Ataques Juice-Jacking: los puestos públicos de carga ponen en riesgo a tus datos

Ataques Juice-Jacking: los puestos públicos de carga ponen en riesgo a tus datos

Lorena Fernández

Los puestos públicos de carga de móviles o cualquier dispositivo con USB se han vuelto populares. Cada vez dependemos más de nuestro móvil con batería, y, aunque la mayoría de las veces tenemos nuestros cargadores en todo momento con nosotros, hay muchas veces que no tenemos lugar en donde conectarlos. Hoy en día en las cafeterías, aeropuertos o lugares públicos en general, tenemos disponibles puertos USB de carga para nuestro smartphone o tablet, para no quedarnos desconectados en ningún momento.

El objetivo de los ataques Juice-Jacking es todo puesto público de carga, o bien, cualquier cable conectado a algún dispositivo para infectarlo. Es completamente transparente y el usuario, en principio, no se da cuenta que ha sido víctima de dicho ataque. Se está volviendo habitual el hecho de que toda facilidad para mantenernos conectados, lleve consigo un montón de riesgos. Así también, millones de personas se encuentran vulnerables ante ataques como el Juice-Jacking, el cual consiste en tener acceso a cualquier cargador USB de pared o adaptador AC para transmitir malware. Específicamente para dispositivos iOS en tan sólo 80 segundos.

Las víctimas pueden percibir que no haya pasado nada. Sin embargo, si el usuario ingresa a Facebook desde el dispositivo infectado y automáticamente, se ejecuta un virus de tipo troyano. El ataque es bastante económico de ejecutar.

Cómo estar protegido de los ataques Juice-Jacking

Lo esencial es evitar utilizar los puestos públicos de carga, aunque resulten una salvación para nosotros en muchas ocasiones. Ahora bien, si contamos con nuestros propios cargadores y/o adaptadores, asegurémonos de conectarlos en un lugar seguro y no tan expuesto a los ojos de los demás.

Otro consejo es evitar utilizar los ordenadores de los demás para poder cargar la batería de nuestros móviles, baterías externas que no sean nuestras, etc. Aunque resulten ser personas de confianza, siempre es mejor mantener la cautela y optar, como dijimos, por nuestros propios cargadores o adaptadores.

Algo peor: Video-jacking

Es similar al ataque mencionamos anteriormente, con la distinción de que un cargador USB tiene las capacidades para grabar y enviar grabaciones de vídeo de la pantalla de nuestro móvil. Cualquier dato sensible que pueda exponerse al momento de manipularlo en pantalla, es visible por el atacante, logrando la vulnerabilidad y consecuente exposición de los datos de la persona.

Ahora bien, ante tantos riesgos a los cuales nos exponemos cuando cargamos nuestros dispositivos. ¿Qué podemos hacer? Puedes optar por este pequeño adaptador/bloqueador USB que permite cambiar el modo de transferencia de datos sin riesgos de pérdidas de datos o infección a causa de virus. Es compatible con todos los dispositivos Android y iOS, por lo que el modo de carga cambia automáticamente de acuerdo al modelo de móvil que tenemos.

Este tipo de dispositivos de bajo coste, nos permite que los dispositivos sí puedan recargarse, pero se inahabilitan los «pines» de datos, por lo que físicamente no podremos intercambiar ninguna información, solamente alimentación. Es más conveniente protegerse, aunque gastemos algo de dinero, que lamentar pérdidas de datos o de nuestros propios dispositivos. Cualquier tipo de virus o malware puede resultar tan poderoso para dejar tu móvil inservible.