Qué es la pérdida de paquetes Wi-Fi y cómo evitarlo

Las redes inalámbricas forman parte muy importante del día a día de los usuarios. Son muchos los dispositivos móviles que utilizamos y podemos conectar gracias al Wi-Fi. Sin embargo en ocasiones pueden surgir problemas que afecten a la calidad de la señal, a la velocidad de Internet o a la estabilidad. En este artículo vamos a explicar qué es la pérdida de paquetes Wi-Fi, cómo comprobar si sufrimos este problema y, lo más importante, cómo evitarlo.

Qué es la pérdida de paquetes Wi-Fi

Con la pérdida de paquetes Wi-Fi nos referimos a la pérdida de datos desde el origen al destino. Básicamente es no recibir toda la información necesaria. Esto puede suponer que tengamos problemas a la hora de jugar por Internet, por ejemplo. También notaremos una lentitud a la hora de cargar una página web, que se interrumpan las descargas, llamadas o videollamadas.

En definitiva, la pérdida de paquetes Wi-Fi significa que nuestra conexión no funciona correctamente y que por tanto no vamos a navegar en condiciones óptimas. Esto es un problema que puede afectar a todo tipo de dispositivos.

¿Por qué se produce la pérdida de paquetes Wi-Fi? La causa principal es que la señal que nos llega es muy débil. Por ejemplo si estamos conectados desde un dispositivo muy lejos del router y la cobertura es mala. También podría ocurrir si hay interferencias con otros equipos o si estamos utilizando hardware defectuoso.

Consecuencias

Cuando nuestra red inalámbrica no es lo suficiente estable, o cuando estamos muy lejos del router WiFi o punto de acceso inalámbrico, es posible que tengamos pérdida de paquetes, y en la mayoría de casos no podremos hacer nada para solucionarlo. A continuación, podéis ver qué consecuencias podemos sufrir.

Conexión lenta

Quizás sea lo más básico en cuanto a la pérdida de paquetes. Esto puede traducirse en que la páginas web tarden más de lo habitual en cargar o que directamente no cargue todo el contenido que esta nos puede ofrecer. Otro ejemplo puede ser la reproducción de videos online, que pueden sufrir retardos en la recepción de la información, lo que originará cortes en el mismo.

Causas del Wi-Fi lento

La mayoría de las comunicaciones hacen uso del protocolo TCP para evitar cualquier posible pérdida de paquetes. Cuando un paquete se pierde, el protocolo TCP se encargará de enviar nuevamente la información, hasta que el receptor la reciba correctamente y confirme la recepción el emisor. Cuando estamos ante una red colapsada, o si hay pérdida de datos como este es el caso, TCP se encarga de todo para que sí podamos recibir la información, no obstante, notaremos una gran ralentización.

Retardo en la recepción de la información

La información que recibimos llega más tarde de lo normal. Esto puede afectar a muchas actividades, como por ejemplo una videollamada, donde la imagen que recibimos puede tardar unos segundos en llegar a nuestro dispositivo o en videojuegos, donde las acciones que llevemos a cabo pueden tardar más tiempo en reproducirse en el juego. Como hemos explicado antes, el protocolo TCP evitará en la medida de lo posible que perdamos paquetes, volviendo a enviar los segmentos de datos hasta que el receptor confirme la recepción de la información.

Cuando perdemos paquetes, todo se ralentiza debido a que el protocolo de la capa de transporte se debe encargar de solucionar el problema, de lo contrario, directamente la conexión inalámbrica devolverá error de conexión.

Errores de acceso a programas

Muchos programas requieren de una conexión a internet, y esta pérdida de paquetes pueden originar que el programa se vea reducido en funciones, o que directamente no sea posible darle uso. También es posible que estos programas no carguen del todo bien, y que incluso nos aparezca un aviso indicándonos que no hay conectividad a Internet y que revisemos la conexión.

En entornos profesionales donde tenemos que autenticarnos frente a un AD (Active Directory), es posible que el ordenador ni siquiera pueda arrancar, porque la autenticación no es válida y falla continuamente.

Desconexión

Esta sería la peor de la circunstancias. Al no realizarse el intercambio de paquetes de forma correcta puede ocasionar que no tengamos acceso a Internet mientras esto no se solucione. El protocolo TCP cuando intenta solucionar los errores de recepción de los segmentos, si no lo consigue, automáticamente enviará un mensaje indicando la terminación de la conexión, porque no es posible en esas circunstancias enviar de forma fiable los datos, ya sea a la red local o a Internet.

Una desconexión en la red WiFi significa que estamos perdiendo demasiados paquetes, y que la conexión no es lo suficientemente estable para funcionar correctamente.

Posibles causas

El hardware defectuoso, puede ocasionar esta pérdida de paquetes. Esto puede ir desde el router que usemos para la conexión hasta problemas con el propio dispositivo con el que intentamos conectarnos a internet. A mayores en este caso, puede ocasionarse porque estos componentes o dispositivos, no se encuentren actualizados.

Otra de las causas, puede ser el cuello de botella, el cual se puede originar por tener demasiados equipos conectados que congestionen la red, o que hagan un uso indebido de la misma. Pero también puede deberse a factores externos a nosotros, como por ejemplo un ataque DDoS que puede ralentizar el servicio saturando la red, y ocasionando la pérdida de paquetes o la denegación del propio servicio.

