Mejora la cobertura y velocidad del router Wi-Fi sin comprar nada

Mejora la cobertura y velocidad del router Wi-Fi sin comprar nada

Lorena Fernández

La conexión a Internet en nuestros hogares se da en mayor medida por Wi-Fi. No sólo es importante contar con un router de altas prestaciones, para conseguir una gran cobertura y velocidad inalámbrica, sino que también debemos llevar a cabo una serie de buenas prácticas para que todo nuestro hogar cuente con buena cobertura y así, todos puedan disponer de una conexión a Internet rápida siempre que lo necesiten. Esta guía te dará todas las indicaciones necesarias de manera que podamos sacarle todo el jugo posible a nuestro router.

La ubicación del router para tener cobertura homogénea

Sin duda, el aspecto más importante es dónde colocar el router Wi-Fi. Es casi imposible que el dispositivo por sí mismo, de cobertura total a toda la casa si lo colocas en un lateral. Es fundamental ubicarlo en un lugar que pueda dar buena cobertura en todas las zonas, por tanto, cuanto más en el «centro» de la casa esté el router inalámbrico, mejor cobertura y más homogénea será en todas las habitaciones. Es bueno tener presente que debemos estar en una ubicación adecuada ni demasiado cerca ni demasiado lejos del router.

Ahora bien, existe una situación en relación a la cobertura del router que se presenta con frecuencia: colocamos el router en una ubicación adecuada, pero no es capaz de proporcionarnos cobertura en todos los lugares donde esperábamos. Muy probablemente sea debido a las interferencias y bloqueos por obstáculos que tiene el dispositivo a la hora de propagar la señal.

Cómo solucionar las interferencias con otras redes Wi-Fi

Actualmente los routers utilizan canales «automáticos», ellos mismos son capaces de comprobar qué canales están ocupados, y emitir en un canal «libre». Sin embargo, es probable que, en un momento exacto, otro router haya decidido colocarse en el canal que tú estás utilizando. Dependiendo del firmware del router, cada cierto tiempo hará un escaneo de las redes Wi-Fi de alrededor, para comprobar si hay interferencias, y para cambiar de canal si fuera necesario. Es posible que aún no haya realizado esta tarea, o que solamente lo hace al encenderse. Por tanto, antes de nada, os recomendamos apagar y encender el router para que se vuelva a ejecutar el algoritmo de selección de canal automático.

En caso de seguir con las interferencias Wi-Fi, os recomendamos hacer uso de programas como Acrylic WiFi para Windows, donde podrás ver todos los canales utilizados por los routers Wi-Fi de tus vecinos, para posteriormente acceder a tu router Wi-Fi y cambiarlo manualmente. Existen también programas para Android y iOS como WiFi Analyzer, también podrías utilizarlo sin problemas, la clave está en ver qué canales Wi-Fi usa tu vecino más cercano, y elegir por ti mismo el canal más alejado a él, de esta forma, tendremos menos interferencias inalámbricas.

Cómo solucionar los obstáculos en nuestro hogar para que llegue más lejos la señal

Uno de los principales problemas en nuestro hogar, son las paredes gruesas y también los cristales o espejos. Las paredes gruesas impedirán que la señal pase, y los cristales o espejos harán que rebote la señal, y finalmente no llegue a donde te estás conectando. Para estos casos y sobre todo aquellos en los que no estamos seguros acerca de la correcta ubicación del router, podemos crear mapas de calor Wi-Fi. Esto nos permitirá saber cuáles son las áreas de nuestra casa o apartamento que cuentan con mejores niveles de señal. De esta manera, lograremos encontrar la ubicación más adecuada para nuestro router.

Una de las aplicaciones de mapas de calor que más recomendamos es Acrylic Wi-Fi Heatmaps. Es compatible con ordenadores que corran el sistema operativo Windows. Una de las distinciones más interesantes es que puedes analizar las dos bandas de frecuencia (2.4 GHz y 5 GHz), aunque esto puede variar de acuerdo a la tarjeta de red inalámbrica que utilice. Pero, ¿puedo crear un mapa de calor utilizando mi smartphone? Así es, puedes consultar esta guía completa para crear mapas de calor que te recomendará las mejores aplicaciones tanto para los ordenadores, como para el móvil (Android y iOS).

La posición de las antenas del router

Uno de los componentes de este dispositivo que menos se considera son las antenas que tiene. Es bueno tener siempre presente que, sin estas, pues, no podrá propagar la señal hacia la zona de cobertura que le corresponde. Sin embargo, hoy en día tenemos una amplia variedad de routers y podemos encontrarnos con varios que tienen más de dos antenas, e incluso podremos encontrarnos que algunos routers y repetidores Wi-Fi tienen antenas internas.

