¿Puede sufrir tu router un ataque DDoS? Evítalo

Nuestro router es sin duda una pieza muy importante para navegar por la red. Esto hace que debamos protegerlo en todo momento y no cometer errores que puedan lastrar el buen funcionamiento. En este artículo hablamos de los ataques DDoS contra un router. Vamos a explicar en qué consiste, cómo podría afectarnos y, lo más importante, qué hacer para evitar ser víctimas de este problema.

Qué es un ataque DDoS

En primer lugar vamos a explicar en qué consiste un ataque DDoS que puede afectar a nuestros dispositivos en red. Y sí, también puede afectar a un router doméstico. Se trata de una amenaza que consiste en provocar la denegación de servicio distribuido. Algo que podría dañar seriamente el buen funcionamiento de nuestras conexiones e imposibilitar la navegación.

Básicamente el ataque consiste en generar una gran cantidad de solicitudes, un gran flujo de información, desde diferentes puntos hacia un mismo dispositivo. Esto puede afectar a un servidor web, por ejemplo, y dejar sin servicio ese sitio. Pero eso mismo podría también ocurrir con nuestro router. Podría recibir múltiples solicitudes y no poder responder, por lo que afectaría al funcionamiento.

Este ciberataque es relativamente común. Suele ser a través de una red de bots y es capaz de consumir recursos como el ancho de banda o el espacio disponible, alterar la configuración, interrumpir el servicio, etc. Es muy utilizado para tumbar una página web o servicio online, algo que podría dejar durante horas a muchos usuarios sin poder acceder y causar pérdidas económicas importantes.

Cómo evitar ataques DDoS en el router

Todo esto hace que sea muy importante evitar ataques DDoS en el router. Es fundamental proteger este dispositivo y reducir así el riesgo de que otros equipos conectados puedan quedarse sin servicio o ser atacados por terceros.

Hay que tener en cuenta que si nuestro router sufre un ataque DDoS podría empezar a formar parte de una botnet y atacar a otros equipos, colapsar nuestra red y hacer que sea imposible navegar e incluso comprometer la seguridad de otros dispositivos que estuvieran conectados.

Ataque DDoS en el router

Actualizar el firmware del router

Sin duda algo que no puede faltar para proteger correctamente cualquier equipo es mantenerlo actualizado. Debemos asegurarnos de contar con la última versión del firmware del router. Son muchas las vulnerabilidades que pueden estar presentes. Muchos fallos que de una u otra forma son aprovechados por los piratas informáticos para llevar a cabo ataques.

Por tanto, siempre debemos asegurarnos de que tenemos el router actualizado con la última versión disponible. Es algo que debemos aplicar a cualquier otro dispositivo de red que tengamos, como la propia tarjeta de red, repetidores Wi-Fi, etc. Eso sí, hay que asegurarse de que estamos instalando las últimas versiones únicamente desde fuentes oficiales y evitar así problemas que puedan afectarnos por otro lado.

Cambiar los valores de fábrica

Una cuestión que muchos usuarios pasan por alto es la de cambiar los valores que vienen de fábrica en los dispositivos. No solo hablamos de la importancia para evitar ataques DDoS en el router, sino también cualquier tipo de amenaza contra cualquier dispositivo conectado a la red.

Normalmente cualquier equipo de red va a traer una configuración de fábrica. Con esto nos referimos al nombre, contraseña, parámetros que podemos configurar… Si dejamos los que vienen al comprarlo podemos ser víctimas de ataques. Un ciberdelincuente podría conocer cómo atacar un determinado modelo de router, por ejemplo.

Por tanto, para evitar ataques DDoS y otros problemas de seguridad es muy importante que siempre cambiemos los valores de fábrica. Debemos cambiar cualquier información que sirva para identificar un equipo o que pueda ser utilizada en nuestra contra. mientras menos pistas demos a los ciberdelincuentes, mucho mejor para nosotros.

Usar una contraseña fuerte para el Wi-Fi

Por supuesto debemos crear una contraseña para el Wi-Fi que sea fuerte y evite la entrada de intrusos. Debe contar con letras (mayúsculas y minúsculas), números y otros símbolos especiales. Todo ello debe estar de forma aleatoria y además la clave debe ser única y no estar utilizándola en cualquier otro servicio o dispositivo.

Pero más allá de la clave del Wi-Fi, también es muy importante cambiar la contraseña para acceder al router. Debemos tener en cuenta lo mismo que mencionamos anteriormente. Es otra barrera más de seguridad que nos protege frente ataques DDoS. Muchos usuarios no cambian la clave de acceso y dejan la que viene predeterminada al adquirir el aparato. Eso es un error y podría dejar en bandeja el control a cualquier intruso con los conocimientos adecuados.

Utilizar un cifrado que no esté obsoleto

El cifrado para la contraseña Wi-Fi que vayamos a utilizar es muy importante que sea actual, que no se trate de alguno obsoleto como sería el cifrado WEP, que puede ser explotado con los conocimientos adecuados y no protegería correctamente nuestra red. Existen muchas herramientas que pueden llegar a romper la seguridad de las contraseñas que se basan en esto que mencionamos, que cuentan con vulnerabilidades y fallos conocidos.

Es importante que usemos siempre un cifrado actual, de garantías. Los routers modernos cuentan con cifrado WPA-3, que es el último y el más seguro. En su defecto debemos utilizar WPA-2. Mientras tengamos los equipos actualizados sigue siendo un cifrado seguro.

Activar medidas de seguridad en la configuración

Una cuestión más a tener en cuenta es la de activar medidas de seguridad adicionales que puede haber en el router. Según el modelo, al entrar en la configuración podemos encontrarnos con diferentes opciones que podría permitir mejorar la seguridad y reducir el riesgo de ataques. Dependerá del tipo de router y el firmware que tengamos instalado, pero lo normal es que nos encontremos con un amplio abanico de opciones que podemos tener en cuenta.

Por tanto, siguiendo estos consejos que hemos mencionado podemos lograr que nuestro router esté seguro, que esté protegido para evitar ataques DDoS y otros similares que puedan afectar al buen funcionamiento y hacer que disminuya la velocidad y el rendimiento. Mantener nuestros equipos en buen estado va a ser clave para el día a día.