Router Wi-Fi tradicional vs Wi-Fi Mesh: cuál usar en casa

Router Wi-Fi tradicional vs Wi-Fi Mesh: cuál usar en casa

Javier Jiménez

Cuando hablamos de conectividad, de las opciones que tenemos, podemos nombrar lo más básico: cable o inalámbrico. Esto último ha ganado mucha importancia en los últimos años. Tenemos cada vez más dispositivos compatibles y las mejoras también son evidentes. Pero al hablar de una red doméstica se nos presentan también un par de opciones. En este artículo vamos a comprar el uso de un router Wi-Fi tradicional frente al Wi-Fi Mesh para preparar nuestra vivienda y tener acceso a la red de forma inalámbrica.

 

Por qué debemos preparar nuestra casa con una buena red Wi-Fi

Cada vez tenemos más dispositivos conectados a Internet en nuestros hogares. No solo hablamos de ordenadores o móviles, sino que tenemos un amplio abanico de posibilidades. Es lo que se conoce como Internet de las Cosas. Aquí podemos incluir televisores, bombillas inteligentes, reproductores de vídeo, asistentes de voz y un largo etcétera. Todo esto hace que debamos contar con una conexión adecuada, tener cobertura en todo el hogar y que los diferentes equipos puedan conectarse sin problemas. De lo contrario podría haber cortes, pérdida de velocidad e incluso la imposibilidad de llegar a poder usar determinados aparatos.

Hoy en día es esencial tener nuestra vivienda preparada con una conexión Wi-Fi potente si queremos hacer uso de este tipo de dispositivos. Podemos contar con diferentes opciones para que esto sea posible y mejorar la velocidad, calidad y estabilidad. Si no tenemos una buena conexión WiFi, tendremos los siguientes problemas:

  • Velocidad baja: existen multitud de routers WiFi y sistemas WiFi Mesh de diferentes fabricantes. Es muy importante elegir una buena solución para que la velocidad sea elevada en todos los rincones de nuestro hogar, de nada sirve tener solamente buena velocidad en el salón, si luego cuando vamos a la habitación tenemos la Smart TV y también el móvil haciendo uso de la red inalámbrica.
  • Cobertura insuficiente: es posible que un solo router no sea capaz de cubrir toda tu casa con una cobertura óptima, debido a esto, existen dispositivos como los repetidores WiFi y también los sistemas WiFi mesh. Es muy importante que tengamos en nuestro hogar una cobertura homogénea, con el objetivo de que cualquier dispositivo pueda conectarse sin ningún problema.
  • Cortes WiFi constantes: es posible que tengas un router de operador y que cualquier dispositivo que conectes tenga problemas de cortes esporádicos, e incluso cortes de WiFi constantes. Si no tenemos una buena red inalámbrica, es muy posible este tipo de problemas, haciendo que las videollamadas o llamadas por VoIP sean prácticamente imposibles.
  • Latencia alta: si vemos que un mensaje por WhatsApp tarda mucho en salir, entonces es posible que nuestra red inalámbrica tenga una latencia demasiada elevada, e incluso es posible que se haya cortado y no lo hayamos notado ya que el móvil sigue mostrando que se ha conectado correctamente.

Actualmente tenemos dos principales opciones para cubrir nuestro hogar con cobertura WiFi. Tenemos la opción de contar con un router Wi-Fi tradicional y también la de cubrir el hogar con un sistema Wi-Fi Mesh que actúe además como router. Siempre podremos optar por repetidores y otros dispositivos para mejorar la señal, pero vamos a centrarnos en estas dos opciones principales ya que son las más recomendables por múltiples motivos.

 

Router Wi-Fi tradicional: ventajas y desventajas

El router Wi-Fi tradicional es la opción más usada por los usuarios domésticos. Muchos mantienen el dispositivo que proporciona la operadora, aunque también hay un amplio abanico de opciones para poder mejorar la señal. Este aparato tiene sus ventajas y desventajas, como veremos.

 

Ventajas de usar un router tradicional

  • Precio: una de las ventajas de utilizar un router Wi-Fi básico, tradicional, es el coste. Podemos encontrar una gran cantidad de equipos en todo tipo de precios. Incluso si optamos por el router que ofrece la operadora puede que no tengamos que pagar nada.
  • Facilidad de instalación: normalmente un router normal es Plug and Play. No necesitamos llevar a cabo ningún tipo de compleja configuración y es compatible con todos nuestros equipos. Para aquellos que no buscan complicaciones, sin duda es lo mejor.
  • Crear redes separadas: en la mayoría de routers podremos crear redes separadas. Podemos crear una red de invitados y así evitar que se conecten al Wi-Fi principal y no tener que dar la clave. Incluso podemos conectar determinados aparatos a esa red que hemos creado.
  • Velocidad y capacidad: lo normal es que los routers Wi-Fi tengan un mayor ancho de banda, una mayor capacidad para conectar nuestros dispositivos. Siempre que tengamos una buena cobertura podremos lograr una mayor optimización.

