Aprende a reinstalar el driver de tu tarjeta WiFi en Windows 10

Aprende a reinstalar el driver de tu tarjeta WiFi en Windows 10

José Antonio Lorenzo

Uno de los problemas más molestos con los que nos podemos enfrentar cuando utilizamos un ordenador es que tengamos cortes intermitentes en Internet, funcione mal o se corte. En ese momento, tareas tan básicas como navegar por Internet, descargar un archivo o ver un vídeo en streaming, por ejemplo en YouTube, puede ser una tortura. Este tipo de errores, en muchas ocasiones, tienen que ver con el software instalado en nuestro equipo. En estos casos, estos fallos en muchas ocasiones tienen un culpable muy claro: el controlador de la tarjeta de red en Windows. En este tutorial vamos a aprender a cómo reinstalar el driver de la tarjeta de red WiFi en Windows para solucionar problemas con el Wi-Fi.

Lo primero que vamos a hacer es explicar las razones por las que se produce este fallo en Windows. Luego explicaremos paso a paso el proceso de reinstalación del driver de la tarjeta de red en Windows 10 para solucionar problemas Wi-Fi mediante un ejemplo práctico.

Motivos para reinstalar el driver de la tarjeta WiFi

Desde el momento que arranca Windows y empezamos a utilizarlo podemos encontrarnos con múltiples problemas relacionados con las conexiones inalámbricas. Entre ellos nos encontramos con un serie de problemas a la hora de intentar conectarnos a una red Wi-Fi como:

  1. Unos molestos cortes aleatorios que se repiten en el tiempo, y que nos producen frustración.
  2. Puede llegar el momento en el que simplemente, no veamos ninguna red a nuestro alcance.

Como ya hemos comentado anteriormente, en bastantes ocasiones estos problemas tienen como culpable el driver de la tarjeta de red WiFi. Las causas por las que suele suceder este problema son:

  • El controlador o driver está mal instalado.
  • Se ha corrompido o ha dejado de funcionar por algún motivo.
  • Una actualización de Windows ha hecho que deje de funcionar correctamente. Esto suele suceder tras las actualizaciones importantes que suele ofrecer este sistema operativo de Microsoft cada 6 meses.

En cuanto a los problemas que nos podemos encontrar, si no tenemos actualizado el driver de la tarjeta de red WiFi sería un mal funcionamiento de la conexión de red, podríamos estar expuestos a vulnerabilidades de seguridad y también tener conflictos con el sistema operativo en el que podríamos recibir un pantallazo. En el peor de los casos sería la pantalla azul de la muerte.

En RedesZone recomendamos que, si tras poner su última versión del controlador seguimos teniendo problemas, deberemos revisar la configuración de nuestro equipamiento de red. Deberemos comprobar si el router emite en el canal adecuado, nos conectamos a la banda que nos corresponde, o si necesitaríamos añadir un repetidor Wi-Fi o sistema Wi-Fi mesh.

Problemas más comunes de los drivers

Todos los controladores pueden generar problemas que llegan a afectar a los ordenadores en muchos aspectos, como puede ser el rendimiento, o acarrear consecuencias más graves como que algo no funcione o no funcione como debería. Con la finalidad de buscar la forma más eficaz de solucionar el problema y acotarlo lo máximo posible, vamos a ver algunos de los principales problemas que nos pueden plantear los drivers que tenemos instalados en nuestros equipos.

El más común de todos ellos, es la utilización de drivers antiguos. Los sistemas operativos evolucionan en muchos aspectos, y en multitud de ocasiones es necesario no dar soporte o que dejen de ser compatibles con determinados software. Esto puede ocurrir por muchos motivos, pero lo más común son la eficiencia y la seguridad.

Tener drivers desactualizados o no compatibles, puede generar que el Firewall o antivirus con los que contemos, generen bloqueos con la finalidad de mantener el equipo lo más seguro posible. Por lo cual es recomendable mantener todo actualizado.

