Qué hacer si Windows no se conecta automáticamente al Wi-Fi

Cuando nos conectamos a una nueva red inalámbrica Wi-Fi con Windows 10, automáticamente la recordará para posteriormente conectarnos sin necesidad de introducir las credenciales, ya sea una clave precompartida entre todos los clientes Wi-Fi, o directamente un usuario y contraseña para autenticarnos en un servidor RADIUS. También tenemos la opción de conectarnos automáticamente a la red Wi-Fi recordada si está al alcance, sin embargo, esto puede no siempre funcionar adecuadamente. Os vamos a explicar todo lo que debes revisar para que tu equipo con Windows 10 se conecte automáticamente a la red Wi-Fi.

Por qué Windows no se conecta al Wi-Fi automáticamente

Si nos encontramos con el problema de que Windows no se conecta al Wi-Fi automáticamente, la consecuencia más directa va a ser que tengamos que conectarnos de forma manual cada vez que encendamos el equipo. Esto es una limitación importante, lógicamente. No es lo mismo encender cada día el equipo y tener ya acceso a la red, que tener que configurarlo.

Pero, ¿Por qué ocurre esto? Las razones pueden ser muy diversas. Puede ocurrir que tengamos alguna mala configuración en Windows, como por ejemplo el ahorro de energía activado en la tarjeta de red. También puede pasar que tengamos la tarjeta de red desactualizada o que incluso sea un fallo tan simple como no tener marcada la conectividad automática.

También podría haber algún problema en el sistema relacionado con una actualización reciente o incluso algún virus. Si usas una versión obsoleta de Windows, eso podría dar lugar a fallos de compatibilidad a la hora de usar la red inalámbrica y conectarte a Internet. También puede que hayas instalado recientemente algún programa y resulte que tiene malware. Aunque el sistema funcione con cierta normalidad, podría afectar a algunos componentes como es el caso del Wi-Fi y conviene limpiarlo lo antes posible.

Sea cual sea el motivo real, la cuestión principal es que no vamos a poder conectarnos de forma automática al Wi-Fi. Va a ser básicamente como si cada vez que encendiéramos el ordenador nos conectáramos a una red diferente. Esto es un problema tanto molesto como también para que nuestro equipo reciba notificaciones o funcionen aplicaciones cada vez que lo iniciamos.

Pasos para que el Wi-Fi se conecte automáticamente

Entonces, ¿Qué podemos hacer para que el Wi-Fi se conecte automáticamente en Windows? Vamos a ver una serie de pasos esenciales que debemos dar para que todo esté bien configurado y nuestra tarjeta de red y el sistema operativo funcionen cada vez que encendamos el equipo y no tengamos que configurarlo de forma manual.

Verificar que no tenemos el ahorro de energía activado en la tarjeta Wi-Fi

Lo primero que tenemos que verificar es que no tengamos la característica de ahorro de energía activada en nuestro adaptador Wi-Fi, ya sea una tarjeta de red interna de nuestro portátil o ultrabook, una tarjeta Wi-Fi USB, e incluso una tarjeta Wi-Fi PCI-Express que nosotros hayamos instalado en el ordenador. Esta característica es muy importante en ordenadores portátiles o ultrabooks, porque nos permitirá ahorrar algo de energía poniendo la tarjeta en espera, es posible que esto también te de problemas a la hora de conectarse automáticamente a la red WiFi.

Para comprobar esto, tenemos que irnos a «Panel de Control / Administrador de dispositivos» y buscar nuestra tarjeta de red Wi-Fi que estamos utilizando actualmente, y con la cual nos conectaremos a la red Wi-Fi.

Cuando hayamos desplegado todos los «Adaptadores de red», podremos ver en detalle todas las tarjetas de red físicas y virtuales que tenemos en nuestro sistema operativo. Seleccionamos la tarjeta Wi-Fi que nosotros tengamos.

Para entrar dentro de la configuración de la tarjeta de red Wi-FI, debemos pulsar el click derecho del ratón y pinchar en «Propiedades», de tal forma que nos lleve a los diferentes menús de la tarjeta.