 

Desventajas de los routers tradicionales

  • No permite cubrir un área grande: una de las desventajas más importantes es que un router Wi-Fi tradicional no permite cubrir un área grande de una vivienda. Esto dependerá también del tipo de aparato, lógicamente. Sin embargo, hablamos de la limitación que tiene un solo aparato.
  • Sobrecarga: al ser un único dispositivo, todos los equipos que tengamos conectados a Internet van a acceder a través de éste. Eso significa que podríamos sufrir una sobrecarga en determinados momentos.
  • Limitación en los ajustes: otra desventaja de los routers tradicionales es que no suelen tener una gran cantidad de opciones y ajustes disponibles. Además, muchos de ellos únicamente permiten modificar este tipo de aspectos a través de un ordenador, sin poder entrar desde el móvil mediante aplicación.
 

Wi-Fi Mesh: ventajas y desventajas

Una opción alternativa a un router Wi-Fi tradicional es la de contar con un Wi-Fi Mesh. Como veremos, cuenta también con diferentes ventajas y desventajas que debemos tener en cuenta. Al final cada uno de estos aparatos se adaptará mejor o peor según el tipo de usuarios, de manera general, si tu casa es muy grande lo más recomendable es comprar un sistema WiFi Mesh para colocar diferentes nodos repartidos por toda la casa.

 

Ventajas de un sistema Wi-Fi Mesh

  • Mayor cobertura: sin duda una de las ventajas principales de un sistema Wi-Fi Mesh es que tiene una mayor cobertura. Precisamente es su mayor utilidad. Vamos a tener diferentes dispositivos en nuestra vivienda y eso significa que va a cubrir un área mucho mayor. Pueden ser cientos de metros cuadrados sin problemas.
  • Menos caídas de conexión: también lograremos una menor probabilidad de que haya caídas de la conexión. Un sistema Wi-Fi Mesh está compuesto por diferentes satélites, por lo que nuestros dispositivos se van a conectar siempre al más cercano. Así se evitan problemas de pérdida de señal si estamos en movimiento, por ejemplo.
  • Controles adicionales: normalmente vienen con una gran cantidad de controles y opciones que podemos configurar. Podemos utilizar incluso un dispositivo móvil para poder gestionarlo correctamente.
  • Roaming WiFi para pasar de un nodo a otro sin corte en la conexión, y band-steering para que nos sitúe de forma dinámica en 2.4GHz o 5GHz.

 

Desventajas de los sistemas Wi-Fi Mesh

  • Más caros: uno de los puntos negativos es que son más caros que un router Wi-Fi tradicional. A fin de cuentas, es un kit con varios dispositivos. Debemos tener en cuenta la balanza entre el coste y el beneficio que vamos a obtener. Si tu casa es pequeña y un router tradicional es capaz de cubrir toda la casa, entonces no vas a necesitar un sistema WiFi mesh, no merece la pena el coste adicional en comprar este tipo de dispositivos avanzados.
  • Varios dispositivos: son más de un dispositivo. ¿Queremos o podemos tener tantos en nuestra vivienda? Tal vez no nos interese ocupar muchos enchufes. Es otro punto negativo, aunque lógicamente es precisamente por este motivo por el cual podemos mejorar la cobertura inalámbrica.
  • Menor velocidad: podemos decir que la máxima velocidad que podremos lograr es menor a la de un router tradicional. Aunque esto va a depender de los modelos de WiFi Mesh que compremos, si vamos a comprar los topes de gama, la velocidad será igual o superior a un router tradicional, todo depende la clase de WiFi que estemos comprando.

En definitiva, estos son algunos puntos positivos y negativos que debemos tener en cuenta tanto en un router Wi-Fi tradicional como también en un sistema Wi-Fi Mesh. Según el tipo de usuario y lo que busquemos, podremos optar por una u otra alternativa. Además, de cada una de las opciones podemos tener una gran gama de productos disponibles, para elegir así el que mejor se adapte a nuestras necesidades.

