¿Debería Movistar modificar su estrategia comercial ante la decisión de la CNMC sobre el despliegue de FTTH?

Hace unos días nuestros compañeros de ADSLZone anunciaban un frenazo en el despliegue de redes FTTH por parte de Movistar, provocado sobre todo por la decisión de la CNMC que obliga a la operadora de Cesar Alierta a compartir las instalaciones menos en nueve ciudades. Teniendo en cuenta que hasta este momento la operadora se ayudaba de la fibra óptica para mantener su cartera de clientes e incluso aumentarla, podemos estar ante un cambio a nivel comercial.

Hay que añadir que mucho antes de la comercialización de este tipo de conexiones ultrarápidas la operadora basaba su estrategia para mantener su cartera de clientes en subvención de móviles, descuentos en las mensualidades o paquetización de determinados servicios (cuando existían los «Dúos» y los «Tríos»). El despliegue masivo de esta tecnología supuso la aparición de una vía para despertar curiosidad en los usuarios y que la banda ancha del exmonopolio resultase atractiva.

Sin embargo, teniendo en cuenta que debido a esta ralentización se van a dejar de cablear casi 100.000 inmuebles de forma mensual, todo parece indicar que la operadora deberá buscar alguna alternativa para conseguir fidelizar a sus usuarios y evitar una fuga de clientes que a día de hoy parecía más que controlada.

torpedo-ftth

Movistar podría introducir cambios en la política comercial

Esto podría verse traducido en la vuelta de la subvención de terminales móviles con las tarifas Fusión y Vive, o incluso con la rebaja del precio de algunos de los servicios, bien sea Movistar TV, la banda ancha o los paquetes que agrupan ambos servicios. Aunque a día de hoy no hay nada confirmado y desde RedesZone solo estamos haciendo conjeturas sobre cuál podría ser la solución a los problemas derivados del frenazo realizado en el despliegue de fibra óptica de la operadora, lo que sí parece claro es que la operadora no está por la labor de que el resto de operadores se aprovechen de la inversión realizada por ellos.

Era inevitable sacar a relucir una posible duplicación de la velocidad en las conexiones de cobre. Hay que tener muy en cuenta que este soporte está llegando a su fin y que durante los próximos años veremos como las centrales comienzan a desaparecer, dejando paso a la fibra óptica pero de una forma más lenta. Teniendo en cuenta que la disconformidad reside en su mayoría en los clientes de conexiones xDSL, tampoco sería disparatado pensar en la aparición de un parche en forma de aumento de velocidad para salir del paso y capear el temporal.

Hay que tener en cuenta que las fechas que se manejan es que para el año 2020 todos los municipios con más de 1.000 habitantes dispongan de fibra óptica, fecha que se puede retrasar tras la decisión anunciada. 4 años como mínimo donde los usuarios de cobre de la operadora serán los más vulnerables ante las ofertas de las otras operadoras.

¿Crees que la ralentización de despliegue se verá replicada por parte de Movistar de alguna forma? ¿Ofertas, subvención de móviles, aumento de velocidad de las líneas o el tamaño de las tarifas de datos?