Cómo me pueden robar Wi-Fi

Cómo me pueden robar Wi-Fi

Javier Jiménez

Uno de los problemas que más preocupa a los usuarios al navegar por Internet es la seguridad. Son muchos los ataques que podemos sufrir en la red, muchas estrategias que utilizan los piratas informáticos para atacar de una u otra forma. Por suerte también podemos contar con herramientas de seguridad y métodos para protegernos. En este artículo vamos a explicar cómo podrían robarnos Wi-Fi.

Las redes inalámbricas, objetivo de los piratas informáticos

Hay que tener en cuenta que las redes inalámbricas, el Wi-Fi, forman parte del día a día de muchos usuarios particulares y también empresas. Cada vez tenemos más dispositivos compatibles con esta tecnología que nos permiten conectarnos a la red y tener acceso a Internet.

Sin embargo esta opción no es tan segura como el cable. Podemos sufrir problemas si tenemos una mala configuración, si no tomamos medidas adecuadas para protegernos. Esto hace que sean objetivo de los ciberdelincuentes.

Especialmente las redes públicas pueden ser usadas como cebo para robar información, infectar equipos o comprometer nuestra privacidad. Pero lo mismo puede ocurrir en una red doméstica, ya que pueden robar nuestro Wi-Fi y acceder a los equipos. Es importante conocer cómo pueden hacer esto y de esta forma estar protegidos en todo momento.

Cómo pueden robar una red Wi-Fi

Es cierto que las medidas de seguridad, la protección de las redes, han mejorado con el paso de los años. Hoy en día no es tan fácil acceder a una red inalámbrica. Pero siguen habiendo muchas desprotegidas o que utilizan cifrados que no son los adecuados. Eso puede ser utilizado por los atacantes.

Explotar un cifrado inseguro

Una de las formas que tienen los intrusos de robar nuestra red Wi-Fi es explotar cifrados que sean inseguros. Esto ocurre independientemente de si nuestra contraseña es adecuada o no. Si estamos usando un cifrado que sea antiguo, que hoy en día sea explotable, significa que estamos en peligro.

Por ejemplo hablamos del cifrado WEP, que hoy en día no es seguro. Pueden utilizar herramientas para atacarnos y obtener acceso a nuestra red. Por ello es muy importante siempre hacer uso de cifrados seguros, más recientes, como por ejemplo WPA-2 o, la última, WPA-3.

Fuerza bruta

La fuerza bruta sigue siendo una estrategia muy utilizada en los ataques a redes inalámbricas. Básicamente consiste en que los piratas informáticos prueban una tras otra las combinaciones posibles para acceder.

Lógicamente aquí sí influye mucho la contraseña que estemos utilizando. Mientras más fuerte y compleja sea, mejor. No es lo mismo una clave que tenga únicamente letras o números, que otra que cuente con letras (mayúsculas y minúsculas), números y otros símbolos especiales. Además todo ello de forma aleatoria y con una longitud adecuada.

Muchos usuarios mantienen la contraseña que viene de fábrica con el router. Eso es un error grave, ya que podría ser averiguada por un atacante sin demasiados problemas, siempre que tenga las herramientas y el conocimiento adecuados.

Claves débiles por adivinación

Pero una contraseña puede ser mucho más débil que para ser averiguada por fuerza bruta. Podrían ser claves muy genéricas, que utilizan muchos usuarios y que podrían ser adivinadas simplemente con probar, sin tener que utilizar ningún programa informático.

Eso sí, esto normalmente está presente en empresas, que suelen poner el nombre del local o similares. Cualquier intruso podría acceder si empieza a probar estas contraseñas débiles. Incluso en muchos sitios veremos que la clave de acceso es del tipo 123456789, el nombre del local seguido de 123, etc.

Vulnerabilidades en el router

Por supuesto también pueden explotar las vulnerabilidades existentes en los routers y puntos de acceso. Hemos visto muchos fallos de seguridad que afectan a este tipo de equipos y que no han sido corregidos.

Normalmente los propios fabricantes lanzan parches de seguridad. Sin embargo los usuarios no siempre los instalan y mantienen los equipos vulnerables. Un atacante podría romper la seguridad y acceder a esa red.