 

En qué se diferencia un router de un modem

Un módem es un dispositivo que se encuentra entre el router y la línea de nuestra operadora. Básicamente lo que hace es modular y demodular la señal, los módems se usaban antiguamente cuando usábamos línea de cobre, es decir, la típica línea ADSL2+ que todos teníamos (o tenemos). Los módems se encargan de sincronizar con la central de ADSL, y proporcionarnos conectividad a Internet.

Por lo general esa conexión entre el hogar y la operadora se realiza a través de un cable de cobre o cable coaxial (en este caso se usarían cable-módem). Lo que hace este dispositivo es traducir la señal que recibe en analógico y enviarla en digital, para que los equipos puedan entenderlo. Lo normal es que la señal llegue a través de un cable de cobre o líneas telefónicas, utilizando electricidad y señales analógicas, respectivamente.

Modem 3G HSPA

Cuando establecemos la conexión con el operador, a nivel de red, el módem obtiene tiene una dirección IP pública que, lógicamente, es única. Solamente puede haber una dirección IP pública en Internet, y que identificará nuestra conexión.

En definitiva, podemos decir que un módem es más simple que un router. En este caso su función es la de modular y demodular la señal que recibe. Esto significa que interpreta la señal que recibe y luego la envía a un ordenador o cualquier otro periférico compatible. Un módem utiliza lo que se denomina red WAN. Podemos decir que el módem lleva Internet a nuestro hogar, pero solamente a un dispositivo, el que tú conectes al módem.

Por otra parte, tenemos el router. Es el aparato que todos tenemos en nuestro hogar para conectarnos a la red. Básicamente su función es conectarse al módem y también a los diferentes equipos que tengamos. De esta forma puede recibir la información y expandirla a otros dispositivos ya sea por cable o mediante Wi-Fi. Este asigna una dirección IP local a cada dispositivo, a diferencia del módem que tiene una IP pública única. En este caso, el router lleva Internet a nuestros dispositivos y es capaz de crear una red LAN.

El router es un dispositivo más complejo. Puede tener una o varias antenas externas, varios puertos para conectar dispositivos vía Ethernet, así como diferentes opciones relacionadas con la configuración. Este dispositivo tiene un puerto Ethernet independiente que va conectado al módem.

El dispositivo envía y recibe tráfico de red desde el módem con una conexión, y enruta todos esos datos a través de sus puertos Ethernet (cuatro generalmente), y, como hemos mencionado, a través del Wi-Fi por las bandas de 2.4GHz y 5GHz.

Puertos Gigabit LAN, USB y botones del router Wi-Fi ASUS RT-AX56U

El router se encargará de proporcionar diferentes servicios como NAT, para utilizar una misma dirección IP pública en varios dispositivos de la LAN a la vez, estos dispositivos utilizarán direccionamiento IP privado. Gracias al Network Address Translation, podremos navegar por Internet de manera simultánea con varios dispositivos, sin necesidad de tener varias direcciones IP públicas.

Otro servicio fundamental que nos brindan los routers, es el DHCP, para que los ordenadores y dispositivos que conectemos al router, obtengan una dirección IP privada única, no puede haber en el mismo segmento de red dos direcciones IP privadas iguales.

Por último, otras funcionalidades de los routers son el QoS para priorizar los equipos o paquetes de datos, limitador de ancho de banda, posibilidad de configurar el Static DHCP, hacer reenvío de puertos, abrir la DMZ y mucho más.

 

Router y módem en el mismo dispositivo

Hemos explicado qué es un router y un módem por separado. Sin embargo, muchos usuarios cuentan con un «combo», en el que tienen un módem y un router en el mismo dispositivo. Es una forma de ahorrar espacio y también costes, ya que no deberemos tener los dos dispositivos encendidos, sino solamente uno, el módem-router. En este caso en un mismo aparato tenemos todo lo necesario para poder conectarnos a Internet. Hoy en día es lo más común.

Hoy en día tenemos una gran cantidad de dispositivos conectados a la red. Esto hace que sea necesario contar con un router adecuado que nos permita contar con una red inalámbrica de garantías. Especialmente con el auge de lo que se conoce como dispositivos del Internet de las Cosas, tener un buen router que sea capaz de soportar muchas conexiones es algo necesario.

También hay que tener en cuenta la seguridad necesaria en el router. Hay que proteger siempre nuestros dispositivos y no comprometer la seguridad y privacidad a la hora de navegar.

 

¿Merece la pena un router gaming?

