Por qué empieza a ir más lento el Wi-Fi al conectar un dispositivo

Son muchos los factores que pueden afectar a la red inalámbrica y provocar una mala velocidad. Incluso podemos tener cortes continuos o no poder conectarnos al router si algo va mal. Ahora bien, en ocasiones esto pasa cuando conectamos un dispositivo a la red. ¿Por qué ocurre esto? En este artículo vamos a hablar de por qué al conectar un equipo a Internet empieza a ir mal la conexión y afecta a cualquier otro que tengamos conectado.

Por qué va mal Internet al conectar un equipo

Este problema lo reportan algunos usuarios. Es algo que puede pasar en un momento puntual, pero también llegar a ser algo habitual y que pase siempre que conectamos un dispositivo determinado. Eso va a hacer que la conexión en general empiece a ir mal, por lo que no podremos obtener una buena velocidad.

Consumo excesivo

El primer motivo por el cual la conexión empieza a ir mal cuando encendemos un equipo determinado es porque tiene un consumo excesivo. Esto puede pasar si se trata de un ordenador que automáticamente comience a sincronizar archivos en la nube, por ejemplo. Eso va a hacer que consuma mucho ancho de banda y la conexión empiece a ir mal en general. También si es un aparato que usamos para descargar archivos.

Hay que tener en cuenta que el ancho de banda de una conexión es limitado. Si tenemos una tarifa que no cuente con un gran ancho de banda, cuando conectamos muchos dispositivos o uno en concreto que consuma mucho, el resto puede verse afectado. Esto hace que debamos tomar medidas y cuidar en todo momento cuándo y de qué manera vamos a usar la red.

Esto podría ser algo puntual, por ejemplo si un dispositivo empieza a actualizarse y a descargar muchos datos, pero también algo más habitual, que sería por ejemplo un aparato que cree una copia de seguridad automática cada vez que se conecta o empiece a sincronizar los archivos con otro dispositivo en la red.

Tiene algún malware

Por supuesto, otro motivo puede ser que ese aparato tenga un malware. Si por ejemplo conectamos un ordenador y vemos que la conexión de Internet empieza a ir mal, tal vez ese PC tenga algún virus y eso hace que consuma muchos recursos sin que nos demos cuenta. Podríamos tener problemas importantes, ya que eso puede significar que un pirata informático esté usando la conexión y ponga en riesgo nuestra privacidad.

Esto siempre hay que revisarlo. Si se trata de un ordenador, puedes ver qué procesos están consumiendo conexión en cada momento. En cuanto detectes algo sospechoso, puedes analizar en busca de algún problema que pueda haber. Una buena idea es utilizar un antivirus y realizar un análisis para detectar amenazas. Por ejemplo Windows Defender, Avast o Bitdefender son algunas opciones interesantes.

No obstante, aunque este problema sea más común en los ordenadores puede afectar también a dispositivos móviles. Debes siempre mantener la seguridad, tener todo actualizado y evitar así que el malware pueda comprometer la seguridad de los dispositivos que tenemos conectados y también el buen funcionamiento de la conexión.

Mejor medida de seguridad en Internet

Problema de hardware

Otra cuestión a tener en cuenta es que puede haber un problema a nivel de hardware. Si al conectar un dispositivo ves que el Wi-Fi empieza a ir mal en el resto, tal vez ese aparato tenga algún fallo. Eso sí, normalmente esto ocurre cuando lo conectas a través de cable de red. Podría provocar fallos al conectarlo de esta forma al router y hacer que se apague o empiece a ir mal.

Si por ejemplo un puerto Ethernet del router tiene algún fallo y conectas un ordenador a él, tal vez eso provoque que se corte la conexión. Esto no solo va a afectar a ese aparato que conectamos, sino también a cualquier otro dispositivo que haya conectado a esa red. Podría provocar errores también a los que se conecten al router de forma inalámbrica.

Además, esto puede ocurrir por sobrecalentamiento. Si el router se calienta en exceso, lo que hace para proteger sus componentes es apagarse y dejar de funcionar bien. Si hay algún fallo a nivel de hardware, eso podría provocar un sobrecalentamiento y derivar en problemas para otros aparatos.

Resta potencia al repetidor

Tal vez el problema llegue cuando conectas un dispositivo a un punto de acceso concreto. Si por ejemplo utilizas un repetidor Wi-Fi o unos PLC para conectarte a la red, es posible que al conectar algo a uno de estos aparatos empiece a ir mal. Esto es así ya que en ocasiones son muy limitados y no funcionan bien cuando conectamos más de un aparato. No es lo normal, pero hay modelos económicos que empiezan a ir mal rápidamente.

Esto se acentúa cuando hacemos un uso intenso de ese dispositivo. Por ejemplo un ordenador que conectemos a un repetidor y empecemos a descargar archivos, ver vídeos en Streaming o cualquier cosa que pueda consumir más de la cuenta y poner en aprietos el funcionamiento de ese repetidor que estamos usando.

Para evitar que esto ocurra lo mejor es usar un amplificador Wi-Fi, PLC o sistema Mesh que sea de garantías, que tenga un buen ancho de banda y no se vea limitado fácilmente en cuanto conectemos algún dispositivo.

Interferencias

Una cuestión más a tener en cuenta es que ese dispositivo que conectamos podría generar interferencias. Eso puede hacer que el Wi-Fi deje de funcionar bien en los demás equipos. ¿Cuándo puede ocurrir esto? Piensa, por ejemplo, en una televisión que conectas por Wi-Fi. Tal vez tengas justo al lado un ordenador que también se conecta de forma inalámbrica. Cuando enciendes ese PC, al estar al lado de la televisión podría generar interferencias y hacer que la red no funcione bien.

Hay que tener en cuenta que puedes utilizar tanto la banda de los 5 GHz como también la de los 2,4 GHz. Es esta última la que suele tener más problemas de interferencias, especialmente cuando hay muchos aparatos conectados o tienes algo cerca que pueda generar problemas, como podría ser un microondas o dispositivo que use Bluetooth, ya que ambos casos funcionan en una frecuencia cercana.

Si te encuentras ante este problema, nuestro consejo es que intentes conectarte a la banda de los 5 GHz siempre que sea posible. Además, es buena idea separar los dispositivos y nunca tenerlos cerca para evitar así posibles interferencias que pueda haber.

Diferencias entre 2.4 y 5 GHz

Conclusiones

En definitiva, como has podido ver es posible que al conectar un determinado dispositivo a la red pueda afectar al resto de aparatos conectados. Esto puede ocurrir por diferentes motivos, como puede ser que haya interferencias, algún fallo de hardware, un uso excesivo del ancho de banda o incluso que haya algún malware.

Para evitar que haya problemas de este tipo es bueno mantener los dispositivos en buen estado, siempre actualizados y protegidos. Esto ayudará a proteger el software, pero también a que el hardware esté en buenas condiciones para poder acceder a la red sin cortes.

¡Sé el primero en comentar!