En el caso de que el router deba ser colocado en un lugar «central», por ejemplo en una de las mesas de la sala o un estante de biblioteca que no esté demasiado alto, se deben posicionar las antenas en posición vertical. ¿Por qué? Porque de esa forma las antenas podrán propagar la señal en dirección a los dispositivos que los van a aprovechar (ordenadores, móviles, etc.) Recordemos que muy raras veces, los dispositivos que usamos para navegar por Wi-Fi se encuentran en el suelo.

Ahora bien, si por alguna razón el router debe ser ubicado en un lugar alto ya más cerca del techo, o queremos proporcionar mejor cobertura vertical, tendremos que posicionar algunas antenas con una inclinación de 45º. El motivo de esto, es que normalmente las antenas son omnidireccionales (360º en el eje horizontal), sin embargo, en el eje vertical únicamente tendremos un ángulo de incidencia de unos 45º, aunque esto depende de la ganancia de la antena, cuanta mayor ganancia de antena tengamos, menor ángulo de incidencia vertical. Por este motivo, es recomendable que, si queremos dar cobertura vertical, tenemos que poner una o varias antenas en posición de 45º, ni vertical ni horizontal, para dar cobertura también horizontalmente.

Tengo que reiniciar el dispositivo, ¿cómo lo hago?

Estamos seguros que has necesitado comunicarte con el equipo de soporte técnico de tu operador por algún problema de conectividad. Si es así, estamos seguros de que te han sugerido en varias ocasiones que reinicies tu router. Una de las opciones es apagarlo, esperar al menos diez segundos y volver a encenderlo. Sin embargo, se recomienda apagarlo y desconectarlo de la corriente, para que se descarguen por completo los condensadores que tiene en su interior, y por esto, es recomendable dejarlo así por 20 segundos y después, encenderlo.

En algunas ocasiones, esta medida puede solucionar algún que otro inconveniente con la conexión. Sin embargo, si esto no funciona, es recomendable realizar un reset de fábrica.

Reseteo de fábrica

No es lo mismo apagar y encender el router que el reseteo de fábrica del mismo. Esto último hace referencia al borrado completo de todos los ajustes de configuración que se hayan hecho al router, y dejar los valores por defecto. Éstos incluyen al histórico de los dispositivos conectados, los bloqueos de acceso a distintos sitios web, el SSID, la contraseña y muchos otros ajustes. He aquí la importancia de conservar la caja del router que compramos, ya que normalmente en su interior encontraremos las instrucciones rápidas de uso, y también nos brinda información respecto a:

  • Dirección IP de interfaz de administrador, usuario y contraseña por defecto.
  • SSID y contraseña por defecto.

Sin embargo, ya varios fabricantes incluyen una pegatina que está en la parte de abajo del dispositivo y allí, podrás localizar todos estos datos fundamentales para acceder al router cuando se restaura a valores de fábrica. De todas formas, es posible que esta pegatina con el tiempo se borre, por lo que siempre es recomendable tomar buena nota de estos datos y almacenarlos en un lugar seguro.

¿Por qué querría resetear el router de fábrica? Si tenemos problemas con el router Wi-Fi, baja velocidad de Internet, mala cobertura Wi-Fi, problemas para conectarnos al router, e incluso para navegar, siempre es recomendable resetear el router para descartar posibles problemas. Un aspecto muy importante en informática es saber qué descartar, por este motivo, lo más recomendable es descartar que sea problema del router. Esto debe usarse no como primer recurso, sino como el último recurso después de haber probado todas las demás recomendaciones. Esto también puede ayudar a que dispositivos que no reconozcamos y que detectamos que se conectaban a nuestra red, ya no puedan hacerlo.

Si vuelves a configurar el router desde cero, ten siempre presente que la contraseña debe ser segura. Evita contraseñas que hagan alusión a tu nombre, apellido, mascota, algún pariente que estimes demasiado…cualquier dato que pueda contar algo respecto a ti o quienes viven contigo. Recuerda que esto puede ser el «puente» para otros potenciales ciberataques.

¿Qué hago con el router de mi ISP?

Algo sumamente importante es saber que todos estos consejos aplican para los routers que hemos adquirido por nuestra cuenta, no así aquellos dispositivos que nos proporciona nuestro ISP para tener internet. Por ejemplo, los enlaces de fibra óptica cuentan con un dispositivo ONU/ONT (Optical Network Unit – Optical Network Terminal) que se instala en nuestros hogares, de esta manera, es posible que el cable de fibra óptica llegue a nuestras casas. Por defecto, tenemos conectividad por cable de red o de acuerdo al dispositivo que se instala, se tiene una ONU/ONT con funcionalidades de router Wi-Fi.