Una vez que estemos dentro de «Propiedades» de la tarjeta de red Wi-Fi, debemos irnos a la sección de «Administración de energía«, y comprobar que la opción de «Permitir que el equipo apague este dispositivo para ahorrar energía» esté desactivada. Esto podría causar problemas con la conexión automática de la red inalámbrica.

Una vez que lo hayamos hecho, pinchamos en «Aceptar» y procedemos a reiniciar nuestro ordenador para probar si se ha solucionado el problema.

Verificar que tenemos la conexión automática a la red Wi-Fi activada

Al conectarnos a una red Wi-Fi nueva, tenemos la posibilidad de seleccionar si queremos conectarnos automáticamente, sin embargo, si no hemos seleccionado esta opción en la primera conexión a la red Wi-Fi, tendremos que irnos a la configuración de la red Wi-Fi de Windows para activar la característica manualmente. Esto solamente es recomendable para redes WiFi domésticas o que sepamos que son de confianza, porque es posible que cuando pases por ahí nuevamente se conecte a una red WiFi abierta o que un atacante externo genere un AP falso con el mismo SSID y nos conecte automáticamente para atacarnos. Nunca deberíamos recordar las redes WiFi de hoteles, restaurantes, aeropuertos etc, porque un atacante puede generar un AP falso en cualquier momento y hacerse con todo el tráfico que pase por la red, e incluso podría reenviarnos a webs maliciosas con el objetivo de robarnos credenciales de usuario, datos de tarjetas de crédito y mucho más.

Nos vamos a «Inicio / Configuración de Windows«, y en el menú principal seleccionamos «Red e Internet«.

Una vez que estemos en el menú principal de «Estado«, pinchamos en «Cambiar las propiedades de conexión«, para acceder directamente a la configuración de la red inalámbrica donde estamos conectados actualmente.

Una vez dentro de la configuración, debemos asegurarnos de que la opción «Conectar automáticamente cuando se encuentre dentro del alcance» está activada. Si estás en tu hogar, podrás además configurar el perfil de red a «Privado» para poder compartir archivos en red local.

Conectarnos automáticamente a la red WiFi desde el primer momento

Si aún no te has conectado a la red inalámbrica donde quieres que tu ordenador se conecte automáticamente, recuerda habilitar la opción de «Conectar automáticamente» tal y como aparece justo antes de introducir la contraseña o las credenciales de acceso. Pero recordando que solamente es recomendable pinchar en «conectar automáticamente» si la red WiFi es doméstica y es nuestra, es decir, si queremos que se conecte siempre que sea posible. No es recomendable hacer uso de esta opción en redes WiFi públicas porque correremos el riesgo de que el ordenador se conecte sin que nosotros queramos, y podamos tener filtración de datos.

Siguiendo todos estos pasos, ya deberías poder conectarte automáticamente a la red Wi-Fi o redes inalámbricas que desees, no obstante, debes tener en cuenta otros aspectos para que la conexión automática sea un éxito.

Consejos generales para que la red funcione bien

También queremos mostrar algunas recomendaciones esenciales y generales para que la red Wi-Fi funcione correctamente. Solo así lograremos que se conecte de forma automática cada vez que encendamos el ordenador y, también, evitar cualquier tipo de problema que pueda surgir.

No cambiar el nombre de la red (SSID), clave y tipo de cifrado

Antes de conectarte nuevamente, debes asegurarte de que la red inalámbrica no ha cambiado de nombre (SSID), de lo contrario, no podrás conectarte porque los datos han cambiado, y lógicamente tendrás que conectarte con los nuevos datos.

También debes asegurarte de que la red inalámbrica no ha cambiado la contraseña de acceso, si ha cambiado, entonces tendrás que poner la nueva contraseña, lo mismo ocurre si ha cambiado el tipo de cifrado, asegurarte de que la red inalámbrica no ha cambiado de tipo de cifrado, por ejemplo, de red Wi-Fi sin clave a WPA2, ya que te dará un error y el propio Windows te indicará que necesitas una contraseña de acceso.