Las incompatibilidades de programas son otro de los quebraderos de cabeza que nos podemos encontrar, y puede ocurrir en muchas ocasiones si el driver está desactualizado, o simplemente ya no es compatible con el sistema operativo que estamos utilizando, como vimos anteriormente. Esto puede ocasionar que algunos programas dejen de funcionar. Lo más recomendable es acudir a la página de soporte del fabricante o desarrollador, para informarnos acerca de posibles cambios que se han podido realizar.

Aspectos a tener en cuenta antes de desinstalar

Si queremos hacer bien las cosas en el proceso de desinstalación del driver de la tarjeta de red Wi-Fi de nuestro equipo debemos tener en cuenta varios factores.

Uno de ellos es que vamos a perder la conexión a Internet. Por lo tanto, una buena idea, si es posible, sería conectarnos al router por cable de red Ethernet. En el caso de ordenadores portátiles esta operación es más sencilla, pero si se trata de un ordenador de sobremesa y no lo queremos mover puede interesar más descargar el controlador de la página web del fabricante.

Otra cosa muy importante a tener en cuenta antes de iniciar el procedimiento, es que tras la desinstalación y reinstalación del driver del Wi-Fi se eliminarán todas las contraseñas de las redes Wi-Fi que tengamos almacenadas. Por lo tanto, antes de comenzar debemos asegurarnos de no perder ninguna que sea de vital importancia para nosotros. Así, lo mejor será mirar antes las claves y apuntarlas antes de iniciar el procedimiento.

Desinstalar el driver de tu tarjeta Wi-Fi

En el caso de querer realizar el proceso de desinstalación del driver de la tarjeta de red Wi-Fi vamos a seguir estos pasos:

  1. Vamos al Menú de inicio de Windows.
  2. Escribimos Panel de control y pulsamos enter.
  3. Escogemos Hardware y sonido.
  4. Luego dentro de Dispositivos e impresoras seleccionamos Administrador de dispositivos.

Una vez dentro del Administrador de dispositivos tenemos que ir al apartado Adaptadores de red y buscar nuestra tarjeta de red Wi-Fi.

Tras haberla localizado, un detalle muy recomendable sería averiguar la versión del controlador o driver para luego compararlos. Si queremos realizar esta acción pulsamos sobre nuestra tarjeta con el botón derecho del ratón y hacemos clic en Propiedades. Entonces nos dirigimos a la pestaña «Controlador» y nos fijamos en su versión y fecha para luego poder contrastarlos.

Ahora llega el momento de iniciar el procedimiento para desinstalar el driver de la tarjeta de red inalámbrica. Entonces hacemos clic sobre ella con el botón derecho del ratón y seleccionamos Desinstalar el dispositivo.

Seguidamente veremos una pantalla como esta, donde deberemos realizar una serie de pasos:

Si desinstalamos normalmente, el dispositivo Wi-Fi se desinstalará de nuestro ordenador. Sin embargo el driver quedará almacenado en nuestro equipo, y al buscar uno nuevo, tiene muchas posibilidades de volver a coger el mismo. Por este motivo, en esta ventana de desinstalación, debemos asegurarnos de seleccionar la casilla Eliminar el software de controlador de este dispositivo. En ocasiones hay que señalar que esta casilla no aparece y eso en muchas ocasiones se debe a que el driver nos lo está proporcionado la propia Microsoft.

Después pulsaremos el botón Desinstalar y veremos cómo se va ejecutando este proceso que suele ser muy rápido:

Cuando hayamos desinstalado el driver por completo, tenemos que reiniciar nuestro ordenador para aplicar todos los cambios correctamente y que no tengamos ningún tipo de problema.

Instalar otra vez el driver del adaptador Wi-Fi

Tras haber realizado la desinstalación del controlador como indicamos antes, veremos que ese dispositivo ha desaparecido de nuestros adaptadores de red.

Si tenéis conectado vuestro ordenador por cable de red, entonces podéis instalar un nuevo driver de la tarjeta de red pulsando sobre el botón «Buscar nuevo hardware» que tenéis señalado con la flecha roja de arriba.