Si tu día a día se caracteriza por varias horas de sesiones de juegos en Internet, un router Wi-Fi gaming garantiza una experiencia de juego fluida y memorable. Puede parecer un tema menor, pero es lo que necesitamos para controlar y combatir lo que detesta todo jugador: el lag (latencia). La conectividad a la red es uno de los aspectos que no debes dejar de lado para garantizar una grandiosa experiencia jugando en línea. Más de una vez, ya habrás sufrido del lag y pensado que es un problema del ISP (tu operador de Internet). Esto último puede no ser siempre el caso, por lo que resulta muy conveniente comprar un router orientado a los juegos en línea.

Recordemos que la latencia es la suma del tiempo que tarda en llegar un dato al otro lado de la red más la respuesta que recibimos a consecuencia de ese dato que nosotros generamos en línea. Dicha latencia es lo que necesitamos controlar de manera a que logramos contar con la mínima o nula posible. Uno de los diferenciales de los router gaming vs. los routers normales es el QoS enfocado al juego. QoS es el conjunto de siglas que corresponden a Quality of Service. Estos dispositivos permiten configurar la prioridad de acceso a la red a las distintas aplicaciones y servicios que requieren una mayor disponibilidad de la red.

El fabricante ASUS cuenta con routers que están orientados específicamente al gaming, los cuales proponen funcionalidades como la GPN (Gamers Private Network), la cual te permite crear una red privada virtual similar a una VPN que hace que cualquier jugador que se conecte a la red, cuente con menor latencia que el resto de los usuarios. Esta red para gamers genera una conexión utilizando la ruta más corta entre nuestra LAN y el servidor del juego. En consecuencia, el ping que lograremos obtener será de lo más bajo, así también la latencia. Algo similar propone la VPN Fusion, propia de este modelo, que crea redes virtuales que separan el tráfico, permitiéndonos conectar a servidores VPN para el tráfico «normal» y a Internet directamente para el tráfico «gaming» con el objetivo de disminuir la latencia al mínimo.

Podemos también mencionar a NETGEAR, ya que tiene modelos orientados al gaming con un firmware realmente completo, el cual incorpora tecnologías avanzadas para reducir la latencia y el jitter de la conexión. No sólo tiene capacidad para generar VPNs para sesiones gaming, sino que también ofrece protección contra ataques DDoS (Distributed Denial of Service). No olvidemos que esto también es un riesgo que no debemos dejar escapar, en especial si es que nos conectamos con usuarios que se encuentran fuera de nuestra LAN.

¿Acaso los routers normales no cuentan con estas prestaciones? Sí, así es. En apariencia, es mejor optar por comprar un router que no precisamente se denomine «gaming» o bien, quedarnos con el que nos facilita nuestro ISP o el que nos hayamos comprado de antemano. Incluso los routers normales (incluyendo a los profesionales) cuentan con protección contra ataques DDoS y puertos Gigabit Ethernet dedicados a transmitir con la menor pérdida posible y disponibilidad muy alta de la red.

Sin embargo, nuestra decisión puede tomar otra dirección si consideramos que tanto los routers gaming como los anteriores que os hemos comentado, cuentan con dashboards orientados a gaming que nos facilitan datos esenciales en tiempo real como la latencia y el tráfico que se está generando en cuanto a subida/bajada. Una característica muy interesante de los NETGEAR es el Geofilter, que permite limita el acceso a los servidores de juego considerando la distancia física de los jugadores.

Estas herramientas de control y personalización hacen la diferencia en cuanto a lo que un usuario gamer necesita para tener excelentes sesiones de juego todas las veces, además del importante valor agregado que da el velar por la seguridad de sí mismo y de los demás usuarios que se conectan nuestra LAN.

 

Routers para teletrabajar

Si quieres teletrabajar de forma segura y con garantías de no tener problemas de cortes de conexión, inestabilidad WiFi e incluso cortes, es necesario contar con un buen router WiFi con ciertas características hardware, y que también incorpore un completo firmware de configuración que nos permita realizar ciertas configuraciones para optimizar el tráfico de red que está orientado al teletrabajo o trabajo en casa.

El teletrabajo, trabajo remoto o trabajo en casa sigue siendo una realidad en muchísimas empresas y trabajadores, para poder trabajar correctamente no solo es necesaria una buena conexión a Internet de 300Mbps simétricos o más, es muy importante disponer de un router que cumpla perfectamente con las necesidades del trabajador, que no tenga problemas de cortes WiFi, inestabilidad inalámbrica o que se colapse cuando tenemos otros dispositivos en nuestro hogar conectados.