Ataques DDoS más inteligentes

La señal débil también puede ser una causa de esta pérdida de paquetes, pues las redes WIFI pueden verse afectadas por paredes, ya que hay materiales que pueden obstaculizar el paso de la señal.

Cómo comprobar la pérdida de paquetes Wi-Fi

Podemos hacer uso de diferentes herramientas y funciones con las que podemos comprobar si estamos teniendo o no pérdida de paquetes Wi-Fi. De esta forma podremos tomar medidas en caso de que haya algún problema e intentar reducir el daño lo máximo posible.

Para ello podemos utilizar los comandos traceroute y ping. Tenemos que ir a Inicio, escribimos Símbolo del sistema y lo iniciamos. Posteriormente ejecutamos el comando tracert seguido de la IP o sitio web que queramos comprobar. Por ejemplo tracert redeszone.net.

Primero lo que hace es comunicarse con el router y posteriormente con nuestro ISP. Si vemos tiempo de espera es que puede haber pérdida de paquetes.

También podemos utilizar el comando ping y la página que nos interesa. Por ejemplo ping redeszone.net. Nos mostrará la cantidad de paquetes enviados y recibidos, así como las posibles pérdidas que haya.

Comprobar la pérdida de paquetes Wi-Fi

También podemos hacer uso de aplicaciones externas y gratuitas como la de Microsoft Network Monitor. Es una herramienta sencilla que captura los paquetes y puede analizar posibles problemas.

Microsoft Network Monitor

Cómo evitar la pérdida de paquetes Wi-Fi

Hemos visto qué es este problema y cómo comprobarlo, pero ahora vamos a ver cómo evitar que ocurra. Daremos una serie de consejos para lograr que nuestra conexión inalámbrica funcione lo mejor posible. El objetivo no es otro que reducir el riesgo de que aparezcan fallos a la hora de navegar por la red, de abrir sitios web, iniciar sesión en servicios y plataformas, usar la nube… La pérdida de paquetes es un problema importante que debemos reducir al máximo.

Controlar la distancia con el router

Uno de los problemas principales de la pérdida de paquetes Wi-Fi es la distancia con el router y por tanto tener una señal baja. Esto lo podemos solucionar de diferentes formas. Lo más sencillo es conectarnos lo más cerca posible del router, pero esto es algo que no siempre es posible. En los casos en los que no podamos navegar cerca del router siempre podremos hacer uso de amplificadores de red, repetidores, sistemas Wi-Fi Mesh y otras opciones para poder navegar sin importar tanto la distancia con el router.

Como decimos, hay diferentes aparatos que podemos instalar para mejorar la señal. Los repetidores inalámbricos los debemos colocar correctamente, evitando las zonas muertas. De lo contrario podría ser inservible totalmente. Igual cuando instalemos dispositivos PLC hay que evitar colocarlos en regletas y sí ponerlo directamente en el enchufe eléctrico. Esto podría ayudar en gran medida a sortear los problemas típicos del Wi-Fi y lograr que todo funcione lo mejor posible.

Usar la banda del Wi-Fi adecuada

También es buena idea controlar la banda que estamos utilizando. Como sabemos los routers modernos cuentan con la banda de 5 GHz y también la de 2,4 GHz. Básicamente podemos decir que la primera es la que ofrece más velocidad, pero sin embargo tenemos que estar más cerca del router. La de 2,4 GHz es la mejor para conectarnos más lejos.

Actualizar la tarjeta de red

Pero a veces los problemas son del hardware que estamos utilizando. Debemos asegurarnos de que nuestra tarjeta de red esté instalada correctamente, que no tenga ningún desperfecto y también que los drivers estén actualizados correctamente. Para actualizarla en Windows tenemos que ir a Inicio, entramos en Administrador de dispositivos, Adaptadores de red y allí elegir la tarjeta que nos interesa. Tenemos que hacer clic con el segundo botón del ratón y le damos a Actualizar controlador. Es importante que siempre tengamos la última versión instalada, ya que así evitaremos problemas que puedan afectar a la velocidad, pero también reducir el riesgo de sufrir ataques cibernéticos.

Actualizar drivers de la tarjeta de red

Utilizar programas de seguridad

Aunque no sea la causa principal, también podría ocurrir que haya problemas en la red Wi-Fi por alguna amenaza en forma de malware. Son muchos los tipos de virus, troyanos y otras variedades que pueden afectarnos. Para evitar estos problemas podemos hacer uso de un buen antivirus, así como otras herramientas de seguridad como podría ser un firewall. Todo esto va a hacer que nuestros sistemas siempre estén correctamente protegidos, que no tengamos problemas a la hora de navegar por Internet y que no sea la puerta de entrada a los piratas informáticos.

En definitiva, siguiendo estos sencillos pasos podremos evitar la pérdida de paquetes Wi-Fi que podrían poner en riesgo el buen funcionamiento de nuestras conexiones y afectar a la velocidad de la red. Hemos mostrado algunas recomendaciones que podemos poner en práctica para lograr que la red funcione lo mejor posible. Hay determinados factores que pueden influir y esto es algo que debemos evitar por todos los medios para no tener problemas a la hora de navegar.

¡Sé el primero en comentar!