A continuación, veremos cómo tras la instalación de nuevos drivers aparece de nuevo el dispositivo, y lo que vamos a hacer es comprobar de la misma manera que lo hicimos antes que tenemos una versión más reciente del controlador.

Si comparamos ambas versiones se puede apreciar que hemos pasado de una versión del año 2018 a otra más reciente del año 2019. ¿Y qué hacemos si no tenemos acceso a Internet en ese ordenador? Entonces, como ya tenemos el instalador con los drivers que previamente hemos bajado lo ejecutamos para que se instale.

Estos drivers o controladores el mejor lugar para descargarlos suele ser la web del fabricante de la tarjeta de red o del portátil según sea el caso, es posible que el fabricante haya dejado de dar soporte al adaptador WiFi o tarjeta de red WiFi en cuestión, en este caso deberás ir directamente a la web oficial del fabricante del chipset de tu tarjeta de red WiFi. De esta forma, podrás descargar los últimos drivers y asegurarte de que no vas a tener más problemas.

Descargar el driver directamente del fabricante

Otra opción es instalar el driver directamente desde la página web del fabricante. Para ello, tendremos que conocer el modelo exacto del hardware, acceder a la página web oficial del producto. En ella, encontraremos siempre un apartado de soporte, y dentro de este ya podremos realizar la descarga del controlador que necesitemos.

Lo más probable es que el fabricante ponga a nuestra disposición diferentes versiones del controlador, siendo lo más recomendable instalar la última de ellas, que siempre será la mejor. Las más antiguas están pensadas por si es necesario usar el hardware en un sistema más antiguo, el cual puede que no esté soportado por las versiones más actuales. En todo caso, si decidimos instalar una versión antigua, debemos tener en cuenta que pueden diferir en funcionalidades y cuestiones de seguridad. Esto es importante, pues al tratarse de un dispositivo de red, siempre es recomendable tener todas las garantías de seguridad posible para prevenir posibles ataques o accesos no autorizados.

Tal y como habéis visto, reinstalar el driver de tu tarjeta de red WiFi es realmente muy sencillo, y totalmente recomendable para no tener problemas de compatibilidad con los nuevos routers que usan el estándar WiFi 6.

Actualiza o reinstala la tarjeta de red en Windows 11

Puedes que necesites actualizar o incluso reinstalar la tarjeta de red, ya sea Ethernet o Wi-Fi, en Windows 11. Es la última versión del sistema operativo de Microsoft y puede generar conflictos si tienes controladores antiguos. Por tanto, es interesante que realices este paso siempre que cambies la versión del SO.

Lo que vas a hacer es ir a Inicio, entras en Administrador de dispositivos y allí accedes a Adaptadores de red. Te aparecerán todas las tarjetas que tienes, tanto físicas como virtuales. Podrás ver la tarjeta del Wi-Fi y también la de Ethernet. Simplemente tienes que seleccionar la que te interesa y hacer clic con el segundo botón del ratón y darle a Actualizar controlador.

Actualizar tarjeta en Windows 11

Una vez finalice el proceso, tendrás la última versión disponible y podrás así corregir posibles problemas o acceder a las últimas novedades y mejoras para que el rendimiento sea óptimo. Pero lo más importante es que así podrás evitar posibles conflictos con la última versión de Windows 11 y que tu conexión esté limitada.

¿Qué hacer si lo que necesitas es reinstalar los adaptadores de red? El proceso es similar. Vuelves otra vez a Inicio, Administrador de dispositivos y Adaptadores de red, y allí seleccionas la tarjeta, haces clic con el segundo botón del ratón y le das a Desinstalar el dispositivo. Posteriormente tendrás que pinchar arriba, en el botón de Buscar cambios de hardware, y empezará a rastrear en busca de nuevos dispositivos. Cuando encuentre la tarjeta correspondiente, agregará los controladores de forma automática y ya estará lista otra vez para funcionar.

