Cómo expulsar a usuarios e intrusos de tu red Wi-Fi: las mejores opciones

Cómo expulsar a usuarios e intrusos de tu red Wi-Fi: las mejores opciones

Javier Jiménez

En ocasiones podemos tener problemas de seguridad con nuestras redes inalámbricas. Generalmente ocurren porque no hemos tomado medidas adecuadas. Pero además de tener intrusos indeseados que hayan atacado nuestra red, también podemos toparnos con el problema de que en algún momento hayamos dado la clave de acceso a una persona y no queremos que siga conectándose. En este artículo vamos a explicar qué opciones tenemos para expulsar usuarios de nuestra red Wi-Fi. Vamos a hablar de los principales métodos.

Cómo expulsar a un usuario de nuestra red Wi-Fi

Es muy diferente si hemos visto intrusos en nuestra red Wi-Fi que desconocemos, o si por el contrario es un usuario o dispositivo que no queremos que se conecte a la red, pero que en algún momento le dimos permiso. Puede que sea alguien que ha venido a nuestra casa y le hemos dado la clave del Wi-Fi, por ejemplo.

Sea como sea, tenemos diferentes opciones para evitar que un usuario en concreto o un dispositivo se conecten a nuestra red. Vamos a hablar de las principales que tenemos.

Cambiar la contraseña de la red Wi-Fi

Sin duda la mejor opción de echar a cualquier usuario de nuestra red es cambiar la contraseña del Wi-Fi. Así, cualquier usuario o dispositivo que estuviera conectado a nuestra red, automáticamente queda fuera. Eso sí, en este caso hay que tener en cuenta que no solo quedaría fuera un usuario en concreto, sino que también pasaría con cualquier otro equipo conectado o usuario. Tendríamos que volver a configurar la nueva clave o cifrado en cada caso.

Siempre que creemos una nueva clave hay que seguir el mismo patrón para que sea fuerte y compleja: tiene que contener letras (mayúsculas y minúsculas), números y otros caracteres especiales, es recomendable que sea de 12 caracteres o superior, y si es posible, que sea aleatoria.

NetCut, un programa externo para echar un usuario del Wi-Fi

También podemos utilizar programas externos. Un ejemplo es NetCut, del que hablamos en un artículo anterior. Este software nos permite tener un control sobre todos los equipos que hay conectados en nuestro router.

En caso de que queramos echar a uno en concreto, podemos hacerlo fácilmente con esta aplicación. Una utilidad más que tenemos disponible. Eso sí, en este caso hay que tener en cuenta que vamos a tener que instalar software adicional en nuestro equipo. Hay que bajarlo siempre desde fuentes oficiales y no cometer errores que puedan afectar a nuestra seguridad.

NetCut es un programa interesante que nos permite expulsar a un usuario de la red inalámbrica. No obstante, podemos hacer uso de otros programas que son similares y que también podemos encontrar de forma gratuita en Internet. Existe un amplio abanico de posibilidades para los diferentes sistemas operativos.

Crear un filtrado MAC

Crear un filtrado MAC por sí solo no va a mejorar en gran medida la seguridad de nuestra red inalámbrica, pero podría hacer que un usuario o dispositivo en concreto no puedan conectarse. Es, por tanto, una de las opciones que tenemos para expulsar usuarios de nuestro Wi-Fi. Especialmente podremos echar a aquellos que cuenten con menos conocimientos, que simplemente hayan entrado porque han averiguado la contraseña por algún motivo.

Para ello tenemos que identificar la dirección MAC de ese usuario. Podemos entrar en el router, al cual generalmente se accede a través de la puerta de enlace predeterminada 192.168.1.1 e introducir las credenciales. Si no sabemos cuál es la puerta de enlace la podemos averiguar fácilmente. Tenemos que ir a Inicio, abrimos el Símbolo del sistema y posteriormente ejecutamos el comando ipconfig. Nos mostrará una serie de datos entre los que se encuentran lo que nos interesa. Así ya podremos acceder a nuestro dispositivo.

Saber puerta de enlace predeterminada

La contraseña suele ser genérica del tipo admin123, 1234, etc. No obstante, es muy recomendable que nunca dejemos esa clave de acceso y que la cambiemos por otra mucho más fuerte que pueda mantener alejados a los piratas informáticos y que no comprometan nuestra seguridad en ningún momento.

El proceso dependerá del router que tengamos, pero en general habrá que entrar en Wireless y acceder a la opción de filtro de direcciones MAC.

Expulsar usuarios de nuestra red Wi-Fi

Aquí tendremos que introducir la dirección MAC de ese dispositivo que queremos evitar que se conecte. Puede ser de alguien a quien le dimos en algún momento nuestra contraseña o incluso un equipo de nuestra propiedad que no queramos que tenga acceso a la red. Podemos crear una lista blanca para que únicamente los dispositivos que queramos puedan acceder fácilmente.

Restablecer los valores del router

Un poco similar al cambio de contraseña que mencionábamos anteriormente. Si reseteamos el router y volvemos a los valores de fábrica, en caso de que hayamos cambiado previamente la clave y la configuración, todos los usuarios quedan fuera del mismo. A fin de cuentas no conocerían las nuevas credenciales y la configuración no les permitiría seguir conectados.

Es una manera rápida de expulsar a cualquier usuario. Eso sí, una vez más estaríamos bloqueando el acceso a todos los demás usuarios y dispositivos. Tendríamos que generar una nueva clave segura.

Deshabilitar el Wi-Fi

Esta opción automáticamente va a dejar fuera a todos los usuarios que se conecten a través de la red inalámbrica. Va a permitir que echemos a cualquier equipo que tengamos conectado. Sin embargo esto solo sería válido si no vamos a querer utilizar el Wi-Fi. Por ejemplo si vamos a conectarnos por cable y lo único que queremos es que no haya más aparatos que puedan conectarse. Es una medida más drástica pero que también hemos querido incluir. A fin de cuentas es una solución que también podemos llevar a cabo en un momento dado.

Para ello tendremos que entrar de nuevo al router. Podemos acceder a la configuración avanzada, entrar en Wi-Fi y, según nuestro modelo, encontrar la opción correspondiente para deshabilitar la red inalámbrica. En cualquier momento podremos revertir la situación. Incluso puede ayudarnos a ganar tiempo mientras cambiamos la contraseña o llevamos a cabo cualquier cambio.

En definitiva, estas son algunas de las opciones sencillas que tenemos para expulsar a un intruso de nuestra red Wi-Fi. Es posible que en un momento dado nos interese dejar sin conexión a un usuario o un dispositivo en concreto. Fácilmente, siguiendo los pasos que hemos mencionado, podremos lograrlo en nuestro router.