Estar al alcance de la red Wi-Fi

Por otra parte, debes asegurarte de que la red inalámbrica está al alcance, es decir, que no estás demasiado lejos del router inalámbrico o punto de acceso Wi-Fi. Es muy importante que para comprobar el correcto funcionamiento, te ubiques lo más cerca del router posible para evitar cualquier tipo de problema de cobertura. Siempre es recomendable conectarse a la banda de 5GHz si estás cerca, ya que tendrás mayor velocidad y menos interferencias, si estás demasiado lejos, puedes conectarte a la banda de 2.4GHz ya que tiene mayor cobertura.

En caso de ser necesario, siempre podremos hacer uso de un repetidor Wi-Fi u otro dispositivo que nos ayude a mejorar la conexión inalámbrica. De esta forma lograremos que la distancia no sea un impedimento y poder conectarnos a la red sin mayores dificultades de forma automática. Los dispositivos PLC son muy útiles cuando nos conectamos en otra planta o podemos estar en una zona muerta, ya que aprovecha el cableado eléctrico para llevar la señal de Internet.

Mantener drivers de la tarjeta Wi-Fi actualizados

Por último, es recomendable siempre mantener los drivers de tu tarjeta Wi-Fi actualizados. Si utilizas una tarjeta inalámbrica PCIe o USB, deberás acceder a la web oficial del fabricante de tu tarjeta de red para descargar los últimos drivers disponibles. Si utilizas la tarjeta integrada en los portátiles o ultrabooks, deberás conocer el modelo de tu tarjeta, y acceder directamente a la web del fabricante. Normalmente las tarjetas de red Wi-Fi integradas en los portátiles y ultrabooks son Intel, por tanto, deberás acceder a la web oficial de Intel para descargar la última versión para obtener las últimas mejoras en rendimiento y corrección de errores.

Para actualizar la tarjeta en Windows hay que ir a Inicio, entrar en Administrador de dispositivos, Adaptadores de red y allí seleccionar la tarjeta correspondiente. Hecho esto hay que hacer clic con el botón derecho del ratón y le damos a Actualizar controlador. Siempre debes comprobar que tienes las últimas versiones disponibles, tanto de la tarjeta de red inalámbrica como también Ethernet y así lograr un funcionamiento óptimo.

Actualizar la tarjeta de red

Comprobar que el sistema funciona bien

Otra causa del problema puede ser algún fallo en el sistema. Generalmente lo provoca tener una versión obsoleta de Windows o incluso algún malware que se haya colado. En ambos casos podría afectar a la conexión Wi-Fi y evitar que se conecte automáticamente, por lo que debes verificar que todo está en orden.

Lo primero que debes hacer es comprobar que tienes la última versión y evitar así conflictos con los controladores de la tarjeta de red. Para ello tienes que ir a Inicio, entras en Configuración y vas a Windows Update. Automáticamente te mostrará posibles archivos que puedan estar disponibles para instalar. Es algo que deberías revisar de forma periódica para asegurarte de tener siempre todo actualizado correctamente y que no aparezcan problemas.

Actualizar Windows 11

Por otra parte, debes asegurarte de que no hay ningún malware en el equipo. Para ello lo mejor es usar un buen antivirus y ahí el propio Windows Defender puede ser la solución. Funciona bien, viene integrado con el sistema y además es gratuito. No obstante, puedes encontrar otras muchas opciones disponibles en Internet. Este tipo de programas te ayudarán a mantener la seguridad, pero también detectar posible software malicioso que ya haya en el equipo y eliminarlo.

En definitiva, si ves que el Wi-Fi no se conecta automáticamente al iniciar Windows, esto puede ocurrir por diferentes motivos. Hemos visto cuáles son los principales y qué podemos hacer para evitarlo. Una serie de pasos con los que podremos automatizar la conectividad inalámbrica cada vez que encendemos el ordenador.

¡Sé el primero en comentar!