Como vemos, esto no es un router sino una ONT/Router que puede tener prestaciones de router Wi-Fi, ya que los operadores para ahorrar costes en dispositivos, suelen ponerlo todo en uno. La desventaja de esto es que, en la mayoría de los casos, no tenemos control de estos dispositivos, por razones de seguridad. Y con «control» nos referimos a no poder acceder a todas y cada una de las funcionalidades de administración, aunque siempre tendremos acceso a parámetros básicos de gestión y administración, por ejemplo. He ahí la ventaja de tener un router aparte comprado por ti, el cual podamos administrar con total libertad y realizar los ajustes que sean necesarios.

Temperatura y cableado del router

Otra de las razones por las cuales es importante colocar al router en un lugar adecuado, es la temperatura del mismo. Como todo dispositivo electrónico, si su temperatura es muy alta, esto puede hacer que en un momento determinado deje de funcionar o si funciona, será de manera muy inestable. En consecuencia, tendríamos que estar reiniciándolo y/o reseteándolo reiteradas veces para poder seguir navegando por Internet sin problemas.

Una recomendación es evitar que el router esté en un lugar que no sea fresco, es decir, no dejarlo expuesto al sol, encima de un radiador (en invierno), o donde haya poca o nula ventilación. Si vives solo en una casa o apartamento, se recomienda no colocar el router pegado al ordenador, ya que los ordenadores expulsan el aire caliente por arriba o por detrás, por tanto, si estamos dándole al router aire caliente, hará que se recaliente y pueda afectar a su normal funcionamiento. En la medida de lo posible, aislemos al router en un lugar fresco.

Por otro lado, es buena práctica verificar con frecuencia si los cables de red están conectados correctamente. Así también, es bueno corroborar el estado de los mismos, si es que no están algo pelados o sucios. Recordemos que los cables en mal estado, o si son de muy baja calidad, puede influir en gran medida en el desempeño del router para proporcionar conexión, ya sea por cable de red o de forma inalámbrica.

Cómo mantener actualizado el firmware

Los beneficios directos de mantener nuestro router actualizado es que podrás obtener las últimas correcciones de seguridad y las últimas mejoras en el software, además, lo más normal es que el fabricante optimice el rendimiento, por tanto, podríamos obtener un mejor rendimiento cableado e inalámbrico. Así también, con cada actualización, las características de seguridad van mejorando en conjunto con la adición de nuevas, recordemos que las redes inalámbricas son mucho más vulnerables a ciberataques en relación a las redes cable.

Hemos comentado más arriba que el router tiene una dirección IP que permite que ingresemos a su interfaz y poder administrarlo. Aunque podemos encontrarlo en la pegatina y/o caja del router, existe una forma más rápida de poder localizarlo directamente desde el ordenador. Veamos cómo hacerlo en Windows. Realizamos la combinación de teclas Windows + X, y seleccionamos la opción Conexiones de red.

Vamos al apartado de Cambiar propiedades de conexión.

Hacemos scroll hacia abajo y vemos todos los datos respecto a la conexión inalámbrica en general. Para tener en cuenta la «Dirección IPv4» es aquella que se nos asigna una vez que nos conectamos a la red inalámbrica. Por otro lado, la dirección IPv4 DNS sería la que corresponde a la interfaz de administrador del router. Verifica cuáles son los datos de acceso en el empaque del mismo o bien, en la pegatina.

Una vez que contemos con todos estos datos, ya podemos ingresar al navegador de nuestra preferencia para administrar nuestro router. En el caso de que cuentes con un dispositivo de marca como ASUS, D-Link, AVM u otras, directamente puedes optar por entrar al portal oficial y buscar el apartado con el listado de las últimas actualizaciones de firmware de los distintos productos. Sólo es cuestión de descargar la versión que corresponde a la marca y modelo, además de seguir las instrucciones que hoy en día son mucho más prácticos de seguir. No obstante, hay fabricantes que ya ofrecen actualizaciones automáticas para sus routers, repetidores Wi-Fi y otros dispositivos, por lo que no tendremos que preocuparnos por esto. El tiempo que te tome descargar el firmware y su instalación, variará en mayor o menor medida de acuerdo a la conexión a Internet que tengas. En todos los casos, será necesario que el router se reinicie para que los cambios se apliquen correctamente.

Tal y como habéis visto, con estos consejos tan importantes pero sin coste alguno, podremos mejorar la cobertura inalámbrica Wi-Fi en nuestro hogar, y tambbién el rendimiento de la red en general.