Lo más normal es disponer de una sola conexión a Internet y un solo router en nuestro hogar, aunque hay empresas que han puesto una conexión a Internet dedicada a sus trabajadores, no es lo común. Os vamos a enseñar todo lo que debe tener un router tanto a nivel de hardware como de software para que no tengas problemas a la hora de trabajar, al finalizar, os recomendaremos algunos modelos que son idóneos para estas tareas.

El hardware que tienen los routers es uno de los aspectos más importantes que debemos mirar para poder trabajar correctamente y sin problemas, no obstante, el teletrabajo no ocasiona un gran consumo de recursos del router, por tanto, con disponer de routers de gama media-alta es más que suficiente para no tener problemas. En otros usos como el gaming, es necesario disponer de un hardware más potente para no tener problemas a la hora de jugar, pero para trabajar no es necesario tanto.

 

Características cableadas

Hoy en día la mayoría de routers domésticos disponen de puertos Gigabit Ethernet, para teletrabajo no es necesario que estos puertos sean más rápidos. Es cierto que hay routers de gama más alta que incorporan puertos 2.5G Multigigabit e incluso puertos 10GBASE-T, pero generalmente para trabajar no se necesitan estas velocidades. Si eres un profesional que se dedica a los videos o trabajos donde necesites un servidor NAS en casa para transferir rápidamente archivos y carpetas, entonces sí es interesante que el router disponga un puerto Multigigabit para ahorrar mucho tiempo a la hora de transferir datos. Todo dependerá de tus necesidades, pero debes saber que los routers con puertos Multigigabit son bastante más caros en comparación con routers con solamente puertos Gigabit Ethernet.

Es necesario que el router elegido tenga al menos cuatro puertos LAN, hoy en día la mayoría de los routers disponen de este número de puertos. Si por tu trabajo necesitas más puertos LAN, siempre podrás comprar un switch con 5 u 8 puertos, o también comprar directamente un router con 5, 6 u 8 puertos LAN, todo depende de tus necesidades. Generalmente no vamos a necesitar más de cuatro puertos, a no ser que tu casa esté cableada por completo, en este caso sí necesitarás más puertos.

Por último, la aceleración NAT por hardware es muy importante para conseguir velocidades superiores a los 600Mbps de Internet, hoy en día todos los routers disponen de esta funcionalidad, por lo que no debes preocuparte por ello.

 

Características WiFi

Para trabajar desde casa es muy importante la conexión WiFi, generalmente las empresas proporcionan a sus empleados un portátil que lo conectan a Internet vía WiFi. Para no tener ningún problema de ancho de banda, interferencias o alta latencia a la hora de hacer videollamadas, es muy importante que el router cuente con doble banda simultánea. En el caso del trabajo en casa, no importa demasiado que el router sea de clase WiFi 5 o WiFi 6, porque no notarás demasiada diferencia, a no ser que tengas que enviar archivos muy grandes vía WiFi al servidor NAS local, en este caso sí os recomendaríamos un router WiFi 6 de clase AX3000 como mínimo.

Es totalmente necesario que los routers tengan dos antenas por cada banda de frecuencias, es decir, si usan WiFi 5 es necesario que sean de clase AC1200 o superior, si usan WiFi 6 pueden ser de clase AX1800, aunque sería recomendable que tuvieran clase AX3000 (con 160MHz de ancho de canal en 5GHz). El ordenador portátil o el PC que conectes vía WiFi, es recomendable que lo sitúes en la banda de 5GHz, esta banda de frecuencias te proporcionará la máxima velocidad, mínima latencia y la mejor estabilidad de conexión. Si tienes un smartphone o tablet para trabajar, también deberías conectarlos a esta banda de frecuencias, siempre que el propio dispositivo lo soporte.

Aunque hay routers de gama más alta que son triple banda simultánea, para trabajar desde casa no es para nada necesario disponer en nuestro hogar de este tipo de routers, excepto si vas a hacer un uso intensivo de la red WiFi transfiriendo decenas de GB en red local o Internet para poder hacer tu trabajo, por ejemplo, los creadores de contenido de YouTube u otra profesión similar donde manejen vídeos y fotos de gran tamaño.

