Aquí tenemos que mencionar que existen diferentes categorías. Básicamente el 4G está compuesto por hasta 20 categorías diferentes, aunque no todas ellas son realmente utilizadas. A partir de la categoría 6 se podría considerar LTE y tenemos velocidades superiores tanto de bajada como de subida.

La velocidad teórica a través de redes 4G es de 300 Mbps. Lo normal es que no superen los 150 Mbps. Por otro lado, las redes LTE pueden superar incluso los 450 Mbps, aunque este suele ser el límite normal. Todo dependerá de las antenas y también lógicamente de la capacidad de nuestro dispositivo.

Compatibilidad de la operadora

Existen diferencias también en cuanto a la compatibilidad tanto por parte de las operadoras como de los dispositivos que utilicemos. Es decir, no todas las operadoras ofrecen LTE o también conocido como 4G+. En ocasiones, especialmente aquellas operadoras virtuales, podrían no ofrecer la máxima velocidad que permite el LTE.

Dispositivo compatible

También hay que tener en cuenta que necesitamos un dispositivo compatible. Por tanto existen diferencias en cuanto a la compatibilidad. Hoy en día los terminales modernos soportan las categorías del LTE sin problemas, pero podríamos toparnos con dispositivos, principalmente si los compramos de otros países, que no ofrecen las velocidades máximas disponibles.

En definitiva entre el 4G y LTE existen diferencias, como hemos visto. Principalmente vamos a notarlo en la velocidad, aunque también debemos tener en cuenta que es necesario contar con un dispositivo compatible, así como que nuestra operadora ofrezca LTE o no. Próximamente lo más utilizado será el 5G, como sabemos.