Router Wi-Fi tradicional vs Wi-Fi Mesh: cuál usar en casa

Cuando hablamos de conectividad, de las opciones que tenemos, podemos nombrar lo más básico: cable o inalámbrico. Esto último ha ganado mucha importancia en los últimos años. Tenemos cada vez más dispositivos compatibles y las mejoras también son evidentes. Pero al hablar de una red doméstica se nos presentan también un par de opciones. En este artículo vamos a comprar el uso de un router Wi-Fi tradicional frente al Wi-Fi Mesh para preparar nuestra vivienda y tener acceso a la red de forma inalámbrica.

Por qué debemos preparar nuestra casa con una buena red Wi-Fi

Cada vez tenemos más dispositivos conectados a Internet en nuestros hogares. No solo hablamos de ordenadores o móviles, sino que tenemos un amplio abanico de posibilidades. Es lo que se conoce como Internet de las Cosas. Aquí podemos incluir televisiones, bombillas inteligentes, reproductores de vídeo, asistentes de voz…

Todo esto hace que debamos contar con una conexión adecuada, tener cobertura en todo el hogar y que los diferentes equipos puedan conectarse sin problemas. De lo contrario podría haber cortes, pérdida de velocidad e incluso la imposibilidad de llegar a poder usar determinados aparatos.

Por tanto podemos decir que hoy en día es esencial tener nuestra vivienda preparada con una conexión Wi-Fi potente si queremos hacer uso de este tipo de dispositivos. Podemos contar con diferentes opciones para que esto sea posible y mejorar la velocidad, calidad y estabilidad.

Básicamente podemos decir que tenemos la opción de contar con un router Wi-Fi tradicional y también la de cubrir el hogar con un sistema Wi-Fi Mesh que actúe además como router. Siempre podremos optar por repetidores y otros dispositivos para mejorar la señal, pero vamos a centrarnos en estas dos opciones principales.

Router Wi-Fi tradicional: ventajas y desventajas

El router Wi-Fi tradicional es la opción más usada por los usuarios domésticos. Muchos mantienen el dispositivo que proporciona la operadora, aunque también hay un amplio abanico de opciones para poder mejorar la señal. Este aparato tiene sus ventajas y desventajas, como veremos.

Ventajas de usar un router tradicional

  • Precio: una de las ventajas de utilizar un router Wi-Fi básico, tradicional, es el coste. Podemos encontrar una gran cantidad de equipos en todo tipo de precios. Incluso si optamos por el router que ofrece la operadora puede que no tengamos que pagar nada.
  • Facilidad de instalación: normalmente un router normal es Plug and Play. No necesitamos llevar a cabo ningún tipo de compleja configuración y es compatible con todos nuestros equipos. Para aquellos que no buscan complicaciones, sin duda es lo mejor.
  • Crear redes separadas: en la mayoría de routers podremos crear redes separadas. Podemos crear una red de invitados y así evitar que se conecten al Wi-Fi principal y no tener que dar la clave. Incluso podemos conectar determinados aparatos a esa red que hemos creado.
  • Velocidad y capacidad: lo normal es que los routers Wi-Fi tengan un mayor ancho de banda, una mayor capacidad para conectar nuestros dispositivos. Siempre que tengamos una buena cobertura podremos lograr una mayor optimización.

Desventajas de los routers tradicionales

  • No permite cubrir un área grande: una de las desventajas más importantes es que un router Wi-Fi tradicional no permite cubrir un área grande de una vivienda. Esto dependerá también del tipo de aparato, lógicamente. Sin embargo hablamos de la limitación que tiene un solo aparato.
  • Sobrecarga: al ser un único dispositivo, todos los equipos que tengamos conectados a Internet van a acceder a través de éste. Eso significa que podríamos sufrir una sobrecarga en determinados momentos.
  • Limitación en los ajustes: otra desventaja de los routers tradicionales es que no suelen tener una gran cantidad de opciones y ajustes disponibles. Además, muchos de ellos únicamente permiten modificar este tipo de aspectos a través de un ordenador, sin poder entrar desde el móvil mediante aplicación.

Wi-Fi Mesh: ventajas y desventajas

Una opción alternativa a un router Wi-Fi tradicional es la de contar con un Wi-Fi Mesh. Como veremos, cuenta también con diferentes ventajas y desventajas que debemos tener en cuenta. Al final cada uno de estos aparatos se adaptará mejor o peor según el tipo de usuarios.

Ventajas de un sistema Wi-Fi Mesh

  • Mayor cobertura: sin duda una de las ventajas principales de un sistema Wi-Fi Mesh es que tiene una mayor cobertura. Precisamente es su mayor utilidad. Vamos a tener diferentes dispositivos en nuestra vivienda y eso significa que va a cubrir un área mucho mayor. Pueden ser cientos de metros cuadrados sin problemas.
  • Menos caídas de conexión: también lograremos una menor probabilidad de que haya caídas de la conexión. Un sistema Wi-Fi Mesh está compuesto por diferentes satélites, por lo que nuestros dispositivos se van a conectar siempre al más cercano. Así se evitan problemas de pérdida de señal si estamos en movimiento, por ejemplo.
  • Controles adicionales: normalmente vienen con una gran cantidad de controles y opciones que podemos configurar. Podemos utilizar incluso un dispositivo móvil para poder gestionarlo correctamente.
  • Roaming WiFi para pasar de un nodo a otro sin corte en la conexión, y band-steering para que nos sitúe de forma dinámica en 2.4GHz o 5GHz.

Desventajas de los sistemas Wi-Fi Mesh

  • Más caros: uno de los puntos negativos es que son más caros que un router Wi-Fi tradicional. A fin de cuentas es un kit con varios dispositivos. Debemos tener en cuenta la balanza entre el coste y el beneficio que vamos a obtener.
  • Varios dispositivos: son más de un dispositivo. ¿Queremos o podemos tener tantos en nuestra vivienda? Tal vez no nos interese ocupar muchos enchufes. Es otro punto negativo, aunque lógicamente es precisamente por este motivo por el cual podemos mejorar la cobertura inalámbrica.
  • Menor velocidad: podemos decir que la máxima velocidad que podremos lograr es menor a la de un router tradicional. Aunque esto va a depender de los modelos de WiFi Mesh que compremos, si vamos a comprar los tope de gama, la velocidad será igual o superior a un router tradicional, todo depende la clase de WiFi que estemos comprando.

En definitiva, estos son algunos puntos positivos y negativos que debemos tener en cuenta tanto en un router Wi-Fi tradicional como también en un sistema Wi-Fi Mesh. Según el tipo de usuario y lo que busquemos, podremos optar por una u otra alternativa. Además, de cada una de las opciones podemos tener una gran gama de productos disponibles, para elegir así el que mejor se adapte a nuestras necesidades.