Cámaras IP: cómo debe ser para proteger una vivienda

Las cámaras de vigilancia IP son una opción muy interesante para proteger tanto una vivienda como una empresa. Las hay de diferentes tipos, pero el objetivo es el mismo: detectar intrusos y alertar en caso de que haya algo extraño. No obstante, debemos elegir una que cumpla con lo que esperamos y realmente nos sirva. Puede que simplemente necesitemos vigilar a nuestra mascota, pero tal vez queramos que proteja una empresa de ladrones. Vamos a ver qué tener en cuenta tanto en el apartado de hardware como de seguridad.

Especificaciones de hardware de una cámara IP

En primer lugar vamos a hablar de las principales especificaciones a nivel de hardware. Aquí vas a encontrar bastantes diferencias, ya que hay cámaras IP con un rango de precios muy amplio. Las encontrarás desde 20-30€ hasta más de 300. Según qué necesites, te decantarás por una u otra.

Resolución de imagen

Una de las características principales que debes observar es la calidad de imagen. No es lo mismo una cámara que pueda grabar en HD a 1080, que otra que únicamente grabe a 480, por ejemplo. La diferencia puede llegar a ser más que notable y según para qué necesites la cámara, vas a tener que adquirir una u otra.

Lo ideal hoy en día es que cuente al menos con grabación en Full HD 1080p. Esto significa que la calidad de imagen es de alta definición. Vas a obtener una visión más nítida, especialmente si necesitas hacer zoom. Si simplemente la quieres para controlar a tu mascota en un plano general y ver que todo está bien, realmente con menos también te valdría.

Conectividad

Otro factor clave será la conectividad de la cámara de vigilancia. ¿Puedes conectarla por cable Ethernet? ¿Permite conexiones inalámbricas? Todo esto lo debes tener en cuenta. Tal vez lo que busques es que la cámara pueda conectarse por Wi-Fi al router y de esta forma poder tener acceso desde otros equipos o que se vincule con otros dispositivos.

En el caso de que sea una cámara Wi-Fi, que tenga conexión inalámbrica, debes mirar también a qué banda puede conectarse. Normalmente vas a conectarla a la banda de los 2,4 GHz, ya que realmente no vas a necesitar una gran velocidad y es la que aporta más estabilidad cuando la conectas lejos del router. No obstante, las hay que son doble banda y también puedes usar la frecuencia de los 5 GHz.

Cámara de seguridad para casa

Resistente al agua

Esto dependerá principalmente de dónde vayas a colocar la cámara IP. Si va a estar dentro de casa, probablemente este punto te dé igual. No vas a necesitar que sea resistente al agua, salvo que se moje por accidente. En cambio, si vas a colocar la cámara de vigilancia fuera, en un patio por ejemplo, va a ser imprescindible que cuente con esta característica.

Aquí hay que tener en cuenta que hay que tener en cuenta que hay diferentes certificaciones. No es lo mismo que sea impermeable y proteja contra el polvo, a que sea completamente resistente al agua. Al menos tiene que ser IP66, que permite proteger la cámara contra agua abundante. Si es IP67, podrá incluso sumergirse por lo que aguantará aún más las inclemencias meteorológicas.

Ángulo de grabación o movimiento

El ángulo de grabación es otra característica de hardware importante en una cámara de vigilancia. Va a ser la capacidad que tiene para captar una imagen más o menos amplia. Algunas tienen un encuadre muy limitado, lo cual sería ideal si solo quieres grabar una zona en concreto, como puede ser una puerta, mientras que otras tienen un gran angular y permite coger mucho más.

Además, algunos dispositivos también cuentan con movimiento integrado. Vas a poder girar la cámara a los lados si fuera necesario. Esto te aportará una capacidad aún mayor para poder grabar un gran espacio. Muy útil si, por ejemplo, estás grabando a un animal y se ha colocado en otro lugar.

Características de seguridad

Más allá de las especificaciones de hardware que tenga la cámara, también hay que centrarse en la seguridad. A fin de cuentas se trata de un dispositivo que vamos a usar para proteger nuestra vivienda o una empresa. Es importante que cuente con diferentes características que puedan ser útiles.

Detección de movimiento

Una característica de seguridad importante para una cámara IP es que tenga detección de movimiento. Básicamente significa que va a detectar movimientos extraños en una habitación o en el lugar donde se encuentre el dispositivo. Por ejemplo si entra un ladrón, si se abre una puerta, si tu mascota ha salido de donde está, etc.

Esa detección de movimiento se produce en tiempo real, por lo que permite reaccionar de inmediato. Va a lanzar un aviso si hay algo extraño. Por ejemplo un mensaje al móvil, una notificación a través de una aplicación, etc. Una manera rápida de ver qué pasa y poder llamar a la policía en caso de intento de robo, por ejemplo.

Audio bidireccional

También debes mirar si la cámara Wi-Fi que vas a comprar tiene o no audio bidireccional. Es otro factor interesante de cara a la seguridad, ya que vas a poder escuchar qué ocurre en el lugar donde la tienes instalada, pero también vas a poder comunicarte desde el otro lado, lanzar una señal de alarma, etc.

En el caso del cuidado de mascotas también es muy útil. Vas a poder escuchar si ladra un perro, por ejemplo. Pero también lo es especialmente para la seguridad de un hogar o una oficina. Vas a poder detectar cualquier sonido que sea sospechoso y actuar en el menor tiempo posible.

Grabación en la nube

Hay modelos de cámaras web que permiten grabar durante una cantidad de tiempo determinada y almacenarse en la nube. Esto es útil si quieres ver qué ha pasado durante tu ausencia, si ha habido un robo y necesitas pruebas para la policía o cualquier circunstancia en la que necesites acceder a los vídeos.

Normalmente las cámaras IP cuentan con una tarjeta SD para almacenar las grabaciones. No obstante, otros modelos también lo guardan en la nube y de esta forma puedes acceder al contenido desde cualquier lugar donde te encuentres.

Control desde el móvil

Es interesante también poder acceder a la cámara web de vigilancia desde el móvil. Esto te permitirá tener un mayor control, poder mover la cámara, parar la grabación, emitir sonido, etc. De esta forma podrás controlarla desde cualquier lugar, ya que únicamente necesitarás conexión a Internet.

Cada vez son más los modelos que cuentan con esta característica. Simplemente desde la aplicación encontrarás todo lo necesario y no tendrás que estar físicamente donde se encuentra la cámara y poner la tarjeta de memoria en un ordenador, por ejemplo.

Visión nocturna

¿Necesitas visión nocturna? Es otra característica de seguridad que puede ser interesante a la hora de adquirir una cámara IP. Esto va a permitir que grabe de noche y pueda vigilar una vivienda u oficina aunque no haya luz. Es muy útil si el objetivo de esa cámara Wi-Fi es la protección de un edificio las 24 horas.

Ahora bien, no todas las cámaras graban igual de noche. Es importante que observes la distancia a la que puede funcionar. Las hay desde apenas 10 metros hasta más de 50. Dependerá de dónde la vayas a colocar y las necesidades que tengas.

En definitiva, estas son las principales características que debes observar si vas a comprar una cámara IP para vigilar una vivienda o empresa. Hemos mostrado algunas especificaciones a nivel de hardware, pero también otras centradas en la seguridad. Tienes un amplio abanico de opciones disponibles.

¡Sé el primero en comentar!