Puede que tengas algún problema con la conexión y quieras restablecer los valores de los adaptadores de red. Esto lo puedes realizar de una manera sencilla en Windows 11. En este caso lo que tienes que hacer es ir a Configuración, Red e Internet y a Restablecimiento de red. Allí tienes que pinchar en Restablecer ahora y continuar el proceso.

Restablecer red en Windows 11

Una vez finalice, lo que va a ocurrir es que todos tus tarjetas de red se van a reinstalar. Todo va a volver a su estado original. Si en algún momento has configurado algo mal o alguna actualización se quedó pillada, es muy útil para solucionar problemas y que todo vuelva a funcionar con normalidad.

En definitiva, siguiendo estos pasos que hemos indicado vas a poder actualizar o reinstalar la tarjeta de red tanto en Windows 10 como en Windows 11. Además, si tuvieras problemas con la conexión puedes hacer uso de la opción de Restablecimiento de red y devolver todo a su estado original.

¿Por qué es importante actualizar los drivers?

El principal motivo para mantener esto actualizado, es que funcione bien, directamente. Esto se debe a que los desarrolladores hacen mejoras del producto cada cierto tiempo, ya sea para mantener la seguridad intacta, añadir funciones o solucionar diferentes errores. Por otro lado, también se puede ganar en rendimiento y estabilidad, ya que hace que la compatibilidad entre hardware y software sea la correcta.

En el caso de que realicemos un cambio del sistema operativo, también debemos revisar los drivers, con la finalidad de que no se genere algún tipo de incompatibilidad. Esto es especialmente importante, si regresamos a una versión más antigua del Sistema Operativo, ya que es posible que no sea compatible con los drivers que usa la versión más reciente. Esto obliga a las compañías a mantener todos sus productos actualizados, y con total funcionalidad con los sistemas operativos más utilizados. Debido a que pueden llegar a suponer una importante suma económica y otra administración, el necesitar actualizarlos por otros nuevos a menudo. En estos casos, el gasto puede producirse de muchas formas diferentes, bien sea por nuevos componentes o por servicios paradas por actualizaciones.

Por otro lado tenemos otros factores como las nuevas características de los drivers. En muchas ocasiones los fabricantes no incorporan todo lo que pueden en los drivers, lo cual hace que en futuras actualizaciones puedan llegar. Por lo general esto son cosas que se han realizado en una fase donde el drivers ya estaba listo para lanzarse, por lo cual por falta de tiempo no se han podido incorporar. En otras ocasiones, simplemente es una cuestión de recursos. El consumo puede ser muy elevado en ocasiones, incluso para un driver. En ese caso lo más probable es que la desarrolladora decida recortar en ciertas cosas que no son tan necesarias en un inicio.

Precisamente ese es otro de los factores. La eficiencia de los drivers. El consumo de recursos se puede llegar modificar consiguiendo un resultado muy similar, o mejor en ciertos casos. Esto hace que sea necesario realizar estas actualizaciones, pues contribuyen a que los equipos puedan rendir mejor. Siendo esto algo muy importante para muchos sectores que tienen los ordenadores como su medio de desarrollo de la actividad. Especialmente, cuando son de hardware dedicado y esto es lo que más les ayuda en su día a día. El rendimiento de un solo driver, puede ser relativamente insignificante para muchos equipos. Pero en un gran conjunto, es muy importante que nada tenga un consumo desproporcionado. Debido a que terminará por afectar negativamente a los demás drivers, que necesitan sus propios recursos para seguir funcionando.

Lo más recomendable siempre, será dejar que Windows realice estas actualizaciones de forma automática, pero esto puede fallar en alguna ocasión, por lo cual revisarlo cada cierto tiempo puede ser una práctica recomendable. Sobre todo si realizamos un cambio de sistema operativo, si bien no tendría que dar problemas cuando se hace un update a una versión más nueva, si puede dar ciertos problemas si optamos por instalar un sistema operativo más antiguo.

¡Sé el primero en comentar!