Por qué no debes mantener el Bluetooth encendido

El Bluetooth está muy presente en nuestro día a día. Es una tecnología utilizada por muchos dispositivos como móviles, tablets, relojes y una gran cantidad de aparatos domésticos. Además, podemos tener vinculados entre sí estos equipos, como por ejemplo el móvil y el reloj inteligente. ¿Debemos mantener el Bluetooth encendido siempre en nuestro teléfono? De ello vamos a hablar en este artículo. Vamos a mostrar qué problemas podemos tener por seguridad y privacidad.

Cómo funciona el Bluetooth

El Bluetooth no es una tecnología nueva, ni mucho menos. De hecho lleva con nosotros desde hace más de 25 años. Pero claro, con el paso del tiempo ha ido mejorando y han ido apareciendo nuevas versiones. Esto ha permitido que tengan mayor alcance, velocidad y estabilidad. De esta forma son muchos los aparatos que pueden aprovecharse de ello.

Su finalidad es permitir conectar diferentes dispositivos entre sí para comunicarse. Por ejemplo, podemos conectar unos auriculares de forma inalámbrica con el móvil, ordenador o cualquier otro equipo compatible. También intercambiar información, vincular aparatos, manos libres, etc.

Funcionan a través de un enlace por radiofrecuencia en la banda de los 2,4 GHz. La última versión disponible es la 5.2. Es la más optimizada para ahorrar batería, además de mejorar la seguridad y mantener la estabilidad. Pero sea cual sea la versión que tengas en tu dispositivo, mantenerlo activado puede traer consecuencias negativas.

Qué pasa si tienes el Bluetooth activado

Aunque no estemos utilizando directamente el Bluetooth, el hecho de que esté activado en nuestro equipo puede suponer algunos problemas. Aunque sea en segundo plano, va a seguir funcionando. Además, esto puede permitir ciertos ataques por parte de piratas informáticos que logren explotar algún fallo.

Envío continuo de datos

Algo fundamental es que el Bluetooth, siempre que esté activado, va a estar enviando datos. Esto ocurre incluso sin estar vinculado a otro aparato. La interfaz se encarga de enviar, de forma periódica, el UUID a otros dispositivos. Se trata del identificador único universal, algo que sirve para que otros aparatos puedan conectarse.

Si alguien obtiene ese UUID, podría ubicar geográficamente el dispositivo. Incluso si tenemos oculto el aparato seguiría enviando este tipo de información de forma continua. Es algo que afectará a la privacidad y puede poner en riesgo también la seguridad de nuestro móvil o del dispositivo que tengamos.

Ataques Man-in-the-Middle

Otro problema que podemos sufrir si tenemos activado el Bluetooth es lo que se conoce como ataque Man-in-the-Middle. Es un clásico en cuanto a amenazas a las comunicaciones. Básicamente consiste en un atacante que se interpone en la conexión entre dos dispositivos. Puede leer qué se está enviando e incluso modificar esos datos.

En el caso del Bluetooth, nuestro dispositivo podría conectarse de forma accidental a otro aparato de un tercero. Esa persona, ese atacante en definitiva, podría tomar el control, recopilar información, etc. Podría incluso llegar a saturar las comunicaciones entre estos equipos y generar así problemas.

Qué son los ataques Man in the Middle

Posibles vulnerabilidades

Siguiendo el hilo de lo que mencionábamos, un atacante puede aprovecharse de vulnerabilidades en el dispositivo. Podría conectarse sin que la víctima tuviera que aceptar. Aunque con las versiones 4 y 5 esto se solucionó y ya no es posible una vinculación automática sin el permiso del otro dispositivo, siempre pueden aparecer problemas.

En caso de que haya alguna vulnerabilidad conocida y el atacante la explote, podría tomar el control de ese aparato que ha mantenido el Bluetooth conectado. Es un problema importante, ya que todo esto ocurriría sin que la víctima tenga que hacer nada.

Beneficios de apagarlo

Entonces, ¿Qué ventajas podemos lograr si apagamos el Bluetooth cuando no lo utilicemos? Vamos a ver los aspectos más importantes. Vamos a lograr algunas mejoras interesantes que permitan que los dispositivos funcionen mejor y también poder evitar ataques como los que hemos visto.

Ahorro de batería

La primera ventaja de apagar el Bluetooth cuando no lo utilicemos es poder ahorrar energía. A fin de cuentas, siempre que lo tengamos encendido va a estar enviando información y, en definitiva, consumiendo recursos. Es lo mismo que ocurre con el Wi-Fi, básicamente. Aunque no lo estemos usando de forma directa, sí que va a consumir batería.

Por tanto, si queremos que la batería de nuestro móvil dure más, simplemente con desactivar el Bluetooth podremos hacer que dure algo más. Evitaremos un consumo innecesario en cualquier dispositivo que funcione por batería. Eso sí, las últimas versiones han mejorado bastante en este sentido y ya no consumen tanto.

Mejora de seguridad

Otro motivo claro para querer apagar el Bluetooth en el móvil o cualquier dispositivo es por seguridad. Hemos visto que hay diferentes tipos de ataques que pueden surgir, como por ejemplo la técnica Man-in-the-Middle. Para estar protegidos al máximo, es importante no mantener este tipo de tecnología encendida.

Además, la privacidad también estará a salvo. No estaremos enviando datos constantemente y podremos evitar exponer más de lo necesario la información personal y del propio dispositivo que pueda estar disponible. Si un atacante sabe cuál es el modelo de nuestro móvil, por ejemplo, podría llevar a cabo ciertos ataques que puedan aprovecharse de alguna vulnerabilidad existente.

Evitar vinculaciones no autorizadas

También evitaremos que, por error, vinculemos el aparato a otro que no debería. Si mantenemos el Bluetooth desactivado, no sería posible que otro dispositivo, sea el que sea, pudiera enviar una solicitud para vincularse y que esto ocurra sin nuestra aprobación.

En este caso también estaríamos ante un problema de seguridad y privacidad. Podríamos estar compartiendo datos con terceros sin que nos demos cuenta e incluso podrían tener el control del dispositivo. Esto ocurriría si, por ejemplo, se conecta algún aparato a nuestro teléfono móvil.

Conclusiones

Por tanto, podemos decir que es importante mantener el Bluetooth apagado en el móvil cuando no lo utilicemos. Siempre podremos encenderlo rápidamente cuando realmente vayamos a necesitar conectar algo. Esto evitará problemas relacionados con la seguridad y privacidad, pero también un ahorro de energía. Aunque esta tecnología ha mejorado en los últimos tiempos, sigue consumiendo recursos que pueden ser excesivos.

Nuestro consejo es controlar las comunicaciones inalámbricas y, en el caso del Bluetooth, no activar esta característica más allá de lo que sea necesario. Únicamente debemos habilitarlo cuando vayamos a conectar unos auriculares, un teclado o cualquier aparato que sí que necesite tener conectividad con el teléfono.

¡Sé el primero en comentar!