 

Procesador y memoria RAM

El procesador para un router que se va a dedicar al teletrabajo no es necesario que sea demasiado potente, eso sí, es necesario que al menos sea un procesador Dual-Core a 1GHz, para asegurarnos de que podremos conseguir altas velocidades de Internet sin ningún problema, sería deseable que fuera un Tri-Core a 1.5GHz que es el procesador que se está imponiendo en los routers de gama media-alta, pero con un procesador Dual-Core a 1GHz es más que suficiente para poder trabajar sin tener problemas de ningún tipo.

La memoria RAM también es un aspecto muy importante, el firmware de los routers disponen de muchas funcionalidades como el QoS que consumen bastante memoria RAM, hoy en día lo más recomendable para un router de teletrabajo sería de 256MB de memoria RAM, aunque si incorpora 512MB de RAM mucho mejor.

 

Opciones de configuración para el teletrabajo

El firmware en un router para trabajar desde casa también es muy importante, es necesario que disponga de un QoS para priorizar las llamadas VoIP y las videollamadas. Sería muy bueno que el firmware permita crear varias subredes para dividir el trabajo del uso personal del router, de esta forma, cuando estemos trabajando nos conectaremos a una red, y los dispositivos domésticos como de IoT, smart TV o los dispositivos de nuestros familiares estarán en otra red totalmente separada, y aislada de la red de trabajo.

 

QoS para priorizar VoIP y videollamadas

El QoS (Quality of Service) nos permite priorizar paquetes, dependiendo del firmware, tendremos unas opciones de configuración u otras. Una de las partes más importantes del QoS es la priorización de los paquetes, en el caso del trabajo desde casa es recomendable contar con un router que disponga de un QoS para priorizar los paquetes VoIP y también las videollamadas, algo que es totalmente necesario cuando trabajamos. Si no tenemos este QoS, si otros dispositivos están descargando, notaremos cortes en la comunicación, retardos aleatorios e incluso que no se pueda establecer correctamente una videollamada. Gracias al QoS podremos mitigar todo esto, dando prioridad máxima a los dispositivos del trabajo o a los paquetes de VoIP y videollamadas.

Otra característica muy relacionada con el QoS es el limitador de ancho de banda. Esta funcionalidad nos permite limitar el ancho de banda a determinados equipos para que no acaparen todo el ancho de banda disponible. Si tenemos un servidor NAS o un PC descargando contenido de Internet, es posible que te interese activar esta función para que no consuman todo el ancho de banda en descarga y/o en subida.

 

Posibilidad de crear varias redes cableadas y WiFi

El firmware de algunos routers nos permite crear una red nueva cableada y WiFi, con el objetivo de segmentar el uso de ambas redes compartiendo una misma conexión a Internet. Por ejemplo, routers como los ASUS nos permiten crear varias redes WiFi adicionales para conectar ahí los dispositivos del trabajo y está totalmente aislada de la red principal doméstica. En el caso de los routers AVM FRITZ!Box, nos permitirá crear tanto una red WiFi adicional como también crear una red cableada para «invitados». Gracias a esta posibilidad de crear dos redes con dos subredes diferentes, podremos conectar a una red todos los dispositivos domésticos, y en la otra red restante todos los dispositivos de trabajo.

Este aspecto es bastante importante, por seguridad, sería muy recomendable separar el tráfico de red doméstico del tráfico de red profesional, gracias a esta funcionalidad podremos separar ambos usos. Aunque la mayoría de routers disponen de la opción de «WiFi de invitados», no todos los firmwares soportan la posibilidad de crear una subred específica para ellos.

 

Cómo mantener en buen estado nuestro router y módem

Hemos visto qué es un router y qué es un modem. Son muy importantes para que podamos conectarnos a Internet con total seguridad, fiabilidad y poder lograr un buen rendimiento. Ahora bien, para que todo esto esté presente debemos mantenerlos en buen estado.

Vamos a dar una serie de consejos para ello. Así evitaremos no solo una pérdida de velocidad y calidad de la señal, sino también mantener alejados a los piratas informáticos que puedan acceder a nuestra información personal.

 

Mantenerlo actualizado

Sin duda algo importante para mantener el router en buen funcionamiento es mantenerlo actualizado. Debemos en todo momento contar con la última versión del firmware, con la que podamos corregir posibles vulnerabilidades que surjan, problemas de seguridad y tener además las mejoras en rendimiento que puedan ayudarnos a lograr una mejor velocidad y estabilidad.

En muchas ocasiones aparecen problemas que son explotados por los atacantes. Por ejemplo, puede que una versión concreta del firmware de un modelo de router pueda tener una vulnerabilidad que permita a un intruso romper la contraseña o llegar a manipular la configuración. Esto lógicamente es un problema importante que debemos evitar. Por suerte los propios fabricantes lanzan actualizaciones y correcciones que podemos poner en práctica y reducir así el riesgo.