Fallos en amplificadores o repetidores

Es muy común utilizar amplificadores o repetidores para mejorar la señal inalámbrica. Actúan como punto de acceso y nos ofrecen la posibilidad de conectarnos a Internet desde otros lugares del hogar. Sin embargo esto también puede ser un problema para la seguridad si no tomamos las medidas adecuadas.

Tener un amplificador Wi-Fi, por ejemplo, con una mala configuración, con vulnerabilidades, podría ser explotado por un atacante para acceder a nuestra red y lograr robar Internet.

En definitiva, estos son algunos de los métodos que pueden utilizar los piratas informáticos para robar Wi-Fi. Es importante que tomemos medidas, como hemos ido viendo. Utilizar cifrados seguros, contraseñas fuertes y complejas, mantener los equipos actualizados y el sentido común son aspectos fundamentales que no podemos pasar por alto.

Consejos para mejorar la seguridad del Wi-Fi

Hemos visto cómo podrían atacar nuestra red Wi-Fi y poner en riesgo la seguridad. Sin embargo podemos tener en cuenta algunos consejos esenciales que pueden venir muy bien y ayudarnos a reducir los problemas. Vamos a nombrar algunos de los más importantes para proteger nuestras redes inalámbricas ante posibles ataques.

Crear contraseñas fuertes

Sin duda un factor fundamental es el de crear contraseñas que sean fuertes y complejas. Es imprescindible crear claves adecuadas para proteger nuestro Wi-Fi. Esto significa que debe contener letra (mayúsculas y minúsculas), tener números y otros símbolos especiales. Además debe tener una longitud adecuada y ser única.

Pero más allá de la contraseña en sí, también va a ser imprescindible el tipo de cifrado que estemos utilizando. Hay que evitar aquellos obsoletos que pueden ser explotados por terceros. Conviene siempre usar los más recientes, lo más fuertes y que más y mejor pueden protegernos de este tipo de amenazas.

Mantener los dispositivos actualizados

También es esencial actualizar el router y cualquier dispositivo de red. Pueden surgir vulnerabilidades que son explotadas por los piratas informáticos para llevar a cabo sus ataques. Gracias a los parches y actualizaciones de seguridad podemos corregir esos problemas. Debemos en todo momento mantener el firmware actualizado.

Al igual que el firmware del propio router, también debemos tener actualizada la tarjeta de red, el ordenador o cualquier equipo que conectemos. Los fallos de seguridad pueden ocurrir en cualquier momento. Es por ello que no debemos dejar de lado el hecho de tener todo actualizado.

Cambiar los valores de fábrica

Por otra parte, otro consejo más para evitar problemas de seguridad en nuestra red Wi-Fi es la de cambiar los valores de fábrica. Por supuesto hay que cambiar las contraseñas que puedan venir al adquirir el aparato, pero también el nombre de la red y otros parámetros que podrían ser inseguros. Así potenciaremos más la seguridad.

También hay apartados de seguridad que podemos configurar. Por ejemplo crear una red de invitados si queremos evitar dar la contraseña principal y así la activamos cuando nos interese. Para ello tendremos que entrar en el router, que generalmente se hace a través de la puerta de enlace predeterminada 192.168.1.1, aunque algunos también permiten hacerlo desde la aplicación.

Si no sabes cuál es la puerta de enlace de tu router, puedes averiguarlo fácilmente a través del Símbolo del sistema y ejecutar el comando ipconfig. Allí aparecerán diferentes datos, entre los que se encuentra la puerta de enlace.

Saber puerta de enlace predeterminada

Desconectar el Wi-Fi si no se va a usar

En caso de que no vayas a usar el Wi-Fi y quieras extremar al máximo las precauciones para que no te roben la clave o accedan a la red, una opción más es la de directamente desconectar la red inalámbrica. Esto lo podemos hacer una vez más si entramos en la configuración del roouter, accedemos al apartado del Wi-Fi y allí lo desactivamos.

Si por ejemplo vas a estar un tiempo fuera de casa de vacaciones, puedes optar por desconectar la red Wi-Fi mientras mantienes el router conectado por cable a algún aparato que te interese mantener encendido.

En definitiva, estos son algunos consejos que puedes poner en práctica para mantener la seguridad del Wi-Fi y evitar cualquier problema. Esto ayudará a mantener alejados a los piratas informáticos que puedan entrar y afectar la calidad y velocidad de la señal.

¡Sé el primero en comentar!