Por qué cambia tanto la velocidad cuando uso Wi-Fi

Tener una buena velocidad de Internet es imprescindible para navegar, descargar archivos, utilizar plataformas de vídeo en Streaming o jugar online. Si hay una mala conexión, todo esto podría verse comprometido. Ahora bien, ¿por qué cambia tanto la velocidad cuando pasamos de cable Ethernet a Wi-Fi? De ello vamos a hablar en este artículo y daremos algunos consejos para que evites, en la medida de lo posible, que esto ocurra.

Por qué al usar el Wi-Fi la velocidad cae

Si has llegado hasta aquí es porque al conectarte al Wi-Fi notas que la velocidad de Internet baja considerablemente. Hay que tener en cuenta que esto es algo relativamente normal. Las redes inalámbricas siempre van a funcionar algo pero que si utilizamos el cable de red. Van a tener menos velocidad y peor estabilidad. No obstante, a veces esto se hace más latente y hay que mirar cuál es la causa exacta.

Problema de cobertura

El primer motivo claro es que la cobertura Wi-Fi no sea buena. Eso va a provocar que la velocidad sea muy limitada, tanto de bajada como de subida, así como posibles cortes que hagan muy difícil navegar con normalidad. Esto es algo que no vamos a experimentar si usamos cable de red y por ese motivo podemos ver una bajada brusca de la velocidad.

Esto puede ocurrir por diferentes motivos. El más habitual es que te encuentres muy lejos del router. La señal va a llegar débil y la velocidad va a ser limitada. Pero también puede que te encuentres en una zona con obstáculos, como pueden ser paredes, así como electrodomésticos que puedan dañar la señal inalámbrica.

La tarjeta de red no funciona bien

Si ves que hay algo extraño y no debería ir tan mal la conexión inalámbrica, tal vez se deba a que la tarjeta de red no funciona bien. Especialmente si utilizas una tarjeta interna puede que sea muy limitada y no ofrezca una buena velocidad, ni tampoco cobertura suficiente para poder conectarte.

Pero esto también podría afectar a la tarjeta externa. Por ejemplo que la antena esté dañada o que la estés conectando a un puerto USB 2.0 cuando admite 3.0 y es de esta forma como va a poder ofrecer la máxima velocidad. Por tanto, debes observar muy bien qué tarjeta estás usando y si puede haber algún problema.

Tienes un adaptador limitado

Otra cuestión que debes tener en cuenta es que tal vez el adaptador de red no permita más velocidad de la que te llega. Es decir, es posible que la cobertura sea óptima, que todo funcione bien, pero simplemente esa tarjeta de red no ofrece más velocidad por sus características y no por algún error.

Hay que tener en cuenta que las tarjetas de red Ethernet suelen funcionar hoy en día sin mayores problemas hasta 1 Gbps. Sin embargo esto no ocurre con las tarjetas Wi-Fi, ya que la mayoría están limitadas a una velocidad considerablemente inferior a esa cifra. Por ello, si tienes contratada una tarifa de fibra óptica de 1 Gbps simétricos, salvo que tengas una tarjeta Wi-Fi 6 moderna y de gran capacidad, no vas a poder optar a ello.

Te conectas a un punto de acceso en mal estado

Es común utilizar otros puntos de acceso alternativos al router. Por ejemplo un repetidor Wi-Fi o dispositivos PLC. Ahora bien, lo cierto es que no siempre van a funcionar correctamente y también podemos tener problemas. Incluso puede ocurrir que te conectes por cable a alguno de ellos, como puede ser a los PLC, y te llegue mayor velocidad que por red inalámbrica.

También puede ocurrir que ese dispositivo al que te conectas no pueda ofrecer más velocidad. Por ello, aunque estés al lado y la cobertura sea óptima, no vas a tener la misma velocidad que si te conectas por cable o directamente al router.

Qué hacer para mejorar la conexión inalámbrica

¿Qué podemos hacer para que no haya una pérdida de velocidad tan importante al usar el Wi-Fi? Vamos a dar una serie de consejos esenciales que puedes poner en práctica en tus dispositivos y así poder navegar por la red inalámbrica en condiciones similares a si estuvieras conectado a través del cable Ethernet.

Utiliza la banda correcta

Algo esencial que debes tener en cuenta de cara a lograr que la velocidad de Internet por Wi-Fi sea la adecuada es usar la banda correcta. Puedes conectarte tanto a la de 2,4 GHz como a la de 5 GHz. Podemos decir que cada una de ellas es buena en determinadas situaciones. La primera es ideal si vas a conectarte muy lejos del router, ya que es menos sensible a las distancias y posibles obstáculos, aunque no va a ofrecer mucha velocidad.

En cambio, si quieres la máxima velocidad vas a tener que conectarte a la banda de los 5 GHz. Eso sí, en este caso no vas a poder alejarte mucho del punto de acceso y también debes tener en cuenta posibles obstáculos que pueda haber. Por tanto, es cuestión de usar una u otra según tu situación y así exprimir al máximo la velocidad.

Diferencias entre 2.4 y 5 GHz

Mantén todo actualizado

Por supuesto, otro punto importante es tener todo actualizado. Aquí debes contar con la última versión del sistema operativo, pero también de los controladores de la tarjeta de red. Esto es importante para aprovechar al máximo los recursos disponibles y poder corregir posibles problemas que puedan surgir.

En el caso de Windows tienes que ir a Inicio, entras en Administrador de dispositivos, Adaptadores de red y allí seleccionas la tarjeta que corresponda. Tienes que hacer clic con el segundo botón del ratón y le das a Actualizar controlador. Es algo que debes realizar de forma periódica para asegurarte de tener siempre la última versión y evitar problemas.

Actualizar tarjeta en Windows 11

Usa una tarjeta Wi-Fi más potente

¿Te conectas a Internet de forma inalámbrica con una tarjeta integrada en la placa base? Tal vez te funcione mejor si cambias a una externa, que puedas conectar a un puerto USB. De esta forma puedes adquirir una que sea más potente, que permita alcanzar una velocidad máxima superior y además tenga mayor cobertura.

Son muchas las opciones que hay disponibles. Debes tener en cuenta las especificaciones de la tarjeta, como por ejemplo la velocidad máxima de subida y bajada, la cobertura o si admite USB 3.0 para que funcione mejor.

Mejora la conexión

Algo más que puedes tener en cuenta es intentar mejorar la conexión. Tal vez la cobertura te llegue muy débil y, aunque todo lo demás funcione bien, eso limite la velocidad. Lo que puedes hacer es utilizar algún dispositivo que permita optimizar la señal y que puedas conectarte desde más lejos y con mayor calidad.

Puedes hacer uso de diferentes aparatos. Lo más habitual suele ser usar un repetidor Wi-Fi. No obstante, hay otras alternativas como son los sistemas Mesh o los dispositivos PLC. Cualquiera de estas opciones va a permitir que te conectes a Internet con menos cortes y lograr una velocidad óptima.

En definitiva, si ves que la velocidad al conectarte por Wi-Fi es muy inferior a cuando te conectas por cable Ethernet, debes saber que ocurre por diferentes motivos. No obstante, como has podido ver puedes tener en cuenta algunos consejos para lograr que funcione lo mejor posible y evitar así problemas.

¡Sé el primero en comentar!