Cómo elegir la mejor tarifa de datos para disfrutar de unas vacaciones

Escrito por Adrián Crespo

Aunque no lo parezca, es uno de los mayores quebraderos de cabeza para los usuarios. Cuando nos vamos de vacaciones, siempre se dice que la finalidad es “desconectar”. Sin embargo, de algo no queremos permanecer desconectados. Sí, si estás pensando en Internet has acertado. Por este motivo, en este artículo os ofrecemos una serie de trucos que os permitirán escoger o mejorar la tarifa de datos acorde a las necesidades que tendréis durante el periodo vacacional, buscando, sobre todo, no tirar el dinero.

Hace unos años, podríamos decir que era impensable que las tarifas de datos fuesen capaces de sustituir, de forma temporal, a los accesos a Internet fijos. En la actualidad, tal y como muchos sabréis, resulta bastante fácil conseguir una tarifa de datos de 20 GB por un precio que oscila entre los 20-25 euros. A todo esto, hay que añadir las llamadas ilimitadas. Sin embargo, en este artículo nos vamos a hablar de este tema, o al menos, podríamos decir que no es la finalidad principal.

Situación de partida en la mayoría de los casos

Para construir una casa lo mejor es empezar por los cimientos. Por lo tanto, en el caso de las tarifas de datos, vamos a analizar la situación de la que parten la mayoría de los usuarios. Es decir, los que son realmente los interesados en retocar la cantidad de “gigas” disponibles de cara a las vacaciones.

Los usuarios tiendan a buscar tarifas económicas, con tan solo unos pocos “gigas”. Es decir, hablamos de 3-4 GB por un precio que puede encontrarse en torno a los 9 euros. Esto se trata de una mera aproximación. Lo que sí es cierto es que esta es la situación de muchos usuarios.

¿Disponer de 3-4 GB es suficiente para disfrutar de unas vacaciones de más de 3 semanas?

La realidad es que no. El equipo de RedesZone ha tenido la oportunidad de analizar durante mucho tiempo el consumo de su tarifa de datos. Y la verdad, es que esa cifra se queda muy corta. Con un uso conservador tanto en el terminal móvil como con el ordenador portátil y tableta, esos 3-4 GB solo valen para cubrir las primeras dos semanas. Repetimos de nuevo en que el cuidado para acceder a contenidos fue lo más destacable.

¿Qué número de “gigas” deben buscar los usuarios para su periodo vacacional?

Podríamos decir que todo esto se puede considerar como una cifra subjetiva, basada en las experiencias de los miembros del equipo de este portal. La necesidad de estar conectado a Internet ha provocado que tengamos una visión de cuáles pueden ser las necesidades de los usuarios. Y, sobre todo, cómo se debe mejorar la tarifa para hacer frente a este periodo.

En primer lugar, el usuario deberá buscar una tarifa que no cobre el exceso de gigas. Cada vez son menos los operadores y OMVs que optan por esto. Para irse de vacaciones, si no quieres sufrir sustos, no se trata de le mejor opción.

En lo que se refiere al número de “gigas” que el usuario debe buscar, indicar que, en nuestra opinión, con un uso normal de Internet, sin aplicaciones de vídeo bajo demanda, 10 GB serían más que suficientes.

Entender por “uso normal” de Internet por navegar por páginas web, consultar el correo electrónico y escuchar música utilizando servicios como Spotify.

Para un uso mucho más exhaustivo, deberíamos buscar tarifas de 20 GB o más. Esto nos permitirá realizar todo lo anterior y visualizar, con cierta tranquilidad, vídeos de servicios como Youtube y realizar descargaras no muy “pesadas”. Obviamente, esta segunda opción provoca que el usuario incurra en un gasto mayor a final de mes.

Por este motivo, conviene tener siempre en cuenta cuáles son nuestras necesidades.

Mejorar tarifa de datos durante vacaciones

Tarifa de datos de 10 GB

 

Después de la orientación, os vamos a recomendar unas tarifas que podéis tener en cuenta a la hora de plantear vuestras vacaciones.

Simyo

Este OMV que cuenta con el paraguas de la cobertura de Orange ofrece al usuario la posibilidad de contratar una tarifa de datos de 10 GB adjunta a llamadas a cero céntimos por 12,5 euros al mes. Obviamente, se pueden hacer modificaciones, sobre todo en lo que se refiere al apartado de voz. Sin embargo, el precio se dispararía hasta más allá de los 20 euros.

Mucho cuidado con esta opción, ya que el exceso se cobra, y no se reduce la velocidad.

Amena

El OMV (o gama de tarifas) de la operadora gala que ofrece servicios en nuestro país también se encuentra dentro del grupo de los 10 GB. En este caso, no resulta tan económica como la anterior, sobre todo porque incluye llamadas ilimitadas y su precio asciende a 20 euros al mes.

Tuenti

Aunque no es una tarifa con 10 GB, sí cuenta con 11 GB, que para la situación en la que nos encontramos, podríamos decir que es lo mismo. Con llamadas a cero céntimos y sin cobrar el consumo adicional de “megas” fuera de la tarifa, cuenta con un precio de 14 euros.

Tarifa de datos de 20 GB

Teniendo en cuenta que también hemos hablado de este tamaño, os vamos a citar algunas para que os hagáis una idea mucho mejor de qué podemos encontrar en el mercado.

Tuenti

Si queremos una tarifa tan grande, el OMV de Telefónica es una buena opción. Ofrece 20 GB y llamadas a cero céntimos, sin cobrar el exceso de “megas” por un precio de 20 euros.

Pepephone

El OMV de los lunares también aparece en este catálogo. Ofrece 19 GB y llamadas ilimitadas por un precio de 19,90, bajo cobertura Yoigo y sin cobrar el exceso de “megas” una vez agotada la tarifa. Sin lugar a dudas, una de las opciones a tener muy en cuenta si no queremos preocuparnos de nada durante nuestras vacaciones.

Simyo

El OMV que opera bajo la red de Orange también posee presencia en la modalidad de 20 GB. Con una tarifa de datos de este tamaño y llamadas a cero céntimos, el usuario deberá abonar a final de mes 17 euros. También, una opción a tener en cuenta.

Después de leer este artículo, deberías ser capaz de determinar cuáles son tus necesidades y contar con una imagen real de la situación del mercado. En función de tus necesidades y el uso que vayas a dar a la tarifa. Sobre todo, hay que tener en cuenta la duración del periodo vacacional y el uso que vamos a hacer. Es decir, a qué servicios vamos a acceder o utilizar.