 

Utilizar cifrado adecuado

Por otra parte, el uso de un cifrado correcto va a ayudar también a que todo funcione bien. Es esencial utilizar buenas contraseñas, que cuenten con letras (mayúsculas y también minúsculas), números y cualquier otro símbolo especial que podamos añadir. Pero además es también importante que tenga un buen cifrado, ya que hay que evitar aquellos obsoletos que pueden ser inseguros como el WEP.

Hoy en día el cifrado más seguro que hay es el WPA-3. Sin embargo, no es el más utilizado, ya que muchos dispositivos no son compatibles. Incluso los routers más antiguos no permitirán a los usuarios configurar su conexión. En este caso, la mejor opción sigue siendo WPA-2. Es cierto que hay opciones de romper este cifrado en dispositivos desactualizados, pero si contamos con las últimas versiones estaremos protegidos.

 

Cómo mejorar la velocidad y calidad de la señal

También es importante mantener la velocidad, estabilidad y calidad de la señal. No podemos trabajar en condiciones si nuestro Internet es lento y no funciona correctamente. Por tanto, es interesante tener en cuenta ciertos consejos que podemos poner en práctica si hemos decidido teletrabajar.

 

Buena ubicación

¿Dónde colocamos el router y módem? Eso también va a ser importante de cara a protegerlos y que funcionen bien. Hay que evitar ponerlos cerca de otros aparatos, de luz directa de sol o de sitios con gran humedad. Como cualquier otro dispositivo, el cuidado que tengamos de ellos a nivel electrónico va a ser muy importante.

En este caso podremos mejorar el rendimiento de nuestra conexión. Podremos tener mejor velocidad, cobertura y calidad sin que haya interrupciones. Por tanto, debemos pensar bien dónde vamos a colocar el aparato y así evitar problemas que puedan surgir. Es algo que nos ayudará a lograr una buena conexión.

 

Optar por el cable frente al Wi-Fi

Uno de los consejos más interesantes para mantener siempre la calidad y velocidad de las conexiones de Internet es optar por cable frente al Wi-Fi. De esta forma podremos evitar que la conexión vaya lenta o sufrir interrupciones.

Es cierto que hoy en día las conexiones inalámbricas están más capacitadas que hace unos años. Podemos disfrutar de una mejor velocidad, estabilidad y calidad. Además, son muchos los equipos compatibles. Sin embargo, si queremos evitar cualquier tipo de problemas lo ideal es conectarnos siempre que sea posible por cable.

 

Tener los sistemas actualizados

Por otra parte, nuestros sistemas y herramientas que utilicemos deben estar actualizados siempre. No solo por seguridad, como comentamos anteriormente, sino por rendimiento. Con cada nueva versión que aparece podemos disfrutar de mejoras importantes en cuanto a rendimiento. Esto significa que podremos disfrutar de una mayor velocidad también de la conexión si todo está actualizado correctamente

Esto debemos aplicarlo a cualquier software que vayamos a utilizar. Esto aplica tanto al propio sistema operativo como a las diferentes herramientas que vayamos a utilizar para el trabajo.

En definitiva, estos son algunos consejos interesantes si vamos a teletrabajar. Hemos seleccionado una serie de recomendaciones importantes para mantener la seguridad y no sufrir ningún tipo de problemas que comprometa nuestra privacidad. También hemos dado algunas recomendaciones para mantener la velocidad de Internet, así como la calidad y estabilidad de la conexión.

 

¿Cuántos routers o nodos Mesh poner en casa?

Para tener conexión a Internet es obligatorio tener un router para poder establecer dicha conexión. En el caso de tener una conexión de fibra óptica, si tu router no tiene un puerto GPON, entonces tendrás que tener también la correspondiente ONT. En estos escenarios, necesitarás utilizar un router neutro que nos proporcione tanto la conexión a Internet como la conectividad por WiFi en toda la casa.

En todos los casos, un solo router siempre es capaz de gestionar la red cableada e inalámbrica, pero si nuestra casa es demasiado grande, es posible que tengas que poner routers que soporten la funcionalidad Mesh con el equipo principal, de esta forma, podrás ampliar la cobertura inalámbrica y conectar más clientes WiFi sin problemas. Actualmente fabricantes como ASUS, AVM FRITZ!Box, D-Link y otros fabricantes, disponen de la posibilidad de configurar sus routers como extensores WiFi con la funcionalidad Mesh, perfecto para tener la mejor experiencia de usuario posible y tener roaming WiFi entre los diferentes nodos. En principio no hay limitación en cuanto al número de routers conectar, no obstante, nuestra recomendación es no utilizar más de 5 o 6 nodos extensores, sobre todo si los vas a conectar inalámbricamente al resto de nodos, por supuesto, si los conectas por cable conseguirás un mejor rendimiento. Por supuesto, tener más routers en casa no significa que multiplicarán la conexión a Internet, sino que ampliarán la red inalámbrica WiFi para exprimir al máximo la conexión de Internet del primero.

En el caso de tener un sistema Wi-Fi Mesh de dos nodos (router y extensor), es posible que necesites comprar un nodo adicional para ampliar aún más la cobertura inalámbrica en casa. En estos casos estaríamos en la misma situación que los routers, porque una red de routers extensores con Mesh es lo mismo que un sistema WiFi Mesh con varios nodos extensores. Lo más importante es elegir bien qué fabricante usar, porque no hay compatibilidad entre equipos de diferentes marcas, cada una usa su propia tecnología. A continuación, os vamos a indicar cuántos routers o nodos Mesh deberías colocar en casa.

 

Puntos de acceso en función de la vivienda

Si partimos de una vivienda típica, donde podamos colocar el router en un lugar céntrico, podemos decir que es capaz de cubrir un área de unos 150 metros cuadrados para poder conectarnos. Lógicamente la velocidad y calidad de la señal, especialmente si usamos la banda de los 5 GHz, disminuirán conforme nos alejemos. Con vivienda típica nos referimos a un área más o menos cuadrangular o rectangular, en la que no haya una excesiva distancia de un extremo a otro, que sea de una planta. Por ejemplo, un caso diferente sería si nuestra vivienda tiene forma de “L” o un área irregular con demasiadas paredes y muros.

Sin embargo, esos 150 metros cuadrados serían en condiciones óptimas, como hemos indicado. Además, hay que tener en cuenta el material de construcción que pueda afectar. Por lo que podemos reducir incluso a la mitad la superficie que puede cubrir un único router o punto de acceso. Hablamos de 75 metros cuadrados.

Por tanto, podemos decir que para lograr una conexión realmente estable, que podamos conectarnos sin problemas, vamos a necesitar un router o punto de acceso por cada 75 metros cuadrados de vivienda, de manera general. Si vivimos en una casa de 200 metros cuadrados, por ejemplo, necesitaríamos al menos 3 para poder cubrir correctamente el área. Va a depender también de cuántos pisos tenga la vivienda:

  • Si tu casa es de un piso: si tienes una casa de un solo piso, lo normal es que un router sea capaz de proporcionar cobertura por toda ella. Si es un piso demasiado grande o alargado, seguramente necesites un total de dos nodos (router y nodo extensor.
  • Si tu casa es de dos o más pisos: si tienes una casa o un chalet con varios pisos, lo más recomendable es colocar un router extensor o nodo Mesh en cada uno de los pisos. De esta forma, tendremos un equipo proporcionando cobertura en la misma planta. Si cada planta es demasiado grande o alargada, entonces es posible que tengas que colocar un nodo adicional por planta.

Es muy importante que conectes los diferentes routers extensores y nodos Mesh por cable, siempre que sea posible. Hay que tener en cuenta que todas las viviendas en España a partir del año 2011 cuentan con cableado de red Ethernet por todas las habitaciones, por lo que es perfecto para conseguir el mejor rendimiento posible, tanto cableado como también inalámbrico.

 

Cantidad de usuarios

Más allá del área que queramos cubrir, hay que tener en cuenta la cantidad de usuarios o dispositivos que vamos a conectar. Generalmente podemos decir que un punto de acceso medio puede ofrecer conexión de garantías a un máximo de 25 dispositivos. Puede funcionar con más, pero a partir de ahí podríamos tener problemas.

Por tanto, si vamos a usar muchos equipos conectados al mismo tiempo y no queremos problemas de corte o pérdida de velocidad hay que calcular que a partir de 25 dispositivos deberíamos pensar en usar un punto de acceso adicional.

Si vamos a configurar la red en nuestro hogar donde tenemos previsto que haya 40 dispositivos conectados, por ejemplo, sería conveniente tener al menos dos puntos Wi-Fi. De esta forma dividiríamos la capacidad para conectarnos.

¡Sé el primero en comentar!